¿Puede México ser un escape para las mujeres que quieran abortar en EEUU?

·Periodista
·4  min de lectura

Aunque México no pide requisitos especiales para las mujeres que desean abortar en sus hospitales, el país no ha sido considerado hasta ahora como un destino habitual para esta práctica. También es más barato interrumpir el embarazo que en EEUU

La histórica decisión de un tribunal en Texas retrocedió el derecho federal al aborto en EEUU. La medida dejó en manos de cada estado la posibilidad de restringir esta práctica  (Foto: Reuters / Arnd Wiegmann).
La histórica decisión de un tribunal en Texas retrocedió el derecho federal al aborto en EEUU. La medida dejó en manos de cada estado la posibilidad de restringir esta práctica (Foto: Reuters / Arnd Wiegmann).

Mientras en Texas (EEUU) se restaura una ley de 1925 que prohíbe el aborto y condena con cinco años de cárcel a los médicos que participen en el procedimiento, al otro lado de la frontera México avanza en legalizar la interrupción voluntaria del embarazo. Datos oficiales calculan que se realizan anualmente un millón de intervenciones médicas de este tipo, principalmente a través de un sistema público de salud que podría convertirse en la alternativa para mujeres estadounidenses.

En México no exigen requisitos específicos para poder acceder al procedimiento del aborto, explica Stephanie Lomelí, coordinadora de la ONG Fondo María, que desde hace 13 años apoya a mujeres que quieren interrumpir su embarazo. “En Ciudad de México existen cuatro centros especializados que atienden a extranjeros. Solo en los hospitales podrían hacerles a los no residentes un estudio socioeconómico, para que hagan un pago posterior de la intervención”, dice a Yahoo Noticias.

¿Más barato en México?

A diferencia de México, en algunas regiones de EEUU exigen a las mujeres acudir a acompañamiento psicológico antes de tomar una decisión definitiva. Es un proceso similar al que se estableció en Uruguay, donde el aborto es legal hasta las 12 semanas de gestación desde 2012: la paciente se debe entrevistar con un equipo de especialistas en salud mental, ginecología y asistencia social, quienes la asesoran sobre opciones para interrumpir el embarazo, dar en adopción o continuar la gestación. Luego de eso tiene cinco días de “reflexión”.

En Ciudad de México el aborto es legal desde 2007. También en otros ocho estados del país, aunque con ciertas regulaciones (Foto: Chepa Beltran/Getty Images)
En Ciudad de México el aborto es legal desde 2007. También en otros ocho estados del país, aunque con ciertas regulaciones (Foto: Chepa Beltran/Getty Images)

Las mujeres tienen otra opción en las clínicas privadas, cuenta Lomelí. En México el costo de un aborto es muy disímil, de acuerdo con los tipos de beneficios y procedimientos a los que se accedan. “Nosotros colaboramos en algunos centros de este tipo, en general el precio podría estar entre los 3.000 a 3.500 pesos (unos 170 dólares)”, cuenta.

Este monto, sin embargo, está muy por debajo de lo que deben pagar las pacientes en EEUU. Aunque varía dependiendo de la región, como mínimo el aborto asistido con pastillas supera los 250 dólares, según los datos que divulga la asociación Carafem. En el resto de los casos puede alcanzar hasta los $700.

Los costos de traslado

En los 13 años que tiene funcionando la ONG Fondo María han apoyado a 13.500 mujeres para que puedan acceder al aborto, incluyendo la asistencia para el traslado a lo interno de México hacia los nueve estados donde es legal interrumpir el embarazo. De esa cifra global, apenas alrededor de 3% de estas pacientes han sido extranjeras.

“No es tan común que lleguen mujeres a México para abortar, al menos desde nuestra experiencia. En los casos que hemos atendido hasta ahora, son de personas que estaban de viaje de turismo, aquí se enteraron de que estaban embarazadas y buscaron la opción de interrumpirlo”, cuenta Lomelí. No considera que, en el corto plazo, pueda ser una ruta viable.

Lomelí reconoce que su país tiene un control de visado muy estricto, que dificulta que ciudadanos de naciones vecinas –como Honduras, El Salvador y Nicaragua, donde el aborto es ilegal– pueda planificar un viaje con este objetivo. “En el caso de EEUU, donde todavía hay estados que permiten el aborto, creemos que para las personas será más fácil moverse dentro del país que tener que viajar a México”, cuenta.

En Uruguay las mujeres que deseen abortar deben acudir a charlas con profesionales médicos, quienes les plantean las opciones que tienen antes de interrumpir el embarazo (Foto: Getty)
En Uruguay las mujeres que deseen abortar deben acudir a charlas con profesionales médicos, quienes les plantean las opciones que tienen antes de interrumpir el embarazo (Foto: Getty)

Tema polémico

Chile y Argentina son –sobre el 40%- los países donde la población mira con mejores ojos la opción de levantar cualquier tipo de veto al aborto, según datos de 2021 divulgados por Statista. “Lo que nosotros pedimos es que el aborto salga por completo del código penal. Creemos que en la medida en que las discusiones se centren en las mujeres y sus derechos, vamos a poder tener conversaciones y diálogos más ricos”, defiende Lomelí.

Por encima del debate sobre tema del derecho a la vida del feto, hay un aspecto económico que incluye en la discusión la ONG IPAS, que promueve en 17 países el acceso a la posibilidad de interrumpir el embarazo libremente. De acuerdo con sus cálculos, el impacto anual global en atención hospitalaria por complicaciones tras la práctica de abortos inseguros asciende a 533 millones de dólares.

Los recursos que gastaría el sistema de salud en tratamientos por complicaciones superaría en 4 a 5 veces el costo de la práctica de aborto seguro, calcula un vocero de la ONG en un reportaje de Bloomberg. A su juicio, dar acceso legal al aborto disminuiría a la larga los costos hospitalarios de cada país.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Aborto en México, entre la despenalización y la criminalización

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.