Se perdió el viaje de egresados por jugar un torneo y el pádel cambió su vida: llegó a ser número 1 del mundo

·5  min de lectura
Sebastián Nerone se despidió del pádel profesional en el Buenos Aires Pádel Masters.
Crédito: Prensa Buenos Aires Pádel Masters

Si le hubiera quedado un objetivo por cumplir, no hubiera tomado su decisión. Si le hubiera quedado una pelota por disputar, confirma que no estaría en esta situación. Porque él es así: un hombre apasionado, luchador y convencido de su talento. Un jugador profesional, aguerrido y que dio todo. Se entregó al máximo por un deporte que le devolvió aún más. Anunció su retiro en octubre, con 45 años, pero la decisión la había tomado a comienzos de temporada. Convencido y satisfecho, no dudó. Debieron pasar esos meses de procesos, asentamiento emocional y conclusiones para darla a conocer. Hoy, con una sonrisa y el disfrute a flor de piel, se muestra en Buenos Aires Pádel Masters, auténtico.

A Sebastián Nerone no le quedó nada por dar dentro del pádel. Desde sus 14 años cuando conoció el deporte en medio del auge en la Argentina, hasta hoy, cuando se entregó al ciento por ciento por sus sueños y metas. Y se vieron superadas. A través del deporte encontró el amor, a su familia y su eje. Forjó su carácter, aprendió de estrategias, anatomía del cuerpo humano y nutrición. Conoció el mundo, de las relaciones humanas y del trabajo en equipo.

El predio de La Rural, donde se desarrolla el Buenos Aires Pádel Masters, se visitó de gala y despidió a Nerone con emoción. A él, le hubiera gustado que sea en una instancia más avanzada en el cuadro, pero no pudo ser. En su partido debut en primera ronda, junto a Maxi Grabiel, no pudieron y perdieron 6-2 y 6-4 frente a Antonio Fernández Cano y José García. Jugó a dejarlo todo, motivado por el aliento de Mar, su mujer y sus dos hijas (Camila y Valentina), quienes ingresaron a la cancha a darle una placa de reconocimiento, y le puso punto final a su carrera deportiva.

“Vine a competir y hacerlo de la mejor manera como lo hice siempre. Trataré de ganar y extender mi participación en el torneo lo máximo posible, después cómo lo hagamos, dependerá de nosotros y de cómo se vaya dando el cuadro”, dijo a LA NACIÓN, horas antes de su última función.

Sebastián Nerone se despidió del pádel profesional en el Buenos Aires Pádel Masters.
Crédito: Prensa Buenos Aires Pádel Masters


Sebastián Nerone se despidió del pádel profesional en el Buenos Aires Pádel Masters. (Crédito: Prensa Buenos Aires Pádel Masters/)

Inundado en emociones, que disimuló con sonrisas, aplausos y abrazos, quien supo ser número 1 del ranking mundial en 2001 junto a Gaby Reca y ganador de cinco títulos, dijo adiós. Y el cariño del público, el reconocimiento de sus compañeros de circuito, sus amigos y familiares le hicieron sentir su apoyo, su cariño y agradecimiento. Son pocos los deportistas, que dentro de un ambiente tan competitivo llegan a ser valorados y reconocidos por sus colegas. Nerone lo es.

“Psicológicamente lo fui asumiendo hace unas semanas ya, eso me ayudó bastante. No fue una cosa de un momento para el otro y como ya lo había masticado un poquito durante el transcurso del año, digamos que ya lo tenía asumido. Emocionalmente, estando acá, es peor. Porque nunca pensé que iba a tener tanta repercusión mi retiro. Porque yo me dediqué toda la vida a jugar al pádel e intentar comportarme bien, y eso parece que tiene un valor increíble, de lo que me di cuenta ahora con tantas muestras de cariño”, describe.

Representó al país en Mundiales (fue campeón en dos oportunidades) y disputó 279 partidos oficiales en 2021. Tuvo en su carrera profesional pocas parejas deportivas: Gaby Reca, con quien compartió 12 años del circuito; Cristian Gutiérrez, con quien pasó cuatro, y estas últimas temporadas compartió el circuito junto a Maxi Grabiel. Este hecho fue algo que lo caracterizó. Se considera un jugador paciente, obsesivo pero que confía en los procesos. Prefiere mantenerse ajeno a la vorágine y verticalidad que produce la obsesión por lo inmediato.

“No es fácil adaptarse al cambio de pareja. Pero el cambio creo que corresponde un poco a lo que es la vida misma, a la ansiedad por lograr resultados automáticamente. Entonces es difícil confiar en un proyecto que no arranca con buenos resultados en un principio. Por eso hoy, en vez de apostar, se prefiere cambiar y tratar de buscar otra cosa que te dé resultados instantáneos. Es complejo, pero es así. A mi es de lo que menos me gusta”, reflexiona el jugador, que se despide siendo número 88 del mundo.

-En tus 25 años de carrera profesional, ¿Cómo ves la evolución del World Padel Tour?

-En este momento el circuito está imparable, cosa que siempre me costó creer. Durante toda mi carrera escuché decir ‘voy a invertir, voy a hacer que el pádel crezca’ y eso nunca sucedió. Y hoy, no se puede detener. Entró en muchos países nuevos, y con tanta fuerza, que el fenómeno es justamente eso, imparable. Es verdad que cambió y hubiera estado bueno que el nivel de premios y patrocinios que hay hoy hubieran existido 15 años atrás. Pero bueno, creo que formó parte de este crecimiento y pude aportar mi granito de arena en este desarrollo.

-¿Qué te llevás de tu carrera profesional?

-El pádel me dio todo. Me dejó amigos, historias y títulos, me dio la posibilidad de conocer el amor y formar una familia. Veinticinco años atrás no me lo esperaba, pero estaba convencido de qué era lo que quería. Dejé de ir a mi viaje de egresados por jugar un torneo en Mendoza y gracias a ese resultado es que devino todo lo demás. Dejé la Argentina muy chico, me costó pero valió la pena. Me moldeó, porque lo que me pasó a mi es lo que nos pasa a la mayoría de los argentinos que emigramos en busca de este sueño: estás solo y cada derrota que tenés afuera del país, duele, y duele muchísimo. Entonces el perder duele tanto que buscás hacer todo lo posible para ganar y evitar ese dolor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.