"La Pequeña Lulú" sigue a la espera de mejor paga

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, junio 4 (EL UNIVERSAL).- Ocho años sin derrota convierten a Lourdes Juárez en una sólida campeona del mundo, pero que ha sufrido para volver al ring, al que regresará casi siete meses después para hacer la tercera defensa del fajín supermosca del Consejo Mundial de Boxeo.

Su rival será la argentina Débora Polvorita Gómez, con quien "La Pequeña Lulú" se meterá al ensogado montado en el Domo de la Feria de Fresnillo, Zacatecas, con el objetivo de lograr su victoria 34.

"La conozco bien, es zurda, una chica que va para adelante, pero para eso y más me preparé durante más de seis semanas", advierte la capitalina.

Regresar al espacio donde se ha hecho famosa la motiva, pero alcanzar mejores ganancias es su principal reto. "Es un poco triste. Saber que ya soy campeona del mundo y sigo ganando como normalmente lo hacía. Es un orgullo ser campeona, pero siento que todavía les cuesta a los patrocinadores apostarle a las mujeres. No es fácil, sobre todo en lo mental, entrenar y entrenar, pero sin fecha para pelear. Me desespero, porque este es mi trabajo y me metí al boxeo para darle una mejor vida a mis hijos, así que hay que aprovechar esta pelea".

Así que tiene claro qué hará en caso de ganar esta noche, cambiará de categoría en busca de más dinero. "Quiero el título mosca de Marlen Esparza", lo que significaría pelear en Estados Unidos y recibir mejores bolsas.

Juárez, de 35 años de edad, llega al compromiso tras vencer en noviembre pasado a Luz Elena Aguilar; antes, superó a Diana Fernández en Ciudad Juárez, para retener el cinturón que le arrebató a Guadalupe Martínez en diciembre de 2020.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.