Primera gran prueba

·1  min de lectura

Abraham Guerrero G., enviado

MONTERREY, NL., octubre 28 (EL UNIVERSAL).- No es una revancha de la final de Liga MX que ganó Rayados en el Apertura 2019, pero sí un duelo que puede generar, para bien o para mal, un efecto en lo que resta del año.

El encuentro de esta noche entre el Monterrey y el América va más allá de solamente ganar el título de la Concacaf, es la primera gran prueba para el líder del torneo liguero y para una de las plantillas más caras de México. "Cada quien lo ve como le conviene", dijo el portero de las Águilas, Guillermo Ochoa, al ser cuestionado de la posibilidad del doblete. Pero la respuesta pareciera acomodarse a lo que puede generar el ganar o perder esta final.

"Lo nuestro no es el inicio de algo, hay un trabajo detrás. Vamos a tratar de darle una alegría a nuestra afición, aunque no esté en el estadio", comentó el guardameta azulcrema.

El delantero de Rayados Rogelio Funes Mori ha entendido el concepto de lo que les puede generar lo que suceda esta noche: "Las cosas no nos han salido bien, pero tenemos una oportunidad muy grande... Nos jugamos la última bala".

Por eso no será una noche cualquiera, sino una buena prueba para estos contendientes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.