Polémica, cruce de opiniones e “hipocresía”: la ATP rompe una tradición y permitirá el “coaching” hasta fin de año como fase experimental

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Coaching en el tenis: la "sociedad" griega que forman el jugador Stefanos Tsitsipas y su padre y entrenador, Apostolos, hasta aquí era una de las que más polémicas generaron en el circuito.
Coaching en el tenis: la "sociedad" griega que forman el jugador Stefanos Tsitsipas y su padre y entrenador, Apostolos, hasta aquí era una de las que más polémicas generaron en el circuito.

El tenis, uno de los pocos deportes en los que el atleta compite solo dentro de la cancha sin ayuda externa, acaba de aprobar un cambio (en realidad, un ensayo) que rompe con una tradición: la ATP, el organismo que administra el circuito masculino, anunció que se permitirá el coaching, es decir la comunicación entre los jugadores y sus entrenadores , algo que muchos ya hacen pero que no estaba reglamentado y que provocaba constantes sanciones por parte de los jueces de silla.

El serbio Novak Djokovic y su entrenador, el croata Goran Ivanisevic.
El serbio Novak Djokovic y su entrenador, el croata Goran Ivanisevic. - Créditos: @WILLIAM WEST


El serbio Novak Djokovic y su entrenador, el croata Goran Ivanisevic. (WILLIAM WEST/)

El período de prueba permitirá estas “instrucciones” durante los partidos de la clasificación y del cuadro principal en los torneos del ATP Tour que comienzan en la semana del 11 de julio, después de Wimbledon. El ensayo también se autorizará durante el US Open (el último Grand Slam de la temporada) y se extenderá hasta el ATP Finals, popularmente conocido como la Copa de Maestros, que en noviembre cerrará la temporada en Turín. La fase de pruebas será sometida a evaluación colectiva al cierre de la temporada y se determinará si la potencial inclusión del coaching es beneficiosa o no.

El coaching estará permitido bajo las siguientes condiciones:

  • Los entrenadores deberán estar sentados en los asientos designados por el torneo.

  • El coaching (verbal y no verbal) solamente estará permitido si no interrumpe el juego ni crea molestias durante el punto al oponente.

  • El coaching verbal estará permitido solamente cuando el jugador se encuentra en el mismo lado de la cancha.

  • El coaching no verbal (señales con las manos) estará permitido en cualquier momento.

  • El coaching verbal puede consistir en unas palabras y/o frases cortas (no se permiten las conversaciones).

  • Los entrenadores no deben hablarle a sus jugadores cuando este abandona la cancha por cualquier motivo (por ejemplo, ir al baño para cambiarse la ropa).

  • Se aplicarán multas por el abuso o el mal empleo de las condiciones previas.

Si bien el coaching es una acción que se realiza durante los partidos desde siempre (a veces, a escondidas), la decisión de la ATP no pasa inadvertida en el circuito masculino. Algunos protagonistas del tour entienden que es “más de lo mismo pero reglamentado”. Incluso, es una situación que se ve abiertamente durante los partidos de la Copa Davis, en los que los capitanes se sientan en el mismo banco de los jugadores y tienen permitido comunicarse con ellos.

Otros creen que la autorización del coaching le quita una parte de la esencia al juego. En esta última posición se mostró, por ejemplo, el español Carlos Moya, exnúmero 1 del mundo y uno de los entrenadores de Rafael Nadal. “No estoy muy a favor del coaching. Lo que convierte al tenis en un deporte especial es que es el único donde estás solo contra el otro sin ayuda de nadie”, expresó Moya, en Eurosport. Claro que otros entrenadores, al escuchar o leer el testimonio del mallorquín, dijeron, entre risas, palabras más, palabras menos: “Si yo tuviera a Nadal pensaría lo mismo”.

