Pelé y Maradona: una montaña rusa de amor y odio entre dos súper estrellas

Pelé y Diego Maradona durante un evento de apertura de la Copa Europea UEFA 2016 en París, 9 de junio de 2016.
Pelé y Diego Maradona durante un evento de apertura de la Copa Europea UEFA 2016 en París, 9 de junio de 2016. - Créditos: @REUTERS / Charles Platiau

Diego Armando Maradona y Edson Arantes do Nascimento. O El Diez y Pelé. La relación entre dos de las más grandes superestrellas del fútbol ha sido una montaña rusa con altos y bajos. Ha pasado de la admiración absoluta al destrato y de las chicanas mediáticas a los eventos publicitarios compartidos. Con la pelota siempre en los pies, una diferencia fundamental separó a Pelé y Maradona hasta el último día: el argentino era zurdo y el brasileño, diestro. Mientras tanto, y aunque las esquirlas de los conflictos puedan rastrearse en internet, ambos reconocieron siempre el talento del otro. Y se admiraron como futbolistas.

Enero de 1979. Maradona jugaba el Sudamericano Sub 20 con la Selección en Uruguay. Eran tiempos de la primera tapa de la revista El Gráfico, junto al tucumano Juan José Meza. Eran momentos en el que Diego tenía otro sueño, además de ser campeón mundial: “Quería conocer a Pelé”, contó a LA NACION Guillermo Blanco, periodista histórico de la revista deportiva que además fue jefe de prensa del Diez. Hasta allí llegaba la admiración del argentino por su colega brasileño, a esa altura mucho más famoso que él.

Diego, Pelé y una guitarra en la reunión cumbre realizada en Copacabana, el 9 de abril de 1979
Diego, Pelé y una guitarra en la reunión cumbre realizada en Copacabana, el 9 de abril de 1979 - Créditos: @Gentileza Revista El Gráfico

El encuentro tardó casi tres meses en concretarse. Después de jugar con Huracán, Blanco se llevó en un remise a Diego a Ezeiza. Su representante, Jorge Czyterspiller, y el padre del Pelusa habían hecho los trámites para volar a Río de Janeiro. Pelé los esperaba en su casa de Copacabana, allí donde se concretó la famosa fotografía de Ricardo Alfieri que inmortalizó el encuentro entre las dos luminarias del fútbol.

“No fue tapa. Maradona y Pelé, juntos, no fueron a la tapa. Porque el encuentro había sido un lunes y la revista salía ese día. Pero, porque además, la semana siguiente, cuando se publicó, Víctor Galíndez retuvo la corona mundial de los medios pesados y se llevó la página principal”, contó Blanco, quien graficó a aquel momento a metros de las playas cariocas como “maravilloso”. Maradona se trajo, además de un recuerdo imborrable, una pelota, una camiseta de Brasil y un reloj marca Pelé. Su representante, Czysterspiller, se hizo firmar por el brasileño la camisa celeste que llevaba puesta.

El brasileño volvió a ser importante en la vida de Diego un par de años después. En noviembre de 1981 el equipo de Boca que sería campeón del Metropolitano viajó a una gira por Costa de Marfil. Blanco acompañó a Maradona y escribió lo que Diego le había dicho en ese viaje: que estaba cansado y que “pensaba en dejar”. Cuando Maradona le dijo eso, Blanco le respondió en broma: “¿Dejar el cigarrillo? ¡Si nunca fumaste!” Diego insistió: “Dejar el fútbol”. La historia llegó a los oídos de Pelé, que llegó a enviarle una sentida carta para que el Diez reviera su decisión y continuara jugando.

Maradona, Pelé y Putin
Maradona, Pelé y Putin

Hasta allí, Maradona y Pelé se profesaron admiración. Llegó el pico de fama de Diego: Barcelona, Nápoles, México ´86 y el seleccionado argentino. Aquel trono que O Rei ostentaba ya no estaba tan seguro. “Se enemistan por rumores que aparecen en los medios de comunicación y que los jugadores, a veces, suelen comprar”, reflexiona Guillermo Blanco, el ex jefe de prensa de Maradona, cuyas palabras hacia Pelé se transformaron en viscerales. Ya no más admiración ni cariño. Comenzó a llamarlo “el morocho” y en una emisión del programa “El Rayo” de 1998 fue por más al acusar al astro brasileño de haber tenido su primera relación sexual con un niño.

Ni Pelé ni Maradona logaron coronarse campeones de la Copa América
Ni Pelé ni Maradona logaron coronarse campeones de la Copa América

“Maradona es un mal ejemplo. Fue un excelente jugador pero, por desgracia, todo el mundo puede ver lo que hizo con su vida”, acusó Pelé alguna vez. También intentó desprestigiar al Diego jugador: “Basta con ver los hechos: yo fui netamente más completo. ¿Saben cuántos goles de cabeza hizo Diego? Les respondo: ninguno. Pelé, cien. ¿Y de derecha? Yo hice en total 1281 goles. ¿Eso no les dice nada?”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Pelé es un esclavo”, refutó Diego. “Le vendió el corazón a la FIFA. Y después, cuando la FIFA lo patea, se quiere amigar con nosotros, los jugadores. Pero, andá...¡no hay negro que no destiña!”, acusó. Sin embargo, en 2005, Maradona volvió a encontrarse con su amigo-enemigo. Lo invitó a su programa, “La Noche del Diez” (Canal 13). El brasileño tocó la guitarra entre sonrisas y hubo hasta un “partido de cabeza” que fue eterno. Maradona, sin embargo, siguió hablando de Pelé en los años siguientes.

“No sé por qué habla tanto de mí, debe amarme”, dijo Pelé entonces. “Cuando hizo su primer programa de televisión y necesitaba una mano, fui a Buenos Aires y jugamos a la pelota. Después, intenté ayudarlo haciendo comerciales, pero él llegaba atrasado y no aparecía. De cualquier forma, agradezco que se acuerde de mí”, ironizó. Hubo encuentros en París y en Moscú, en la previa del Mundial de 2018. Hubo hasta una frase de Maradona: “No más peleas”, en son de paz. Ese mismo año, Pelé saludó al Pelusa por su cumpleaños vía Twitter.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Cuando se muera Pelé, Diego va a llorar. Y lo va a saludar con más trascendencia que cuando murió Czyterspiller”, adelantó Blanco. Diego no pudo llegar a ese momento. Ahora, ambos son leyenda.