Pelón Stirling, el crack de polo que toma pastillas para dormir cuando hace sesiones de cámara hiperbárica porque es claustrofóbico

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
David Stirling, el crack de La Dolfina que sufre claustrofobia y debe dormirse para hacer un tratamiento por una lesión
Archivo

Se avecina la Temporada de Primavera de polo, que comenzará este fin de semana con el Abierto de San Jorge, y también se inicia la cuenta regresiva hacia la Triple Corona, el segmento más esperado del año de este deporte, con los abiertos de Tortugas, Hurlingham y Palermo. Con una expectativa muy especial, diferente a otros años. La disolución de uno de los mejores equipos de la historia, La Dolfina, octocampeón consecutivo del Argentino Abierto, sacudió el ambiente en la última Nochebuena, movió el mapa del alto handicap, motorizó a varios equipos a hacer cambios, y todo potenció las expectativas. En los meses que siguieron, con los jugadores participando en los principales circuitos profesionales internacionales (Estados Unidos, Inglaterra, Francia y España), no se habló de otra cosa: de lo pareja que pintaba la nueva temporada argentina, con un abanico de candidatos más variado respecto de años pasados.

Ellerstina mantiene la formación y asoma con una luz de ventaja. Pero hay tres al acecho: el nuevo Murus Sanctus, con la llegada de los ex jugadores de La Dolfina Pablo Mac Donough y Juan Martín Nero; La Natividad, otro que conserva la alineación de 2020 y cuenta con un Polito Pieres de gran rendimiento en el exterior, y La Dolfina, en un nuevo período. Sigue siendo el campeón, pero el desafío es diferente. Con Adolfo Cambiaso y David Stirling como base, más Francisco Elizalde y Diego Cavanagh.

Por séptima vez consecutiva, y octava en total, Juan Martín Nero, Pablo Mac Donough, David Stirling y Adolfo Cambiaso levantan The Championship Cup; en este caso, con el brasileño Rodrigo Ribeiro De Andrade, que reemplazó a Nero durante el último chukker y medio.
Rodrigo Néspolo


La Dolfina, en su consagración de 2019 en el Abierto de Palermo, con Pelón Stirling (y el brasileño Rodrigo Ribeiro de Andrade como suplente). (Rodrigo Néspolo/)

Fue, 2020, un año difícil para La Dolfina por lesiones. Primero Nero, después Mac Donough, también Stirling. Llegó con lo justo a Palermo, para volver a contar con su alineación completa, y se dio el gusto de ganar igual, postergando en la final, en el último chukker, a un Ellerstina que acarició el triplete. Fue la mejor forma para el final de un ciclo glorioso.

Vuelta de página. Nueva formación. ¿Sin problemas esta vez? No tan así...

David Stirling frena ante la presencia de Facundo Pieres, que intenta un backhander de revés, en la final del Abierto de Hurlingham de este año, celebrada en Palermo.
Rodrigo Néspolo


David Stirling en acción en la cancha 1 de Palermo (Rodrigo Néspolo/)

El 10 de julio, en Inglaterra, Monterosso y Talandracas jugaban un partido de zona por el British Open. En Monterosso estaban Pelón Stirling e Ignacio Toccalino, y por Talandracas, Diego Cavanagh, Camilo Castagnola y Felipe Dabas. Los torneos en tierra británica suelen desarrollarse en canchas afectadas muchas veces por el mal clima. Se juega igual, salvo fuerza mayor. En una acción del partido, Stirling sufrió una caída. Alarmante como la mayoría cuando se trata de un deporte de riesgo. “Nosotros sabemos cuándo el tema es serio. Me quedé tranquilo de que no había nada roto, aunque tenía dolor en el hombro derecho. Me hice estudios y me dijeron que a las dos semanas estaría recuperado”, recuerda Stirling por estas horas.

