Poroto Cambiaso: las comparaciones con su padre Adolfo, el sueño del Abierto de Palermo y la fama que crece

Poroto Cambiaso ya se dio el gusto de ganar un trofeo de la Triple Corona; ahora, aspira a más en el Abierto de Palermo
Poroto Cambiaso ya se dio el gusto de ganar un trofeo de la Triple Corona; ahora, aspira a más en el Abierto de Palermo - Créditos: @Instagram @poroto_cambiaso

Sumergido en la soledad oscura de uno de los palenques de la cancha Lewis Lacey del Hurlingham Club, cuando la consagración de su primer éxito en la Triple Corona junto a su papá Adolfito empezaba a buscar un sitio en el pasado, Poroto Cambiaso comenzó a desandar todas las sensaciones que vivió en una jornada histórica ante La Irenita y lo conjugó con un deseo futuro. “Estaría buenísimo ganar el Abierto de Palermo, es mi sueño”, lanzó. Lo que dijo con todas las palabras, también lo siente con toda el alma. Y se restriega las manos pensándolo. Es que, a los 16 años, es el nuevo gladiador de La Dolfina y poco le pesa el apellido que porta.

Poroto es un pibe bañado en picardía, transparente desde los gestos del alma, que tiene la alquimia de los elegidos. Esa rara mezcla de facilidad, confianza, carácter y sencillez que hace recordar a otros que fueron grandes en lo suyo. Es muy difícil encontrarle actitudes explosivas, sino las más espectaculares jugadas realizadas con la mayor de la suficiencia, como si fuera una pavada que cualquiera que se sube a un caballo puede hacer. En la final del 129 Abierto de Hurlingham, fue el que mayor voltaje le dio La Dolfina y el que más goles hizo (ocho) en el triunfo sobre La Irenita 13 a 12 que selló 11er título del conjunto de Cañuelas en el segundo abierto más importante del mundo.

El festejo de Poroto Cambiaso tras la victoria sobre La Irenita en la final de Hurlingham
El festejo de Poroto Cambiaso tras la victoria sobre La Irenita en la final de Hurlingham - Créditos: @aap matias callejo

- ¿Qué se siente ganar tu primer abierto de Triple corona jugando con tu viejo?

- Mas no puedo pedir. Es tremendo ganar el primer abierto de Triple Corona con mi viejo, Pelón (Stirling) y Juan Martin (Nero). Yo crecí viéndolos jugar y que hoy comparta una cancha con ellos es un sueño hecho realidad.

Cambiaso y Cambiaso: Poroto y Adolfo, juntos en la cancha
Cambiaso y Cambiaso: Poroto y Adolfo, juntos en la cancha - Créditos: @Rodrigo Nespolo

Tiene esos 16 años capaces de darlo todo por ganar. Esos 16 años que no se detienen a medir la intensidad del dolor, del esfuerzo, del cansancio y el riesgo de ir a toda velocidad sobre un caballo. Está en la etapa del adolescente que se cree capaz de hacerlo todo solo y emprender un ataque lejos en total soledad. Un día, desgraciadamente, el tiempo le curará esta enfermedad de juventud y entonces es muy posible que se transforme en un grande del polo mundial.

- ¿Es una presión ser el hijo de Adolfo Cambiaso?

- No, es un orgullo ser su hijo y seguir sus pasos. Yo no juego al polo porque él me obliga; juego porque me gusta. Disfruto mucho lo que se genera detrás de su figura.

- ¿Te molesta que te comparen con él?

-No, pero es un poco loco. Ojalá pueda jugar como lo hace él y ganar todo lo que ganó. Para mí no va a haber otro igual. Todo lo que digan es un orgullo.

