La política china de "cero COVID" echa por tierra la perspectiva de una rápida recuperación mundial

·3  min de lectura
Un trabajador con traje de protección camina por un puente cerrado durante el confinamiento, durante el brote de COVID-19, en Shanghái

(Reuters) - La brusca desaceleración de la economía china provocada por sus estrictas normas de cero COVID y el alejamiento de Pekín de su tradicional dependencia de la demanda externa han sembrado dudas sobre la contribución del país al comercio y la inversión mundiales en el futuro.

Si bien China se recuperó con notable rapidez de su caída inicial, gracias a un aumento de las exportaciones y de la producción de las fábricas, los analistas prevén que la actual desaceleración será más difícil de superar que la que se produjo a principios de 2020.

Este panorama más sombrío supone un reto no sólo para los dirigentes de Pekín, preocupados por el aumento del desempleo, sino también para las empresas extranjeras que cuentan con que China retome el nivel de compromiso que tenía con el resto del mundo antes de la pandemia.

Los cálculos basados en las proyecciones del Fondo Monetario Internacional muestran que la contribución media anual de China al crecimiento económico mundial hasta 2027 será de aproximadamente el 29%. Si bien se trata de una aportación considerable, contrasta con los años posteriores a la crisis financiera mundial de 2008, en los que la media se acercaba al 40%.

El economista jefe de ANZ para el conjunto de China, Raymond Yeung, dijo que las políticas económicas de Pekín se han orientado más recientemente hacia soluciones y reformas internas, en lugar de retomar su modelo anterior, centrado en un mayor compromiso con el mundo.

"La aplicación exitosa (de las políticas económicas) puede allanar el camino hacia un crecimiento sostenible a largo plazo", escribió Yeung en una nota. "Sin embargo, el riesgo de no conseguir un ritmo de crecimiento similar es mayor. Si las MNC (multinacionales) comienzan a retirar su presencia en el país, el proceso de convergencia económica puede llegar a su fin antes de lo previsto."

El crecimiento de las exportaciones chinas se redujo a un solo dígito en abril, lo más débil desde el inicio de la pandemia, mientras que las importaciones apenas variaron debido a que las restricciones relacionadas con el COVID-19 detuvieron la producción de las fábricas y redujeron la demanda.

Se espera que las autoridades adopten una política prudente en relación con el COVID antes de una reunión clave del Partido Comunista a finales de año.

Como muestra de esa cautela, la semana pasada China renunció a los derechos de organización de la fase final de la Copa de Asia de fútbol del próximo año debido a la preocupación por el COVID.

Peiqian Liu, economista especializado en China de NatWest Markets en Singapur, dijo que, ante la posibilidad de elegir, Pekín probablemente priorizaría mantener las victorias en las reñidas batallas contra el COVID y la deuda rampante por encima de su objetivo de crecimiento del 5,5% para 2022, que muchos analistas consideran ambicioso.

"En términos generales, se ha producido un cambio a largo plazo, que comenzó ya en 2018, hacia una economía más impulsada por el interior, impulsando el sector de los servicios y mejorando la cadena de suministro de la industria manufacturera, (y) alejándose del estímulo y el crecimiento adictos a la deuda", dijo Liu.

Una desaceleración amplia y sostenida de la inversión pesaría sobre la demanda, contribuyendo a una desaceleración más profunda del crecimiento mundial, dijo.

(Información de Stella Qiu en Pekín, Tom Westbrook en Singapur y Christian Kraemer en Berlín; información adicional de Mark John y Howard Schneider; redacción de Sam Holmes; edición de Kim Coghill; traducción de Flora Gómez)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.