August 25, 2018: Rafael Nadal coach Carlos Moya discuss practice at US Open Tennis championship at USTA
Carlos Moya, uno de los entrenadores de Rafael Nadal. - Créditos: @shutterstock


Carlos Moya, uno de los entrenadores de Rafael Nadal. (shutterstock/)

“Yo estoy a favor (del coaching), sobre todo para romper esta hipocresía en el ambiente y falta de consistencia con las sanciones a los entrenadores. A veces el juez de silla no se atreve, de repente al día siguiente se atreve por un coaching menos llamativo. Luego hay entrenadores que son multados por decir simplemente ‘¡Vamos!’ durante el juego. No era una situación estable, no estaba bien regulada”, comentó, en la web Tennis Majors, Gilles Cervara, coach del actual número 1 del mundo, el ruso Daniil Medvedev.

Y amplió: “Llevábamos un tiempo esperando el anuncio. Según tengo entendido, la decisión nace después de hacer una consulta a varios entrenadores. A mí me consultó Daniel Vallverdú [venezolano, ex coach de Andy Murray y de Juan Martín del Potro], que llevaba desde hace algunos años intentando poner esta iniciativa en marcha. Le indiqué que teníamos que parar ya con esta hipocresía, ya que todos los entrenadores hacen coaching en algún momento, ya sea con palabras o gestos. A partir de ahora, por fin queda autorizado como una práctica que existe. De todos mods no creo que cambie mucho, ya que la regla no permitirá que se produzca una diálogo extenso, como puede haber en un entrenamiento”.

El francés Patrick Mouratoglou, durante años entrenador de Serena Williams, actual conductor de la rumana Simona Halep y propietario de una de las academias de tenis más promocionadas del tour, celebró en Twitter: “Felicitaciones a la ATP por ‘legalizar’ una práctica que se ha realizado en casi todos los partidos durante décadas. No más hipocresía”.

Esas palabras en redes sociales fueron un disparador para otros comentarios más picantes, como el del tenista australiano Nick Kyrgios: “Totalmente en desacuerdo. Pierde uno de los únicos rasgos que ningún otro deporte tenía. El jugador tuvo que resolver las cosas por su cuenta. Esa era la belleza de eso. ¿Qué sucede si un jugador de alto perfil contra un jugador de bajo rango que no tiene o no puede pagar un entrenador?”.

El debate, a partir de la publicación de Mouratoglou (un protagonista que divide aguas en el mundo del tenis, ya que algunos lo tildan de “vender” una imagen de gurú que es irreal), continuó en las redes sociales. El australiano Todd Woodbridge, uno de los mejores doblistas de todos los tiempos (número 1 del mundo en 1992 y ganador de 83 títulos, 16 de ellos de Grand Slam junto con su compatriota Mark Woodforde y el sueco Jonas Björkman), disparó: “Es muy decepcionante ver que un entrenador de tan alto perfil admite abiertamente que ha infringido las reglas de nuestro deporte durante tanto tiempo”.

“Es patético” , se sumó el ruso Yevgeny Kafelnikov, número 1 del mundo en 1999.

“Este es particularmente malo de tu parte, Todd. Llevas mucho tiempo en el tour. ¿Por qué niega la evidencia de que el coaching ocurre todos los días en las canchas? ¿Tratar deliberadamente de hacerme quedar mal y acusarme? Esto es decepcionante...” , le respondió Mouratoglou al australiano. Y este volvió a escribirle: “Bueno, honestamente puedo decir que mis entrenadores no hicieron coaching desde la grada”.

El tema no es nuevo. De hecho, en algunos certámenes del circuito femenino y del tenis adaptado el coaching ya está autorizado. Esta decisión que adoptará la ATP, además de dejar de sancionar a los entrenadores como al griego Apostolos Tsitsipas (el padre y coach de Stefanos Tsitsipas, el actual 6° del ranking, que es sin dudas uno de los que más mensajes filtran a su pupilo durante los juegos y que más castigos recibe), actuará como una interesante fase experimental. El tenis es un deporte que, más allá de su tradición, se adaptó a distintos cambios. Y este, en lo inmediato, podría ser uno más.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.