Pekín conmemora 100 días para JJOO Invierno entre preocupaciones por COVID y DDHH

·2  min de lectura
Imagen de archivo de las banderas de China y los Juegos Olímpicos siendo izadas antes de la ceremonia de entrega de la llama olímpica para los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022, en Atenas

Por Tony Munroe y Gabriel Crossley

PEKÍN, 27 oct (Reuters) - A falta de 100 días para que empiecen los Juegos Olímpicos de Invierno, Pekín prometió un evento "simple y seguro", aunque los preparativos son todo menos fáciles, ya que China se prepara para albergar a miles de deportistas y equipos mientras lucha contra brotes de COVID-19.

Pekín será la primera ciudad que alberga tanto los Juegos de Verano como los de Invierno, pero el evento de 2022 está ensombrecido por la pandemia del coronavirus y los llamados de grupos de derechos humanos para boicotearlos por el trato de China al Tíbet, los musulmanes uigures y Hong Kong.

Los Juegos se llevarán a cabo del 4 al 20 de febrero, con todos los participantes sujetos a pruebas COVID-19 diarias y sin espectadores internacionales. A diferencia de los Juegos de Tokio de este año, podrá haber espectadores en los eventos que se disputen en la capital china y sus alrededores.

Los deportistas y el personal relacionado con los Juegos estarán dentro de un "circuito cerrado" que incluirá tres grupos de lugares: uno en el centro de Pekín, uno en las afueras cerca de la Gran Muralla y otro al noroeste de la ciudad, en la provincia de Hebei.

"Mantener el virus bajo control es el mayor desafío para nosotros como anfitriones de los Juegos Olímpicos de Invierno", dijo Zhang Jiandong, vicealcalde de Pekín, en una comparecencia el miércoles. "Si no podemos estar seguros con el COVID-19, entonces no habremos organizado unos Juegos Olímpicos exitosos".

A diferencia de los Juegos de Tokio, que se retrasaron un año y estuvieron rodeados de especulaciones sobre su cancelación, no hay duda de que Pekín celebrará su cita pase lo que pase, mientras una China cada vez más asertiva aprovecha la oportunidad para demostrar su "poder blando".

Aún así, la cuenta regresiva llega en un momento en que China, que tiene en vigor algunos de los controles de COVID-19 más estrictos del mundo, maneja pequeños brotes de la variante Delta. Los maratones de Pekín y Wuhan fueron aplazados recientemente y se anunciaron restricciones en los viajes a la capital debido a decenas de nuevos casos diarios.

Los grupos de derechos humanos y algunos legisladores estadounidenses han pedido al Comité Olímpico Internacional que aplace el evento y lo reubique, a menos que China ponga fin a lo que Washington considera un genocidio en curso contra los uigures y otros grupos minoritarios musulmanes.

(Reporte adicional de Martin Quin Pollard; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.