La cámara hiperbárica, un dispositivo médico donde el paciente respira altas concentraciones de oxígeno
BioBarica


La cámara hiperbárica, un dispositivo médico donde el paciente respira altas concentraciones de oxígeno (BioBarica/)

Lo cierto es que las dos semanas pasaron y el dolor nunca se le fue. Envió los estudios a Argentina, para que los viera un especialista, y le advirtieron: “Mirá que no se ve tan fácil. Te revisamos cuando vuelvas”. Con el recuerdo de la temporada 2020, aunque aquella vez fue un desgarro en una pierna, Pelón tragó saliva. A su regreso, habló con su médico, calcularon los tiempos hasta el comienzo de la actividad y se estableció un plan de rehabilitación. “No fue un tema del famoso manguito rotador, que tanto dolor ocasiona. Es una lesión de ligamento glenohumeral, que incluye una rotura de la cápsula del húmero. La clave es fortalecer la zona lo más que se pueda. Kinesiología, trabajos de fuerza progresivos. La verdad es que estoy contento con los avances. Noto gran mejoría y vamos por el buen camino. No pienso acelerar los tiempos. Cuando esté apto, jugaré”, aclara el uruguayo, de 40 años.

A dormir: sesión de cámara hiperbárica

¿Todo normal en su rutina de recuperación? Casi. “Ya me empastillé y estoy llegando al centro. Tengo una de mis tres sesiones semanales de cámara hiperbárica”, aclara. ¿Qué es una cámara hiperbárica? Tiene el aspecto de los túneles donde un paciente se somete, por ejemplo, a una resonancia magnética. La finalidad es aplicar al cuerpo una presión atmosférica elevada de oxígeno puro, con el fin de que este elemento llegue por medio del torrente sanguíneo a las áreas donde existe una deficiencia y/o dolencia. La terapéutica sirve para tratamientos diversos, que van desde un pie diabético hasta sordera súbita, intoxicación por monóxido de carbono, lesiones por aplastamiento, escaras, úlceras en piernas y pies, y quemaduras.

La conocida cámara hiperbárica se emplea en nuevas patologías
Nora Bär


La conocida cámara hiperbárica es empleada para nuevas patologías (Nora Bär/)

“Me ayuda de alguna manera a acelerar los tiempos. Son tres sesiones semanales de una hora cada una. Ya me había hecho en Inglaterra antes de volver, y eran de una hora y media. El problema es que tengo que entrar medio groggy porque si no, no me lo banco. Soy claustrofóbico”, aclara Stirling, que no duda de ampliar el cuadro de situación para entender de qué manera lo afecta. “No todos los cuadros son iguales; uno lleva el suyo como puede. Una vez me pasó de ir medio apretado en el asiento trasero de un auto, con bastante calor, y tuve que pedirle al que manejaba que parara. Me bajé, caminé un poco, y después sí, volví a subirme pero adelante. Otra vez fue en una avioneta... Ahí no sé cómo aguanté. Con los ascensores la llevo mejor. Acá lo resuelvo con una pastilla. Ya sé cuánto tiempo antes tengo que tomarla para entrar en la cámara en el momento indicado... y ¡dormir!”, remata Pelón.

Articulaciones, huesos y tendones del hombro.
Articulaciones, huesos y tendones del hombro.


Articulaciones, huesos y tendones del hombro.

La pregunta es: ¿llega o no al debut en el Abierto de Tortugas, que se iniciará en la primera semana de octubre? “Estoy bien, dando pasos positivos. Siempre soy optimista, pero también realista. Se irá viendo. Si no, como decía, jugaré cuando me sienta en las condiciones óptimas”. ¿Cuál es el plan B de La Dolfina para eventualmente reemplazar a Stirling en Tortugas? Miguel Novillo Astrada, el ex campeón argentino en La Aguada. En ese caso, entraría en la posición que ocupará el uruguayo, como Nº 3, para alterar lo menos posible el funcionamiento del equipo, en el que Cambiaso irá de 1, Elizalde de 2 y Cavanagh de back.

Gladiador natural, hombre que recorre kilómetros por partido, campechano, tipo afable si los hay, Pelón Stirling juega un partido aparte. Y por razones de fuerza mayor, adiciona algunas siestas pasajeras en su agenda semanal. “Es lo mejor en este caso”, no duda.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.