Qué piensan y qué van a hacer los tenistas argentinos respecto a Wimbledon, que no dará puntos para el ranking

·6  min de lectura
Diego Schwartzman
Christophe Ena

PARÍS.– El 27 de junio, en el mediodía de Londres, comenzará Wimbledon, el tercer certamen de Grand Slam de la temporada. Una cita siempre esperada, infaltable en el calendario de las figuras del tenis... Aunque este año, quizás, y de una manera fuera de lo común, acaso no sea tan imperdible como en otras ocasiones. Las razones son de conocimiento público.

Tras la invasión rusa a Ucrania, varias federaciones deportivas suspendieron a los equipos de Rusia y su aliado bélico, Bielorrusia. En el tenis, la Federación Internacional (ITF) dejó fuera de la Copa Davis a ambos países –Rusia era el defensor del título– y también de su similar femenino, la Billie Jean King Cup. Hace unas semanas, bajo presión del gobierno británico, Wimbledon dio un paso más allá y anunció que no admitiría a los tenistas rusos ni a los bielorrusos. Una determinación política que deja al margen a varias figuras del tour, entre ellas, los rusos Daniil Medvedev y Andrey Rublev, números 2 y 7 del mundo, y la bielorrusa Victoria Azarenka, ex Nº 1 y ganadora en dos ocasiones del Abierto de Australia.

El viernes pasado, la ATP, la WTA y la ITF respondieron de manera conjunta al club All England, organizador del certamen, con una medida punitiva: “No vemos otra opción que remover los puntos del ranking ATP para Wimbledon”, se anunció, para “proteger los derechos de los jugadores de cualquier decisión unilateral, que sienta un peligroso antecedente de discriminación”. Esta respuesta también encendió discusiones. Más allá de sus usuales divergencias con la cúpula de la ATP, Novak Djokovic expresó: “Me alegra que los jugadores estén alineados con la ATP y le hayan mostrado a un torneo de Grand Slam que, cuando se comete un error, habrá consecuencias”. Y eso que el serbio es el primer perjudicado por la determinación que tomó la entidad que rige el tour masculino, ya que no podrá revalidar los 2000 puntos ganados en 2021 como defensor del título.

Novak Djokovic no podrá revalidar sus puntos de campeón en Wimbledon, tras la decisión de la ATP no otorgar unidades para el ranking, en represalia por la exclusión a los rusos y los bielorrusos en el certamen londinense.
Manu Fernandez


Novak Djokovic no podrá revalidar sus puntos de campeón en Wimbledon, tras la decisión de la ATP no otorgar unidades para el ranking, en represalia por la exclusión a los rusos y los bielorrusos en el certamen londinense. (Manu Fernandez/)

Y es entonces cuando los jugadores, por su cuenta, deben evaluar qué hacer. Porque Wimbledon no tendrá puntos pero es un campeonato de máximo prestigio, con una interesante bolsa de premios por repartir. Algunos, si no precisan ese ingreso monetario o no están cómodos con el tenis sobre césped, pueden decidir saltarse la cita y prepararse para las competencias siguientes. Aquí es donde el panorama se abre como un abanico.

Aun sin puntos en juego, Djokovic irá a Londres: “Sigue siendo un certamen de Grand Slam. Wimbledon, para mí, fue mi torneo soñado cuando era pequeño. No lo veo pensando en puntos o dinero. Para mí siempre será otra cosa”. Del otro lado, Naomi Osaka podría tachar de su calendario el campeonato: “Yo soy la clase de jugadora que se motiva por ver subir mi lugar en el ranking. Wimbledon sin puntos se parece mucho a una exhibición. Todavía no tomé ninguna decisión, pero es posible que no acuda bajo estas circunstancias”, sostuvo la japonesa.

