Peligro: la “futbolización” del rugby está entre nosotros y no para de crecer

·4  min de lectura
El árbitro francés Mathieu Raynal habla con Nic White y Bernard Foley, luego de la sanción contra los Wallabies en el partido ante All Blacks
El árbitro francés Mathieu Raynal habla con Nic White y Bernard Foley, luego de la sanción contra los Wallabies en el partido ante All Blacks - Créditos: @Cameron Spencer

Transcurrió casi una semana, los All Blacks y los Wallabies están a punto de enfrentarse de nuevo, y todavía se está discutiendo a nivel oficial, en medios y en foros, el scrum en contra que el árbitro francés Mathieu Raynal le sancionó por hacer tiempo al australiano Bernard Foley cuando el test en Melbourne estaba a un minuto de terminar y los Wallabies ganaban por 3 tantos de diferencia (37-34). Se sabe lo que ocurrió luego: los neozelandeses sacaron la pelota y llegaron al try, al triunfo y a la punta del Rugby Championship. No era habitual en el rugby llegar a estas acciones que este mismo deporte suele estigmatizar con el rótulo de “futbolización”. La Unión australiana envió en las últimas horas una queja formal a la World Rugby en la que sale de ciertos patrones de este juego, ya que refiere a lo que ocurrió “a la naturaleza autoritaria de las reglas y de los referees”. Algo se está rompiendo.

Raynal aplicó el reglamento. Se ve que le advierte a Foley que ponga en juego la pelota y este no le hace caso. También se observa cómo los compañeros de Foley le gritan para que patee al touch. Si otros árbitros no suelen cobrar esa infracción en instantes definitorios como esa o si la mayoría de los pateadores se toman a veces más tiempo del permitido sin que los sancionen, es otra historia. El error en ese partido fue de Foley y no de Raynal. Por eso no se entiende la exageración de las quejas y de los planteos. Es verdad que el arbitraje viene estando en la mira, que no hay uniformidad de criterios entre los del Sur y los del Norte especialmente con los continuos cambios de reglamento, pero el espíritu del rugby se quiebra cuando se pone al árbitro como el eje del problema.

Un partidazo... y una sanción clave en el final

El partido del sábado de los Pumas fue una fiesta. Chicos de otras provincias que aprovecharon que jugaba el seleccionado para ver de cerca a sus ídolos y, de paso, confraternizar con clubes de la URBA con los que suelen no encontrarse; otro estadio lleno como en las anteriores cinco presentaciones; una excelente organización de la UAR que sobre la marcha tuvo que trasladar el espectáculo de Liniers a Avellaneda y un contacto ida y vuelta cada vez más fuerte entre los jugadores y el público. Todo eso ocurrió en Independiente, además de un test de alto nivel internacional. Sin embargo, hubo de parte del público, en su gran mayoría, una descarga furiosa contra el árbitro neozelandés James Doleman. En un momento, incluso, se coreó “hijo de puta, hijo de puta”.

El “Tano” Horacio Mazzini, tercera línea de Champagnat y de los Pumas en los 70, fue el sábado a Independiente junto a compañeros suyos en la selección y a propósito de estos insultos escribió tras el partido una carta que en un párrafo marca: “Algo en mí empezó a decirme que tenía pocos motivos para el festejo. No era la derrota, que me ha acompañado más que la victoria, sino el sinsabor de un límite roto. Ahí entendí que no podía naturalizar este hecho y sin quererlo me puse en la piel del referí y me dio tristeza. He jugado, entrenado y formado parte de la comisión de mi club, Champagnat. Nunca vi semejante locura generalizada. Entiendo que el canal para frenar esto son las instituciones del rugby. Por eso hablé con su presidente Gabriel Travaglini compartiéndole mi tristeza y pensando que la UAR debe disculparse ante el referí y comunicarlo por sus Uniones a todos los clubes a fin de que ayude a los que dedican muchas horas a formar en valores a los niños a sentirse acompañados”. La carta fue apoyada por varios ex Pumas.

En el ámbito voluntario local los árbitros en todas las categorías muchas veces son víctimas de la falta de colaboración de jugadores y entrenadores, así como de la crispación de una parte del público. Hay que actuar antes que esto pase ciertos límites como los que se están observando.

La patada de Boffelli, en una escena del partido que disputaron Los Pumas y los Springboks, a estadio lleno
La patada de Boffelli, en una escena del partido que disputaron Los Pumas y los Springboks, a estadio lleno - Créditos: @Rodrigo Néspolo