Polonia sobrevive a las bajas; Portugal no

·4  min de lectura

Redacción deportes, 14 ene (EFE).- La selección de Polonia sobrevivió a sus numerosas e importantes bajas y arrancó su andadura en el Europeo de Hungría y Eslovaquia con una victoria, tras imponerse este viernes por 31-36 a Austria, todo lo contrario que Portugal, que mermada por sus notables ausencias, cayó por 24-28 ante Islandia.

Ni el tremendo varapalo que supuso para el conjunto polaco la pérfida de hasta cinco jugadores, entre ellos piezas fundamentales como el portero Adam Morawski o el lateral Piotr Chrapkowski, impidió a los de Patryk Rombel sumar sus primeros dos puntos en el torneo.

Un triunfo en el que jugó un papel fundamental el extremo Arkadiusz Moryto, elegido mejor jugador del encuentro, que lideró el ataque polaco con un total de ocho dianas.

Si Moryto cumplió con el papel protagonista que todos le asignaban, quienes no pudieron cumplir con las expectativas fueron las dos jóvenes estrellas austríacas, el lateral Mykola Bilyk y el central Lukas Hutecek.

De hecho, entre Bilyk, que cerró el encuentro con tres dianas, y Hutecek, que se fue de vacío de la contienda, firmaron menos de la mitad de los goles que el extremo polaco.

Una circunstancia que condenó a Austria a ir siempre por detrás en el marcador de una selección polaca, que a los cinco minutos de la segunda parte adquirió una renta de cinco goles (16-21) que ya no perdería hasta el final, como reflejó el definitivo 31-36.

Resultado que permitió a Polonia situarse en la primera plaza del grupo D, con sede en Bratislava, por delante de Alemania, que derrotó en el primer encuentro de la jornada por 33-29 a Bielorrusia, en un choque en el que, pese al triunfo, el conjunto germano dejó ciertas dudas sobre la profundidad de su plantilla.

Tal y como demostraron los numerosos minutos que debieron pasar sobre la pista piezas básicas como el lateral Kai Häfner, que disputó 50 minutos, el pivote Johannes Golla, que se disparó hasta los 53, o los 47 minutos que se vio obligado a actuar el "cañonero" Julius Kuhn.

Y es que el técnico alemán Alfred Gislason pareció no encontrar nunca un relevo de garantías en las numerosas caras nuevas que poblaban el banquillo de un equipo germano, que se ha visto obligado por las bajas a acudir a la cita con un novedoso equipo.

Un problema que se magnifica en el caso de Bielorrusia, que se desfondó en el momento en el que a la tripleta que conforman el lateral Uladzislau Kulesh, el extremo Mikita Vailupau y el sensacional pivote Artsen Karalek, que firmaron 20 de los 29 tantos del conjunto eslavo, se le agoraron las fuerzas.

Aunque si hay un equipo al que parecen haberle afectado las bajas es a Portugal, la gran revelación del pasado Europeo, en el que los lusos concluyeron sextos tras vencer, entre otros, a Francia.

Tal y como se comprobó este viernes ante Islandia, un choque en el que los de Paulo Pereira echaron en exceso de menos a los lesionados Luis Frade, André Gomes, Pedro Portela, Joao Ferraz o Alexis Borges.

Sin el concurso de estas piezas básicas el equipo portugués sucumbió ante el eléctrico juego de Islandia, en la que jugó un papel fundamental el exbarcelonista Aron Palmarsson, que dirigió con maestría a sus jóvenes compañeros.

Y es que cuando Palmarsson no goleó, generó los espacios necesarios para las penetraciones del central Gisli Kristjansson o hizo llegar con ventaja a los efectivos extremos Sigvaldi Gudjonsson, autor de cinco dianas, o Bjarki Ellison, que cerró el choque con cuatro goles.

Un fluido juego que unido a una agresiva distancia permitió a Islandia situarse con una renta de seis goles (14-20) a los diez minutos del segundo período, que Portugal no pudo enjugar ni pasando a jugar con siete jugadores en ataque.

Más efectivo fue el paso a una profundísima defensa 5-1 con la presencia de Gilberto Duarte en la posición de avanzado que ordenó el seleccionador portugués y que permitió a los "Héroes del Mar" reducir su desventaja a cuatro tantos (19-23) a falta de diez minutos para el final.

Una remontada que se encargó de frustrar el joven portero Viktor Hallgrimsson que con sus intervenciones en el tramo final aseguró la victoria (24-28) de Islandia, que igualó en la primera plaza del grupo B, con sede en Budapest, a la sorprendente Países Bajos que el jueves protagonizó la primer gran sorpresa del campeonato tras vencer por 28-31 a la anfitriona, Hungría.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.