Polémica en la MMA: fue héroe de guerra, es mujer trans y casi ahorca a su rival en una lucha femenina

·7  min de lectura
"Terminen con el genocidio Trans", se lee en la musculosa que usó Alana para recibir el fallo de la pelea
"Terminen con el genocidio Trans", se lee en la musculosa que usó Alana para recibir el fallo de la pelea

Alana McLaughlin tiene 38 años y es mujer transgénero desde hace cinco. Durante los 33 años en los que se consideró hombre sirvió a las fuerzas especiales de los Estados Unidos. Su gran porte y su fuerza fueron y son sus características.

La polémica se desató hace algunos días en Florida, cuando Alana, la segunda luchadora transgénero de MMA (Artes Marciales Mixtas), se presentó a competir en la categoría femenina de este deporte y en su debut venció con enorme facilidad a la experimentada francesa Celine Provost, que poco pudo hacer antes de quedar inmovilizada en la lona ante una fuerte llave de estrangulamiento, que sentenció el final de la pelea.

Los golpes de Provost, de 32 años y más de una década de experiencia, apenas afectaron físicamente a McLaughlin, que recién este año se involucró con este deporte. Alana dio por terminado el combate al inmovilizar y dejar con signos de ahorcamiento a la francesa, que marcó la sumisión (el tapping), lo que decretó su derrota.

El debate se instaló y mientras algunas personas apoyan la participación de luchadoras trans en las competencias femeninas, otras mostraron indignación por la diferencia física que se exhibió en el duelo. Las quejas pronto se viralizaron en las redes sociales, en las que apareció una fotografía del pasado de Alana como hombre, de su época en el ejército: barba, una musculatura importante, un gesto rudo en su rostro y varios tatuajes.

En su pasado como hombre, McLaughlin fue un héroe de guerra. Su ascenso en el Ejército norteamericano lo llevó a ser sargento médico de las fuerzas especiales. En 2007 sirvió a su patria en Afganistán, como parte de un equipo de elite de 12 hombres. Y fue allí en donde salvó muchísimas vidas en medio de una zona de combate muy peligrosa.

Después de varios reconocimientos, sufrió el rechazo de su familia cuando les contó que comenzó a autopercibirse mujer e inició el camino que lo llevó a ser Alana.

Antes y después: de héroe de guerra como hombre a luchadora de MMA como mujer transgénero
Antes y después: de héroe de guerra como hombre a luchadora de MMA como mujer transgénero


Antes y después: de héroe de guerra como hombre a luchadora de MMA como mujer transgénero

“Independientemente de su historial militar o sus luchas personales mientras crecía, nada de esto justifica lo que sucedió el viernes por la noche. Encontré la pelea repugnante de ver. Muy rápidamente fue obvio que McLaughlin era demasiado fuerte, e igualmente obvio que esta fuerza provenía de los 33 años que pasó como hombre biológico”, escribió el periodista británico Pierce Morgan en el Daily Mail.

Según la interpretación del reportero, el tratamiento hormonal que las autoridades deportivas le imponen a las mujeres transgénero antes de habilitarlas a competir en categorías femeninas no reduce la fuerza ni la potencia muscular. “Esto crea una injusticia bastante mala en los deportes sin contacto como las carreras de velocidad o el levantamiento de pesas, pero cuando se trata de deportes de combate como las MMA, crea una disparidad potencialmente mortal”, agrega.

La llave de ahorcamiento que le valió a Alana el debut triunfal sobre la experimentada francesa Céline Provost
La llave de ahorcamiento que le valió a Alana el debut triunfal sobre la experimentada francesa Céline Provost


La llave de ahorcamiento que le valió a Alana el debut triunfal sobre la experimentada francesa Céline Provost

Las fuertes críticas en Twitter también elevaron el tono de la polémica.

El podcaster de deportes de combate Angel David Castro escribió en Twitter: “Alana McLaughlin hizo la transición hace 5 años, lo que significa que ella vivió 33 años de su vida como hombre. Esta noche McLaughlin luchó y golpeó a una mujer biológica... ¡Qué sorpresa!”.

Unos días después agregó: “Necesitamos que los grupos feministas condenen la inclusión de Alana McLaughlin, y de los otros atletas trans que invaden los deportes de mujeres. Vamos, No se dejen intimidar.”

