Las polémicas de la fecha y el blooper que no fue: el gol que casi le hacen a Agustín Rossi desde la mitad de la cancha por quedarse festejando el 1-0 de Benedetto

·5  min de lectura
Se lo ve a Agustín Rossi festejando el gol de Benedetto; pero Lanús quiso sorprender con el saque del medio con un remate directo al arco y casi llega el 1-1
Se lo ve a Agustín Rossi festejando el gol de Benedetto; pero Lanús quiso sorprender con el saque del medio con un remate directo al arco y casi llega el 1-1

El fútbol argentino no da respiro. Hace unas fechas Boca estaba 13° en la tabla y ahora llegó a la cima luego del triunfo agónico ante Lanús, en el Sur (1-0), a la espera de lo que suceda esta noche de jueves con Atlético Tucumán y Gimnasia y Esgrima La Plata, en sus compromisos con Talleres de Córdoba y Arsenal, respectivamente. Pero la 19° fecha de la Liga Profesional del Fútbol Argentino, además de dejar emociones como el gol de Darío Benedetto sobre el final o la jugada de lateral-centro de Banfield que frustró a River en el Monumental, dejó también polémicas. La llegada del VAR al certamen argentino.

El penal que pidió Boca

A los 20 minutos del segundo tiempo, Frank Fabra se metió en el área tras un taco que recibió de Pol Fernández y parecía que se quedaba con el balón. Pero entonces, y con total intención, Franco Troyansky frenó el balón con el codo izquierdo dentro del área. Pareció penal para Boca, pero sorpresivamente, ni el árbitro Facundo Tello ni el VAR lo cobraron.

Zambrano y la tarjeta roja que fue amarilla

En la vereda opuesta, y más cerca del final, otra acción que generó discusión fue la que tuvo a Carlos Zambrano como protagonista. El peruano, ya con la pelota lejos de la acción y tras devolverle una pared a Nicolás Figal, le dio un golpe directo a Franco Orozco. El árbitro Tello le sacó tarjeta amarilla. Pero correspondía que el VAR convocara al árbitro y le indicara la expulsión por juego brusco. Nada pasó. No es algo nuevo. El zaguero hace jugadas de este estilo con cierta frecuencia, algo que lo hace caminar por la cornisa de la roja.

El penal a Borja que pidió River

Iban 45 minutos del segundo tiempo en el Monumental. Banfield se imponía 2-1, por los goles de Alejandro Cabrera y Julián Palacios. El Millonario había igualado transitoriamente con un cabezazo de Miguel Borja. Pero la polémica se dio sobre el final: tras un centro al área para el centrodelantero colombiano, Dylan Gissi (en su afán por marcarlo) lo termina cargando desde atrás y cae sobre la humanidad de Borja. Más allá de que desde una de las cámaras parece en un comienzo de la jugada que se estaban agarrando los dos, dio la sensación que fue penal, aunque el árbitro Nicolás Ramírez no lo sancionó y el VAR tampoco lo llamó para que observe la acción.

Penal no cobrado para el Globo

Huracán dejó pasar otra posibilidad de llegar a la punta. El martes, en el Tomás Adolfo Ducó, igualó 1-1 ante Barracas Central en un partido correspondiente a la jornada 19 de la Liga Profesional Argentina en el que terminó reclamando por un penal que el árbitro Pablo Echavarría no advirtió ni el VAR le informó. Otra polémica con el sistema de video arbitraje de por medio el Guapo.

La principal polémica de la noche fue una mano de Bruno Sepúlveda saltando en la barrera de un tiro libre. Lo protestó todo Huracán, pero no tuvo alerta del VAR para que el juez marque penal por ese brazo que interrumpió el lanzamiento de Franco Cristaldo. Huracán igual llegó al empate ante un rival cada vez más replegado: Merolla ganó en lo alto en un córner con el sello de Cristaldo y estampó el 1-1, de cabeza.

El acierto del VAR

Platense le ganó a Unión 1-0. Iban 48 minutos del segundo tiempo y Hernán Mastrángelo cobró penal porque vio falta de Castrillón sobre Bogado. Sin embargo, el juez fue llamado por el VAR , revisó la acción en el monitor, y vio que el mediocampista experimentado del Calamar se dejó caer en el área antes de recibir el contacto desde atrás. No había infracción del delantero tatengue. Se preparaba el propio Bogado para ejecutar la pena máxima, pero en ese instante Ariel Penel lo llamó a Mastrángelo para advertirle de la situación. Y volvió el falló atrás, con tiro libre indirecto para Unión.

El blooper de Rossi que no fue

Todo Boca festejaba el gol sobre el final de Benedetto. Ibarra y Pompei en el banco, los futbolistas xeneizes dentro del campo porque entendían que esa diferencia, a la altura del juego, ya le significaban los tres puntos para llevarse a la Bombonera. Sin embargo, una avivada de Lanús casi le quita el triunfo. No bien el Granate quiso sacar del medio, lo vieron adelantado y desconcentrado a Agustín Rossi y le patearon desde la mitad de la cancha. Si Tomás Belmonte le hubiera acertado al arco, era gol, ya que el arquero seguía festejando y estaba lejos de volver a ocupar su zona. Rossi es una de las grandes figuras de Boca en los últimos partidos con atajadas clave para esta remontada en la Liga Profesional, pero un error así le hubiera costado caro a él y a su equipo.