Plegarias mexicanas son escuchadas y Ochoa evita derrota ante Polonia

Foto del martes del arquero de Mexico Guillermo Ochoa con sus compañeros tras el empate ante Polonia

CIUDAD DE MÉXICO, 22 nov (Reuters) - Fieles de la Ciudad de México han visitado la Parroquia de San Gabriel Arcángel en cada Copa del Mundo desde 1970, y el martes sus oraciones a la estatua del niño Jesús vestida con el uniforme de la selección nacional parecen haber sido escuchadas.

El portero de México, Guillermo Ochoa, detuvo magníficamente un penalti en la segunda parte al capitán de Polonia, Robert Lewandowski, y el "Tri" comenzó el torneo en Qatar con un empate sin goles.

"Creo que verlo vestido así va a traer unidad y esperanza, y así poder ir avanzando en cada partido", dijo el padre José Guadalupe Godínez sobre la estatua en una entrevista con el diario mexicano Milenio.

La figura religiosa -conocida como el "Niño de los Milagros"- lleva el uniforme completo de la selección mexicana, acompañada de un balón y una bandera, todo donado por los feligreses.

"Creo que los aficionados, antes de que empiece el partido, se encomiendan ante Dios y esos feligreses buscan alguna manera de expresar su fe en esta original idea", dijo Godínez.

México espera seguir teniendo buena suerte el sábado, cuando enfrente a una Argentina herida y derrotada 2-1 por Arabia Saudita en su estreno en el Grupo C.

(Reporte de Janina Nuno Rios en Ciudad de México)