Por su parte, el comentarista de MMA @SafeBetMMA opinó: “Creo que la gente puede identificarse con lo que quiera, pero no creo que esto tenga un lugar en los deportes de combate. ¿Todos piensan que esto está bien y empodera a las personas transgénero?

La réplica de McLaughlin no se hizo esperar y acusó a quienes la critican como transfóbicos. “Recibo muchas variaciones de los mismos mensajes desagradables que me llaman tramposa como si no me golpearan durante un round y medio. Todos deben mostrarle un poco de respeto a Céline Provost y llevar su preocupación por el trolling a otra parte. Los transfóbicos solo me están fortaleciendo”, escribió.

El británico Pierce Morgan continuó el debate en su artículo, aportando sus argumentos y explicando que su preocupación no viene de una fobia a las personas trans, sino que está enfocada en “una genuina preocupación por la vida de las mujeres que se enfrentan en deportes de combate contra personas trans que nacieron hombres”.

“Una vez le pregunté a un ministro del gobierno del Reino Unido que apoya a las mujeres trans que compiten en el deporte femenino si estaría bien si Floyd Mayweather anunciara que estaba en transición y se subiera al ring para luchar contra mujeres nacidas con cuerpos femeninos. Ella se negó a decir que sería injusto porque estaba demasiado aterrorizada de molestar al lobby activista trans, que es muy ruidoso y agresivo . Así de loco se volvió este debate”, dice Morgan. Y sentencia: “Esto representa una amenaza letal para las mujeres”.

Siempre apoyé los derechos de las personas trans a la justicia y la igualdad. De hecho, arengué airadamente al presidente Trump durante una de nuestras entrevistas televisivas cuando estaba en el cargo por su decisión de prohibir que las personas transgénero sirvan en el ejército de los EE. UU., señalándole que se gastó más dinero en Viagra para las tropas que en medicamentos para la gente transgénero“, comparó el periodista.

La felicidad de Alana, tras ganar el combate por sumisión del rival
La felicidad de Alana, tras ganar el combate por sumisión del rival


La felicidad de Alana, tras ganar el combate por sumisión del rival

Morgan recordó otros casos de personas trans que pasaron del género masculino al femenino y entraron en competencia deportiva, mejorando considerablemente sus registros entre el tiempo en que competían con hombres, a cuando pasaron a competir con mujeres.

Finalmente, ofreció un listado de ejemplos, con la siguiente presentación: “Si tiene alguna duda acerca de lo injusto que es todo esto, permítame llevarlo a través de una breve historia de lo que sucedió cuando los atletas masculinos se convirtieron en mujeres y luego compitieron contra mujeres nacidas con cuerpos femeninos.”:

  • En 2017, el velocista estadounidense CeCe Telfer ocupó el puesto 390 entre los atletas masculinos de la División II de la NCAA en 400 metros con vallas. En 2018, hizo la transición, y en 2019, fue campeona nacional de 400 metros femeninos de la División II de la NCAA.

  • El levantador de pesas de Nueva Zelanda Laurel Hubbard no se clasificó para ningún torneo internacional masculino durante 14 años de competencia como hombre. Luego, Hubbard hizo la transición y se clasificó para 11 torneos femeninos, incluidos los Juegos Olímpicos de Tokio.

  • La jugadora de handball australiana Hannah Mouncey anotó cero goles en 22 apariciones con el equipo de balonmano masculino de Australia, luego hizo la transición y anotó 23 goles en solo seis apariciones con el equipo de handball femenino.

  • La jugadora de cricket transgénero inglesa Maxine Blythin promedió 15 jugando para un equipo de cricket masculino en Kent, pero 124 para el equipo femenino y fue nombrada jugadora de cricket del año.

Morgan concluye: “Ya hemos visto manifestarse la misma injusticia con el primer luchador transgénero de MMA, Fallon Fox, que sirvió en la Marina de los EE. UU. Y luego hizo la transición, se convirtió en un luchador de MMA y ganó todas las peleas menos una. En uno de ellos, fracturó el cráneo de una mujer. Me temo que lo peor está por venir. Celine Provost podría haber sido asesinada y las llamadas ‘feministas progresistas’ de todo el mundo dieron la bienvenida y celebraron el evento que pudo haberlo causado”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.