¿Y los argentinos? Entre ellos pesan las razones personales. Diego Schwartzman, que siempre está atento a lo que sucede en el circuito, dio su punto de vista: “No entiendo por qué se llega a esta situación. Toman decisiones que afectan a muchos jugadores. Creo que la ATP intercedió porque son individuos que querían jugar un torneo, y nosotros jugamos con nuestro nombre más allá de los países, pero se tomó una decisión muy extrema, y no debería haber sido así. Hay tenistas a los que se les van 2000, 1200, 720 puntos que no pueden defender. ¿Un boicot? No, no hay manera, porque tienen que estar todos de acuerdo y no es lo que pasa”. El 16º del ranking aún no tiene claro qué hará: “No lo sé. No deja de ser Wimbledon. Voy a esperar para ver qué hacen otros jugadores. Iba a ir en familia. Me llamaron y me dijeron «no hay puntos, vamos a otro lado». Voy a jugar en Queens y en Eastbourne, eso sí, y decidiré. No deja de ser un torneo que tiene historia. Ojo: todavía Wimbledon no hizo nada oficial después del anuncio de la ATP. Sería coherente esperar un poco más”.

Peque Schwartzman: "Wimbledon no deja de ser un torneo que tiene historia".
ALBERTO PIZZOLI


Peque Schwartzman: "Wimbledon no deja de ser un torneo que tiene historia". (ALBERTO PIZZOLI/)

Su compatriota Federico Delbonis no duda. “A Wimbledon voy a ir. Más allá de que no haya puntos, mi idea es jugar el torneo. Hay decisiones que trascienden el deporte que no son tan buenas; no somos un estado como para decidir sobre cosas que tienen que ver con el mérito del deportista, y por eso estoy de acuerdo con la decisión que la ATP tomó de apoyar a los tenistas rusos, que no tienen nada que ver con lo que está pasando. Obviamente, también creo que es terrible lo que está pasando en Ucrania”, expresó el zurdo ante LA NACION en Roland Garros.

En líneas generales, al igual que Delbo, buena parte de los argentinos tiene pensado ir. Para algunos, sobre todo los que tienen puestos más bajos en el ranking, el prize money de Wimbledon es una ayuda insoslayable, útil para solventar gran parte de su gira anual. Con más razón en el caso de los que tratan de acudir a la clasificación previa que se hace en Roehampton, a unos 10 minutos en auto del All England, porque también en ella el ingreso monetario es muy superior a lo que pueden lograr en un challenger. Es lo que hará Pedro Cachin, que está radicado en España desde hace varios años, y que ya acudió un par de veces a la qualy. También Camilo Ugo Carabelli lo tiene decidido: “Sí, claro que voy a ir, aunque sea a saludar. Pero quiero vivir la experiencia. Es algo que me gané y quiero estar por lo menos una vez ahí”, apuntó el porteño de 22 años.

Camilo Ugo Carabelli: "Iré a Wimbledon, aunque sea a saludar".
Prensa AAT


Camilo Ugo Carabelli: "Iré a Wimbledon, aunque sea a saludar". (Prensa AAT/)

Es una pena que no haya puntos. Tendría que estar en los zapatos de la ATP para ver si fue una buena decisión, pero algo había que hacer. Da algo de bronca porque no es la primera vez que surgen injusticias en los torneos de Grand Slam. Me acuerdo cuando se tomó la decisión de no jugar la qualy en el US Open en el año de la pandemia, cuando Roland Garros cambió su fecha por su cuenta... Yo sí, lo jugaría”, expresó Facundo Bagnis.

Tomás Martín Etcheverry, cerca (88º) del rosarino (103º) en el ranking, posiblemente también acuda a protagonizar el main draw. A su vez, Francisco Cerúndolo manifestó: “Voy a jugar en Queens, pero no sé qué va a pasar con Wimbledon. Tendría que verlo”. En un tono similar se expresó Sebastián Báez: “Estoy anotado, pero aún no sé si iré. Ya veremos qué decisión tomaremos, más allá de que haya puntos o no”.

Sebastian Báez se anotó en Wimbledon, pero no confirma por ahora su viaje.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT


Sebastian Báez se anotó en Wimbledon, pero no confirma por ahora su viaje. (ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/)

Es posible que aún no esté dicha la última palabra, que las negociaciones continúen en los próximos días y que a su vez Wimbledon responda a la determinación de la ATP, la WTA y la ITF. A un mes de que las raquetas suenen sobre el verde césped, la polémica promete más capítulos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.