En plena confrontación en Gaza, Israel mata a 2 en Cisjordania

·4  min de lectura
MOR-GEN ISRAEL-PALESTINOS (AP)
MOR-GEN ISRAEL-PALESTINOS (AP)

Israel y los insurgentes palestinos intercambiaron salvas de disparos por cuarto día consecutivo el sábado: el grupo Yihad Islámica lanzó más de mil proyectiles y el ejército israelí bombardeó objetivos dentro de la Franja de Gaza.

No se reportaron víctimas de inmediato ni en Gaza ni en Israel el sábado. Pero en un recordatorio de la incendiaria situación en la Cisjordania ocupada, una incursión militar en el campo de refugiados de Balata, en la ciudad norteña de Nablus, mató a dos palestinos. El Ministerio de Salud palestino identificó a los fallecidos como Said Mesha, de 32 años, y Adnan Araj, de 19. Al menos otros tres resultaron heridos en la redada, la última de las operaciones israelíes casi diarias contra presuntos milicianos en el territorio.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Mientras, las esperanzas de un alto el fuego inminente entre Israel y Yihad Islámica Palestina se desvanecieron cuando el ejército bombardeó a primera hora del sábado un apartamento perteneciente Mohammed Abu Al Atta, un comandante de la milicia, entre otros edificios en vecindarios densamente poblados.

Por su parte, insurgentes de Yihad Islámica lanzaron una andanada de proyectiles hacia el sur de Israel, donde se ha pedido a millones de residentes que no se alejen de habitaciones seguras y refugios antiaéreos.

Funcionarios israelíes dijeron a reporteros que los esfuerzos mediados por Egipto para alcanzar una tregua seguían en marcha, pero que el país descartó las condiciones presentadas por la milicia. Israel ha dicho que solo la calma se responderá con calma, mientras que Yihad Islámica ha presionado para que Israel acepte suspender los asesinatos selectivos, entre otras exigencias.

En declaraciones a medios locales, los funcionarios israelíes explicaron que si el lanzamiento de proyectiles desde Gaza continúa, “los ataques (sobre el enclave palestino) continuarán y se intensificarán”.

Las hostilidades estallaron el martes cuando las fuerzas israelíes mataron a tres altos mandos del grupo insurgente a los que consideraban responsables de disparar proyectiles contra el país la semana pasada. Al menos 10 civiles, entre los que había mujeres, niños pequeños y vecinos no implicados, fallecieron en ese operativo inicial, que fue condenado en la región.

En los últimos días, Israel ha efectuado más ataques aéreos, acabó con la vida de otros comandantes de Yihad y destruyó sus centros de mando y puestos de lanzamiento de cohetes. El viernes, la aviación israelí mató a Iyad al-Hassani, quien había sustituido al líder de las operaciones militares del grupo asesinado en el primer día de choques.

El Ministerio de Salud palestino reportó la muerte de 33 palestinos, de los cuales seis eran menores, e indicó que más de 147 resultaron heridos.

Yihad Islámica respondió disparando proyectiles sobre el sur y el centro de Israel. El viernes, intensificó sus ataques con cohetes hacia Jerusalén que activaron las alarmas antiaéreas en asentamientos israelíes al sur de la disputada ciudad. La mayoría de los proyectiles no alcanzaron objetivos o fueron interceptados por el sistema de defensa aéreo israelí Cúpula de Hierro. Pero en la víspera, uno mató a una mujer de 80 años en Rehovot y dejó varios heridos.

Hamas, el grupo insurgente más importante de Gaza, que gobierna el territorio desde 2007, ha elogiado los ataques de Yihad Islámica pero no se ha implicado en el conflicto, según las autoridades israelíes, lo que ha limitado el alcance de los enfrentamientos.

Como gobierno de facto responsable de las pésimas condiciones de vida en el bloqueado territorio, Hamas ha tratado de limitar sus confrontaciones con Israel. Yihad Islámica, una milicia más ideológica y apegada a la violencia, ha tomado la iniciativa en las últimas rondas de choques.

La letal incursión israelí del sábado en Balata volvió a poner a Cisjordania en el centro del conflicto. Según los residentes, las fuerzas israelí emplearon misiles para atacar el refugio de los insurgentes, y compartieron imágenes de una gran explosión y columnas de humo en el abarrotado campo de refugiados.

Los dos palestinos muertos no eran el objetivo del operativo, contaron los testigos, Sino que formaban parte de la multitud de manifestantes que arrojaban rocas y petardos a los soldados. El ejército no realizó comentarios de inmediato.

Israel lleva a cabo redadas casi diarias para detener a presuntos insurgentes palestinos en Cisjordania que, en lo que va de año se han cobrado la vida de al menos 111 palestinos, el peor dato en dos décadas. Al menos la mitad de los fallecidos estaban afiliados a grupos insurgentes, según un conteo de The Associated Press. Al menos 20 personas perdieron la vida en ataques palestinos en Israel en el mismo periodo.

___

DeBre informó desde Jerusalén.