Piqué se despide del Camp Nou con el Barça líder provisional

Madrid, 5 nov (EFE).- Gerard Piqué, uno de los mejores centrales de la historia, se despidió del Camp Nou con un sentido homenaje y su Barcelona líder provisional de LaLiga Santander tras imponerse por 2-0 al Almería.

El defensa catalán, campeón de todo con el conjunto azulgrana y del mundo y de Europa con la selección española, recibió un merecido tributo antes y cuando fue reemplazado por una afición entregada a un jugador que ha logrado una treintena de títulos con su equipo y que se ha convertido en leyenda culé. Salió del césped prácticamente entre lágrimas bajo una tremenda ovación.

Xavi Hernández le concedió la titularidad para una fecha tan señalada. La emoción por su adiós estuvo acompañada por el resultado deportivo que deja al Barcelona al frente de la tabla con dos puntos de ventaja sobre el Real Madrid, que visitará el lunes al Rayo Vallecano en el último partido de la decimotercera jornada.

El Barcelona sacó adelante el partido sin grandes alardes y con algún susto, como una galopada del belga Largie Ramazani, que no supo culminar ante el meta alemán Marc-Andre Ter Stegen y alguna que otra aproximación peligrosa del bloque almeriense.

El polaco Robert Lewandowski esta vez no marcó. Incluso falló un penalti a los 7 minutos. Lo hicieron el francés Ousmane Dembele (m.48), con un disparo suave colocado junto al palo, y el neerlandés Frenkie de Jong (m.62), al aprovechar un rechace del portero Fernando a un tiro de Ansu Fati.

Entre ambos sentenciaron el partido y solo quedó esperar al momento en el que Piqué dejara el campo. Ocurrió a seis minutos del final. Fue reemplazado por el danés Andreas Christensen. Se quitó el brazalete, abrazó a sus compañeros y se retiró emocionado saludando a una afición entregada en la que ha dejado un recuerdo imborrable.

Osasuna prolongó su estado de gracia gracias a la inspiración del argentino Chimy Ávila y amargó el debut de Carlos Carvalhal como técnico del Celta al llevarse el triunfo del estadio de Balaídos por 1-2, lo que le instala provisionalmente en la zona europea.

El bloque de Jagoba Arrasate, que ha sumado diez de los últimos doce puntos disputados, tuvo en el Chimy a una figura estelar. Abrió la cuenta a los 8 minutos con un magnífico disparo cruzado y con un potente remate de cabeza (m.28) desequilibró de nuevo el choque después de que Iago Aspas lo hubiera igualado (m.19).

El Celta, que no gana desde el 2 de octubre, trató de recomponer la figura y evitar un nuevo tropiezo. Por momentos soñó en que podría al menos salvar un punto cuando el colegiado decretó penalti (m.78) por mano, pero tras consultar el vídeo dio marcha atrás a su decisión, lo que le deja abajo y con posibilidad de caer a zona de descenso si el Sevilla vence este domingo el derbi al Betis.

El Valladolid aprovechó la visita del colista Elche para sumar un nuevo triunfo (2-1) y seguir afianzando la permanencia. Pudo ganar por un resultado más abultado, pero se lo impidió el meta Edgar Badía, pletórico en Zorrilla.

Javi Sánchez (m.40) y Roque Mesa (m.46), tras un magnífico pase del ecuatoriano Gonzalo Plata, encaminaron el tercer triunfo seguido en casa del equipo de José Rojo 'Pacheta', aunque entre Badía y una diana de Josán Fernández (m.63) no le permitieron respirar tranquilo hasta el pitido final. El técnico argentino Jorge Almirón sigue sin conocer la victoria.

Otro guardameta, David Soria, permitió al Getafe salvar un empate a cero ante el Cádiz en el Coliseum Alfonso Pérez en otro duelo con la permanencia como objetivo.

Hubo cuatro centrales lesionados, los locales Domingos Duarte y Djene Dakonam y los visitantes Víctor Chust y Fali, tres expulsados, los getafenses Gastón Álvarez y Portu y el cadista Luis Hernández, y un lanzamiento de falta al palo del turco Enes Unal en la última acción del choque que podía haber significado, tras tantos apuros, el triunfo del equipo madrileño.

Las tablas dejan al Cádiz en zona de descenso, empatado con Celta y Espanyol, y al Getafe con tres puntos de margen respecto a la zona roja.

José Antonio Pascual

(c) Agencia EFE