El PSG sufrió el desorden inicial y debió conformarse con un empate

·3  min de lectura

Paris Saint-Germain sufrió el desorden defensivo y el hecho de no poder manejar las acciones durante la primera media hora en su partido contra Monaco. Y a pesar de haber despertado más tarde, tuvo que conformarse con un 1-1 en la cuarta jornada de la Ligue 1, que frena su camino con puntaje ideal.

El Parque de los Príncipes quedó asombrado porque el visitante tomó las riendas del juego en el primer cuarto de hora, con un primer intento de Caio Henrique y un centro de Aleksandr Golovin que controló Gianluigi Donnarumma.

Los de Christophe Galtier no lograron que su fútbol fluyera y, para colmo, en la defensa dejaron grietas que fueron aprovechados por el elenco monegasco. Fue así como Lionel Messi perdió una pelota cerca del mediocampo, Golovin asistió rápido a Kevin Volland y este aguantó la embestida de Presnel Kimpembe antes de definir al gol a los 20 minutos.

La parte negativa para los del Principado fue que, en esa acción, el delantero alemán quedó sentido y debió abandonar la cancha, para darle su lugar a Maghnes Akliouche. Lejos de mermar su ritmo, volvieron a incomodar por intermedio de Youssouf Fofana y un tiro libre de Caio Henrique que atajó el arquero italiano.

Después de tanta zozobra, el PSG consiguió hilvanar pases, Messi fue el que más lúcido estuvo en ese aspecto y fue también el que sacudió el poste con un violento remate de zurda, seguido de un rebote que Kylian Mbappé desperdició de manera increíble con el arco vacío: su tiro pegó en el palo.

El complemento tuvo jugadas parecidas para ambos equipos: primero Wissam Ben Yedder, quien dejó en el camino a Donnarumma lejos de su arco, pero su disparo se marchó alto. Después, Neymar contó con una similar y su remate tampoco encontró red.

El PSG, a esa altura, inclinó la cancha a su favor y los de Niko Kovac quedaron resignados a resistir. Hasta que una infracción a Ney fue revisada por el VAR, el árbitro cobró penal y el propio brasileño se hizo cargo. Esta vez, sin discusiones sobre quién lo ejecutaba, el 10 del conjunto parisino estuvo tranquilo en el punto del penal y remató con suavidad para establecer la igualdad a los 23'.

Más tarde, el dueño de casa recuperó alto el balón y Achraf Hakimi sacudió un disparo que impacto en la parte externa del poste defendido por Alexander Nübel.

Cerca del cierre, un contragolpe dejó a Mbappé de cara al gol frente a Nübel, aunque con un marcador cerca para obstaculizar, y su fuerte remate encontró la respuesta del guardameta visitante.

A falta de cinco minutos se produjo la salida de Messi, sustituido por Pablo Sarabia, y la recta final del encuentro se transitó sin cambios, salvo un avance de Mbappé que no pudo capitalizar en su ingreso al área en busca del balón.

El PSG cerró un partido agridulce, con el sinsabor por haberse acomodado tarde, y su próxima escala en la Ligue 1 será este miércoles en casa de Toulouse. Por lo pronto, es líder junto a Marsella y Lens con 10 unidades tras cuatro jornadas.

Foto: FRANCK FIFE/AFP via Getty Images