PSG: Messi, en modo asistidor y mediador entre Neymar y Mbappé por el famoso penal

·5  min de lectura
Lionel Messi, Neymar, Christophe Galtier (DT de PSG) y Kylian Mbappé
Lionel Messi, Neymar, Christophe Galtier (DT de PSG) y Kylian Mbappé - Créditos: @koji watanabe

La MNM del PSG (Messi-Neymar-Mbappé) enfrenta hoy a Maccabi Haifa en Israel por la segunda fecha de la Champions League. Ese país le sienta bien al conjunto parisino: allí comenzó la temporada, el pasado 31 de julio, con un contundente 4-0 ante Nantes por el Trofeo de Campeones de Francia. Fue el primer partido oficial de Christophe Galtier, el entrenador que reemplazó a Mauricio Pochettino. Fue también, un indicio de lo que vendría: el nuevo Lionel Messi, más asistidor y menos realizador. Los goles quedarían reservados para Neymar y Kylian Mbappé.

PSG llega a Israel a velocidad crucero. Lidera la Ligue 1 de Francia junto al Marsella, pero tiene una abrumadora diferencia de gol (+21). Pero la cuestión doméstica es apenas un detalle: el objetivo del equipo es conquistar Europa, algo que PSG no pudo lograr jamás. El único nubarrón de la temporada, hasta acá, tiene nombre: “penaltygate”. Se trata de la polémica entre Neymar y Mbappé por el segundo penal en la goleada ante Montpellier , por el torneo francés, el 13 de agosto. Lo tiró el brasileño y el joven maravilla se fastidió. Messi, según apunta este miércoles el diario L’Equipe, vio toda la situación y se mantuvo al margen. Ahora bien, en el vestuario actúa como una especie de mediador entre ambos. Para que el equipo no se resienta.

Lionel Messi llegó el martes a Haifa para jugar con PSG por la Champions League; detrás, el italiano Marco Verratti
Lionel Messi llegó el martes a Haifa para jugar con PSG por la Champions League; detrás, el italiano Marco Verratti

“Después de que los dos delanteros hablaran en el campo de entrenamiento el día después del incidente, Messi incluso jugó un papel de mediador”, cuenta el periódico deportivo más importante en lengua francesa. Y agrega: “Messi lo hizo a su estilo, es decir discretamente y sin querer dar lecciones. Cercano a Neymar desde sus años en el Barcelona (2013-2017), sobre todo trató de calmar los ánimos y acercar posiciones. Con su larga experiencia en el Barça, donde ha visto pasar algunas personalidades fuertes, el argentino es consciente de que los tres tienen mucho que ganar, y mucho que perder, en esta especie de embrollo”, abunda L’Equipe.

“Messi mantiene la misma actitud reservada dentro del conjunto parisino”, asegura el matutino. Dice que La Pulga “tiene muchas mejores sensaciones que la pasada temporada”, aunque “rara vez se escucha su voz en el vestuario. No trata de imponer su punto de vista y da su opinión solo cuando se le pregunta. Mantiene fluidas relaciones con Galtier y el plantel, pero eso no le impidió hacerse algunas preguntas durante el verano (invierno en Argentina)”. L’Equipe se refiere a las salidas de Ángel Di María y Leandro Paredes, los dos lugartenientes del rosarino en el vestuario parisino que emigraron al mismo equipo: Juventus, de Italia.

Christophe Galtier (entrenador) y el brasileño Marquinhos, capitán, en la conferencia de prensa previa al partido de este miércoles entre PSG y Maccabi Haifa, por la Champions League
Christophe Galtier (entrenador) y el brasileño Marquinhos, capitán, en la conferencia de prensa previa al partido de este miércoles entre PSG y Maccabi Haifa, por la Champions League - Créditos: @AurelienMeunier2019

La semana pasada, la prensa francesa se hizo eco de una intención de Luis Campos, el portugués que ocupa el cargo deportivo en PSG. El club quiere renovar a Messi más allá de la temporada 2023-2024, que es opcional. Para L’Equipe, sin embargo, es muy prematuro hablar del 2023 de la Pulga, cuya cabeza está en Qatar 2022, el Mundial que quiere ganar con la selección argentina: “Su postura sigue siendo la misma: no quiere pensar en su futuro y mucho menos discutir antes de la Copa del Mundo. Mientras tanto, Messi se dice plenamente involucrado en el proyecto parisino, con el que tiene un objetivo: ganar la Champions League”.

Desde el banco de suplentes, Galtier hace su trabajo: administra egos y, sobre todo, energías. Por eso es que se vieron las imágenes de un Messi algo fastidioso cuando el entrenador lo sacó de la cancha en varios partidos (jugó 84 minutos contra la Juventus, en la victoria 2-1 en el Parque de los Príncipes; o los 83 contra Toulouse y los 87 contra Mónaco, por la liga doméstica). El último fin de semana, contra Brest, Messi jugó los 90 minutos. Fue el único de la MNM que se mantuvo dentro del campo: Galtier sacó a Mbappé y a Neymar.

Antes de jugar en Haifa, el DT francés se deshizo en elogios para el brasileño, que arrancó la campaña en un nivel exorbitante: lleva 10 goles en 8 partidos. “Ney es un creador, un pasador, un finalizador. Es un artista. Cuando está bien a nivel mental y físico, lo devuelve y por eso rinde bien. Subrayo una cosa importante que descubrí como entrenador del PSG: es un jugador que trabaja mucho para el equipo, ya sea en el juego de ataque como en las ganas de recuperar la pelota”, dijo Galtier sobre el ex jugador de Santos y Barcelona. Y agregó: ”Llegó a tiempo, en forma, muy en forma, preparado. Rápidamente decidí con mi cuerpo técnico ponerlo en las mejores condiciones, para que esté con el mejor estado de ánimo posible, como con Kylian (Mbappé), (Lionel) Messi o nuestros dos mediocampistas”.

Las estrellas de PSG saben que no pueden fallar. No tienen margen de error y que cualquier resultado que no sea, al menos, llegar a la final de la Champions, volverá a ser considerado un fracaso. El equipo se potenció y Messi ya no tiene a dos de sus guardaespaldas como Di María y Paredes. Pero, competidor nato, es consciente de que precisa llegar a Qatar 2022 de la mejor manera. Eso implica ganar todo lo que se pueda con su club. E incluso mediar entre Messi y Mbappé. La MNM tiene que estar unida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La rajada de Rooney contra sus jugadores tras una nueva derrota del DC United