La polémica frase de Olave sobre Matías Suárez: "En River es segunda guitarra"

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

En ese momento, Juan Carlos Olave era el director deportivo de Belgrano de Córdoba, club en que ya se había consagrado como ídolo eterno habiendo sido clave para el ascenso de su gol en 2011 venciendo a River en la Promoción, acumulando luego otros grandes logros como jugar competencias internacionales y estar muy cerca de ganar la Copa Argentina.

El 'Pirata' estaba cerca de volver a bajar de categoría y desde Núñez, llegó una oferta que atentaba rotundamente con los plases de los cordobeses: se querían llevar a Matías Suárez, figura indiscutida del plantel y pieza clave si seguían soñando con seguir en Primera al menos por una temporada más.

 

De igual manera, nada pudieron hacer. El delantero se fue para Núñez y el equipo no sumó los puntos necesarios para quedarse. Sobre todo esto habló Juanca en Doble Mérito, un canal de entrevistas de YouTube, dejando algunos picantes títulos. 

 

"Hace tiempo que no hablo con Matías, me dolió la salida porque era un jugador fundamental, para ese Belgrano y para cualquier equipo de este país. Yo tenía debilidad por él, lo conocí cuando volvió de Belgrano, era un flaquito que nos duró un año porque la rompía toda, y lo jodía para que volviera porque sabía que tenía el deseo", comenzó diciendo. 

Luego, agregó: "Le tocó volver en uno de los momentos más difíciles del club y no es un chico que tenga el carácter para soportar el momento que vivía Belgrano. Encima nos habíamos ido los más grandes, toda la carga caía sobre él. En River es segunda guitarra, y de segunda guitarra te toca la mejor sinfonía. Si lo ponés con toda la carga encima la sufre. Es muy sumiso, tranquilo, reservado".

Ya hablando de algunas intimidades, soltó: "Cuando volvió a Belgrano le dimos la cinta de capitán y dijo que no le correspondía, se la devolvió a Farré. Y cuando Guillermo se retiró, todo recayó sobre Matías. Todo el mundo esperaba que solucionara los problemas que había en el equipo, pero, lamentablemente, no lo podía hacer".

Y cerró: "Lo entiendo porque lo conozco, y entiendo que estaba sufriendo muchísimo acá, me di cuenta que no iba a querer seguir porque lo encontré llorando en el vestuario, desde el lugar de la impotencia, sabiendo que no había armas, si equivocaron el momento, porque se dio en los últimos tres días del mercado. Si Matias se hubiera quedado Belgrano se habría salvado del descenso por la calidad de jugador que era, pero él no estaba preparado mentalmente para vivir lo que íbamos a vivir en ese semestre".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.