Los penaltis, la última herida de Guardiola

Londres, 27 oct (EFE).- Pep Guardiola, en sus seis años en Mánchester, ha sido capaz de solventar todos los obstáculos que han salido a su paso. Desde los problemas en defensa, hasta la falta de un delantero, pasando por el rejuvenecimiento del pivote. Todo lo ha solucionado, menos una muesca, una última herida que no para de sangrar: los malditos penaltis.

El Manchester City, desde la llegada de Guardiola, ha marcado menos del 70% de los penaltis que ha tirado. Apenas un 69%, muy poco para un equipo hecho para ganarlo todo. Desde el aterrizaje del técnico español, el City ha errado 35 de los 80 penaltis que ha tirado, siendo el que más ha lanzado de la Premier League.

"Admiro mucho el coraje y la valentía de los futbolistas que tiran los penaltis", dijo el pasado martes Guardiola, después del enésimo penalti fallado por su equipo. "La realidad es que desde que llegué aquí, no sé cuántos millones de penaltis hemos fallado y es un gran problema", añadió.

Los últimos fallos han estado a cargo de Riyad Mahrez, que erró uno con 0-0 ante el Copenhague, partido que el City no ganó, y otro con 0-0 contra el Borussia Dortmund, en otro encuentro que tampoco ganaron los 'Sky Blues'.

Erling Haaland, entre otras muchas cosas, llegaba para solucionar los problemas de los ingleses desde los once metros, pero el destino ha querido que los últimos tres lanzamientos desde el punto fatídico le hayan pillado fuera del campo.

El noruego, que anotó las dos primeras penas máximas de la temporada, se retiró al descanso del 5-0 contra el Copenhague, un partido en el que Mahrez sí marcó, no jugó en el 0-0 contra los daneses y también se fue en el descanso contra el Dortmund. La parte positiva es que con Haaland, que ha anotado en su carrera 29 de los 31 penaltis que ha tirado, el lanzador principal está asegurado, el problema es sin él.

Y el mal de los penaltis es algo endémico de este Manchester City, que además se ha acostumbrado a fallarlos en momentos clave de la temporada y ante los mejores equipos. El más sangrante de todos y de peor recuerdo para la hinchada 'cityzen' es el que marró Sergio Agüero en los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Tottenham Hotspur.

Los 'Spurs' iban 1-0 arriba con gol de Heung-min Son cuando Agüero, en los once metros, se encontró con Hugo Lloris. Ese fallo terminó siendo clave porque el Tottenham pasó por la diferencia de goles a semifinales, el día del polémico gol de Fernando Llorente que Guardiola aún recuerda que fue con una mano.

Otros errores han dolido menos a la memoria colectiva por el resultado final, como cuando la temporada pasada Mahrez falló un penalti en los minutos finales de la penúltima jornada contra el West Ham. El argelino tenía la oportunidad de marcar, deshacer el 2-2 del marcador y dejar la Premier League en bandeja con seis puntos de ventaja sobre el Liverpool, cuando a los 'Reds' aún les quedaban dos partidos por jugar. El 'goalaverage' lo tenía el City tan ganado que ese penalti les daba la Premier de forma virtual.

Pero lo paró Lukasz Fabianski, aunque, por suerte para Mahrez, el City levantó la Premier unos días después al remontar un 0-2 al Aston Villa.

Además de estos fallos, en la temporada 2020/2021, Agüero marró un penalti contra el Chelsea, mientras que Ilkay Gundogan y Kevin De Bruyne fallaron contra el Liverpool. La campaña anterior, la 2019/2020, Gundogan pifió uno contra el Tottenham y en la 2018/2019, además del de Agüero contra el Tottenham en 'Champions', Mahrez mandó uno al limbo contra el Liverpool. Para culminar la terrible estadística contra el 'Big Six', en la 2017/2018 Gabriel Jesús falló contra el Tottenham.

El brasileño, además, ha sido de los peores tiradores bajo el manto de Guardiola con un 50 % de acierto, cinco marcados y cinco fallados. El que peor porcentaje registra es Raheem Sterling, con tres marcados y cuatro fallados, mientras que Mahrez ha marcado diez de catorce. Solo Yayá Touré (3), Rodri (1) y Haaland (2) tienen un registro impecable en la era Guardiola.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE