Perdió Boca: de la peligrosa invasión de cancha en Santiago del Estero a la explicación de Sebastián Battaglia

·2  min de lectura
Izquierdoz es rodeado por fanáticos, en el campo de juego de Central Córdoba
Izquierdoz es rodeado por fanáticos, en el campo de juego de Central Córdoba

Boca tuvo un retroceso. Central Córdoba lo obligó a pisar el freno y recapitular. La derrota por 1 a 0 en Santiago del Estero será, sin dudas, un partido del que el plantel aprenderá muchísimo.

Porque es verdad, el equipo no jugó bien. Pero así y todo malogró demasiadas situaciones de gol (aun las originadas por arrebatos de individualidad y sin mucho esmero en las formas de acercarse al arco rival). Más claro: Boca debió haber, al menos, empatado. Pero esta vez le tocó perder.

“Tuvimos situaciones, incluso antes que ellos abran el marcador, con pelotas en el palo. El fútbol tiene esas cosas, son partidos donde no la podés meter, ellos te meten un gol y es difícil llegar a la igualdad. La del final de Vázquez pasa cerca”, analizó Sebastián Battaglia en conferencia de prensa.

En relación al demorado cambio de Luis Vázquez por Orsini, el entrenador de Boca explicó: “Buscamos opciones, hay muchos partidos por delante, buscamos compensar los minutos y hablamos con Nico en la posición y donde lo había hecho en Lanús, intentamos que tenga minutos y su posibilidad en la cancha. No es una posición que desconoce”.

Sobre un segundo semestre que será muy intenso, el DT consideró: “Hay mucho desgaste, los partidos son intensos. Solo un equipo [Platense] ganó sus dos partidos. Tuvimos la chance y no lo pudimos hacer, el fútbol argentino tiene esto, y más que a Boca le quieren ganar todos”.

El partido en Santiago del Estero fue chato. Y aún así, Boca hizo méritos para anotar al menos un gol. Lo tuvieron Pol Fernández e Izquierdoz en el primer tiempo, y Villa, Bendetto y Vázquez en el complemento. Pero la pelota no quiso entrar.

Sobre el final se produjo una insólita invasión de cancha, en la que decenas de fanáticos abordaron a los futbolistas de Boca, despojándolos de su indumentaria. El asunto no pasó a mayores porque los que pisaron el campo de juego lo hicieron con el único objetivo de llevarse un souvenir o una selfie de los jugadores del Xeneize, sin que se hayan reportado agresiones o incidentes. Pero sí se trató de una gravísima falla del operativo policial de la organización del encuentro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.