Promotora china Kaisa trata de tranquilizar a los bonistas ante el riesgo de impago

·4  min de lectura
Un cartel del Kaisa Plaza, una propiedad inmobiliaria desarrollada por Kaisa Group Holdings, cerca de su edificio de apartamentos en Pekín

Por Scott Murdoch y Samuel Shen

HONG KONG, 2 dic (Reuters) - El promotor chino Kaisa Group Holdings Ltd tiene pocas probabilidades de obtener la aprobación de los tenedores de bonos para prorrogar el vencimiento de un bono de 400 millones de dólares que vence la próxima semana, según los analistas, lo que aumenta la presión sobre otras empresas endeudadas.

La propuesta de Kaisa de retrasar el vencimiento del bono en 18 meses se produce en un contexto de creciente preocupación de los acreedores sobre la capacidad de los promotores inmobiliarios chinos para cumplir con sus obligaciones de reembolso en el extranjero a corto plazo.

A finales de octubre, algunos promotores pidieron a los reguladores que prorrogaran el plazo de sus bonos en el extranjero o emprendieran una reestructuración de la deuda, ante el creciente número de impagos que afecta al sector.

Kaisa necesita que al menos el 95% de sus tenedores de bonos aprueben una propuesta de canje de 400 millones de dólares en bonos en el extranjero con vencimiento el 7 de diciembre por nuevos bonos con vencimiento el 6 de junio de 2023 al mismo tipo de interés.

Al menos un grupo de bonistas de Kaisa había rechazado la oferta, según una carta enviada esta semana por su asesor financiero al consejo de Kaisa y cuya copia fue revisada por Reuters.

"El grupo cree que los términos de la oferta son inaceptables e ilustran una falta de voluntad por parte de la empresa para considerar formas más apropiadas y holísticas de abordar los actuales desafíos de liquidez a corto plazo de Kaisa", decía la carta.

El grupo de tenedores de bonos mencionado en la carta enviada a Kaisa ofreció un "periodo de tolerancia" a la empresa para retrasar el reembolso y continuar las negociaciones.

Los tenedores de bonos, que dicen poseer el 50% de la deuda que Kaisa está intentando canjear, han ofrecido 2.000 millones de dólares en nueva financiación de deuda a la empresa china para ayudarla a evitar un impago, según dijeron a Reuters dos fuentes cercanas al asunto.

Los detalles exactos del tamaño de la financiación o los términos de la oferta no fueron revelados. Las fuentes no pudieron ser nombradas debido a las restricciones de confidencialidad.

Ha habido poca interacción entre Kaisa y el grupo desde que se presentó la oferta al promotor chino, dijeron las fuentes.

Kaisa no respondió inmediatamente a la petición de Reuters de hacer comentarios.

La lucha de la empresa por conseguir un salvavidas muy necesario de sus acreedores también pesará sobre otros promotores más pequeños que buscan evitar largos y complicados procesos de litigio y reestructuración, dijeron los analistas.

James Wong, gestor de carteras de GaoTeng Global Asset Management Ltd, dijo que para Kaisa, una reestructuración de la deuda es "bastante segura", ya que el umbral de aprobación de la propuesta de extensión del vencimiento de los bonos era demasiado alto.

"Los inversores están esperando que llegue ese día (de la reestructuración)", dijo, y añadió que los promotores chinos más pequeños seguirán teniendo problemas.

Kaisa, que se convirtió en el primer promotor inmobiliario chino en incumplir sus bonos en dólares en 2015, ha dicho que su oferta de canje de notas expirará el jueves a las 16:00 horas (hora de Londres) a menos que amplíe o ponga fin a la propuesta.

Kaisa es el segundo mayor emisor de bonos en dólares entre los promotores inmobiliarios de China, después de China Evergrande Group, que fue el promotor más vendido de China y ahora está en el centro de la crisis de liquidez del sector inmobiliario del país.

Otros promotores chinos también se enfrentan a una deuda monumental en el extranjero que vence en los próximos meses, y algunos de ellos se apresuran a vender parte de sus activos para conseguir efectivo y evitar los impagos.

Evergrande, que tiene más de 300.000 millones de dólares en pasivos, no pagó cupones por un total de 82,5 millones de dólares que vencían el 6 de noviembre, y los inversores están en vilo para ver si el promotor puede cumplir sus obligaciones antes de que finalice un periodo de gracia de 30 días el 6 de diciembre.

A pesar de la restricción de financiación sin precedentes provocada por las medidas reguladoras de la acumulación de deuda en el sector, algunas promotoras pueden ahora obtener nuevos créditos en el mercado nacional.

Tres promotoras tienen previsto vender bonos en China para recaudar un total de 2.800 millones de dólares, lo que indica que Pekín está aliviando ligeramente las tensiones de liquidez del sector.

(Reporte de Scott Murdoch en Hong Kong y Samuel Shen en Shanghai; redacción de Sumeet Chatterjee; Edición de Shri Navaratnam, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.