La pesadilla que vivió el tenista Tomás Etcheverry: calabozo en Alemania, deportación y Covid-19

·3  min de lectura
El tenista argentino Tomás Etcheverry vivió una pesadilla tras superar el límite de permanencia en Europa.
El tenista argentino Tomás Etcheverry vivió una pesadilla tras superar el límite de permanencia en Europa.

Tomás Etcheverry, 144° del ranking mundial, es uno de los más destacados de una nueva generación de tenistas argentinos que intenta entrar en el Top 100 y consolidarse en el tour, en un contexto siempre complejo para los jugadores de nuestro país (limitaciones económicas, distancia geográfica, falta de infraestructura). Durante su última gira por Europa y tras haber sobrepasado el límite de permanencia en el Viejo Continente, el platense vivió una verdadera pesadilla. De hecho, permaneció detenido durante un día.

El 11 de septiembre pasado, después de perder con el porteño Juan Manuel Cerúndolo en las semifinales del Challenger de Banja Luka, Bosnia, Etcheverry (22 años) emprendió un viaje a Szczecin, Polonia, para seguir compitiendo en certámenes de esa categoría, la segunda del tenis profesional. Sin embargo, nada salió como proyectaba…

El platense Tomás Etcheverry, 144 del mundo, uno de los más destacados de la nueva generación de jugadores argentinos.
Rodrigo Nespolo


El platense Tomás Etcheverry, 144 del mundo, uno de los más destacados de la nueva generación de jugadores argentinos. (Rodrigo Nespolo/)

“Tuve que cruzar por Alemania. Era todo normal hasta que, en el aeropuerto, cuando me pidieron el pasaporte, me hicieron a un lado de la fila de pasajeros. Estaba solo. No sabía bien lo que pasaba. Observé que hablaban entre las autoridades de migraciones hasta que se me acercaron dos integrantes de la Policía Militar. Sinceramente no entendía nada entre el idioma y todo lo que ocurría a mi alrededor, tuve mucho miedo”, contó Etcheverry, en un reportaje con el diario El Día, de La Plata.

Las autoridades de migraciones le explicaron que había superado el límite de permanencia en Europa. “Me dijeron que son 90 días en países que pertenecen a la Comunidad Económica Europea y que me tenían que deportar. En ese momento entré en pánico” , confesó el jugador entrenado por Carlos Berlocq.

Lo peor no fue eso. Según relató el tenista, fue trasladado a una comisaría de la ciudad de Köln y esposado. Permaneció por más de 24 horas en un calabozo. Pudo hablar con sus familiares mientras las autoridades de la ATP intercedían. “Cometí un error sin querer -continuó diciendo- ya que superé por 23 días el límite de estar ininterrumpidamente en el territorio de la Comunidad Económica Europea, que por la pandemia se redujo a solamente tres meses, pero mi falla estuvo en que creí que al ir (desde Europa) a jugar el US Open no se contabilizaba ese lapso del tiempo, pero no fue así, siguió corriendo en el conteo”.

“Me trataron bien, pero me sentí como un delincuente. Ni bien me dijeron que estaba en libertad tomé el primer avión para volver a la Argentina” , aportó Etcheverry. Llegó a Buenos aires tras hacer escalas en Estambul y Río de Janeiro. Pero al llegar a Ezeiza y ser testeado, le salió positivo de Covid-19. “Fue otra sorpresa. En mi estadía en Europa y Estados Unidos me hicieron un sinfín de hisopados, todos negativos. Me trasladaron en un taxi especial a un hotel en Buenos Aires, donde estuve aislado solo en una habitación durante diez días” , contó el tenista.

Luego de recibir el alta médica, Etcheverry se realizó distintos chequeos y, al tener buenos resultados, comenzó a entrenarse nuevamente. Su regreso al circuito será desde la semana próxima, en el Challenger de Buenos Aires, en el Racket, en Palermo. La pesadilla ya pasó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.