Los Pumas de bronce, en Tokio 2020: el premio a un proyecto que trabajó en silencio y que ahora tiene su merecido desahogo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Los Pumas y el bronce en rugby seven: la primera medalla argentina en Tokio 2020
Santiago Filipuzzi

TOKIO.- Se desploman, se emocionan, se pellizcan. Se gritan, se abrazan, saltan. Dicen no estar del todo conscientes de lo conseguido. Se contienen, se quiebran, miran al cielo encontrando alguna explicación. Ellos no la tienen. Recuerdan aquellos entrenamientos virtuales o el encierro que se autoimpusieron para que el coronavirus no encuentre resquicio alguno. La bandera argentina ya flamea en una de las esquinas del Tokyo Stadium, justo a metros de una de las pantallas en las que quedó grabado el 17-12. Indeleble. Para la historia. El triunfo de los Pumas 7′s ante el siempre duro Gran Bretaña ya es más que una anécdota. Es la primera medalla de la delegación argentina en Tokio 2020. Es la primera presea olímpica -en mayores- del rugby nacional. El sueño cumplido de un grupo de jóvenes. La obsesión de un cuerpo técnico que trabaja en este proyecto desde hace seis años. Un éxito que no es de casualidad; es el bronce de la causalidad.

El desahogo argentino en el Tokio Stadium
Santiago Filipuzzi


El desahogo argentino en el Tokio Stadium (Santiago Filipuzzi/)

Santiago Gómez Cora es el arquitecto; Gastón Revol, el corazón; Marcos Moneta, el velocista de las zancadas imposibles y los puntos clave (acumuló seis tries); Santiago Mare, el de las manos mágicas y las patadas precisas. El grupo tiene una composición que cruza todas las etapas de formación y evolución. Revol (34) es el emblema por el que dejaron el corazón ante Sudáfrica, en el partido que no se notó la inferioridad numérica. Rodrigo Isgro, Lucio Cinti, Ignacio Mendy, y Moneta, los jóvenes a los que Gómez Cora fue a buscar; el trabajo de base que pensaba en París 2024 y, buen nivel mediante, aceleró los tiempos. Santiago Alvarez Fourcade, Lautaro Bazán Vélez, Santiago Mare, Germán Schulz, Rodrigo Etchart y Felipe Mestre suman experiencia y cabeza fría. “Una familia”, resume Mare. “Un grupo en el que todos podemos mirarnos a la cara, sabiendo que dejamos todo por el otro”, dice Alvarez Fourcade. “El que no viene a dar no puede ser parte de este equipo”, sentencia Gómez Cora.

El plan lleva un lustro, con trabajos en juveniles y mayores. Con la detección de talentos y planificaciones a lago plazo. Como aquella pretemporada de enero 2020 que, pandemia mediante, duró dos años. Como la presencia de Cinti, Mendy y Moneta, los chicos dorados de los Juegos de la Juventud 2018. “Teníamos un plan muy bueno que se cayó abajo, pero la convicción de este grupo hizo que podamos llegar de la mejor manera”, comenta Gómez Cora, en diálogo con LA NACION , mientras sus dirigidos cantan y se graban, para inmortalizar este instante olímpico en sus teléfonos. Todos con la emoción a flor de piel y gritos de incredulidad. “Cuando trabajás mucho te cae esta emoción”, apunta el head-coach. Y añade: “Todo nos cuesta desde la Argentina, por lo económico, por lo que fue no salir a entrenar, por los viajes. El argentino ve de eso. De la resiliencia. Nos saca lo mejor. Es cierto que no se puede vivir en ese estado, pero sí sirve para momentos de inyección anímica. Es un equipo que se convenció en la adversidad”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.