Poroto Cambiaso y el hecho de jugar con su padre: "Él fue el que apostó por esto, fue su idea"
Poroto Cambiaso y el hecho de jugar con su padre: "Él fue el que apostó por esto, fue su idea" - Créditos: @Rodrigo Nespolo

Cada una de las respuestas de Poroto está custodiada por la mesura. Claro que en eso mucho tiene que ver la manera en que sus padres le enseñaron a encarar el deporte. “Lo hemos educado para que disfrute. Presión va a tener cuando tenga otro tipo de responsabilidades”, comentó Adolfo, luego de cumplir el sueño de ganar el primer torneo de Triple Corona juntos. “Disfrutamos jugar juntos. A veces se pone un poco intenso y exigente, se olvida que soy el hijo y me trata como un compañero más. Pero eso está bueno, porque me ayuda a mejorar y me da confianza”, reconoce el joven Cambiaso, que parece no sentir el peso de su apellido.

- ¿Vos le cumpliste el sueño a tu viejo o tu viejo te lo cumplió a vos?

- Él fue el que apostó por esto, fue su idea. Me pone muy feliz haberlo ayudado a cumplir su sueño.

Poroto y las comparaciones con Adolfo Cambiaso: "Es un orgullo ser su hijo y seguir sus pasos"
Poroto y las comparaciones con Adolfo Cambiaso: "Es un orgullo ser su hijo y seguir sus pasos" - Créditos: @Rodrigo Nespolo

Tan Adolfito Cambiaso es Poroto que tiene la misma sonrisa de su papá. Y hasta tiene movimientos parecidos cuando monta. Vestidos iguales, jinetes de estilos similares, a veces hay que tomarse un segundo para distinguir de cuál de los dos se trata en la cancha. Confiesa que lo llena de satisfacción el reconocimiento de la gente, pero que le cuesta acostumbrarse a la fama. “Es algo lindo, pero si puedo pasar desapercibido mucho mejor”, dice, como anticipándose a lo que se viene en un futuro cercano. Su pasión son los caballos y el polo, pero también disfruta de los tiempos con amigos en Cañuelas y las salidas típicas de adolescentes antes de asumir los torneos de Estados Unidos e Inglaterra “Las temporadas -cuando son largas- cansan mucho. Pero arrancar el Abierto después de ganar Hurlingham va a tener otro gustito”, reconoce.

- ¿Cuál es tu actual autovaloración de cara a Palermo?

- Todavía tengo mucho por aprender y cosas por mejorar. Esta es prácticamente mi primera temporada de Triple Corona con objetivo firmes y desafíos importantes. Jugar con tres tipos que son 10 de hándicap me está ayudando mucho a crecer. Partido a partido voy ganando confianza para jugar mejor.

Los Cambiaso; aquí, durante el Abierto del Jockey Club, con la camiseta de Scone
Los Cambiaso; aquí, durante el Abierto del Jockey Club, con la camiseta de Scone - Créditos: @Rodrigo Nespolo

No es el primer título grande para los Cambiaso actuando juntos, aunque sí el más importante. Ya habían ganado en Estados Unidos la Gold Cup y el US Open, jugando por Scone el año pasado, y el British Open en 2020, con la camiseta de Next Generation. Hurlingham representa un escalón más. El gran objetivo es el Argentino Abierto, que comenzará el martes.

-Después de esta conquista, ¿La Dolfina es el gran candidato para ganar Palermo?

- No, creo que hay cuatro o cinco equipos muy parejos en condición de ganar Palermo. Y cualquiera puede perder y ganar con cualquiera. Nosotros estamos muy bien y este logro nos suma confianza, pero no nos vuelve más candidatos que La Natividad, la Ellerstina, La Ensenada y La Irenita.

El hijo de María Vázquez y Adolfito, el hermano de Mia y Myla es decidido, fuerte e inconsistente, tres elementos indispensables para correr el peligro de ser grande y emular otros grandes de este deporte que hicieron historia. No ahorra riesgo en exponer su cuerpo al peligro, monta y juega al límite mismo de sus posibilidades. Muchas veces intenta cosas que ningún polista sin “ángel” podría intentar. Es un pequeño gladiador que ya dejó su sello en la Triple Corona. Y va por más…