PayPal dejará a los Suns si el dueño Robert Sarver no dimite de su cargo

·2  min de lectura

Chicago (EE.UU.), 16 sep (EFE).- PayPal, uno de los patrocinadores de los Phoenix Suns, anunció este viernes que no renovará el contrato de patrocinio con la franquicia de Arizona si el dueño, Robert Sarver, sigue "formando parte" del equipo, tras la sanción por comportamiento abusivo con sus empleados.

"PayPal es una empresa con valores y tiene un largo recorrido de lucha contra el racismo, el sexismo y toda forma de discriminación. Hemos analizado el reporte de la investigación independiente de la NBA sobre el dueño de los Phoenix Suns Robert Sarver y su conducta es inaceptable y choca con nuestros valores", escribió PayPal en un comunicado.

"El contrato de patrocinio de PayPal con los Suns caducará al finalizar la presente temporada. Tras el resultado de la investigación de la NBA, no renovaremos nuestro contrato si Robert Sarver seguirá formando parte de los Suns, tras cumplir su sanción", agregó.

PayPal condenó con firmeza el comportamiento de Sarver, pero destacó que sigue apoyando "al equipo, a sus jugadores y al experto y talentoso grupo que guía actualmente la franquicia".

La NBA anunció el martes que ha sancionado a Sarver, propietario de los Phoenix Suns de la NBA y de las Phoenix Mercury de la WNBA, con un año de suspensión y una multa de 10 millones de dólares por comportamiento abusivo en el entorno laboral y trato vejatorio a sus empleados.

Esta sanción -10 millones es la multa máxima establecida en las reglas internas de la liga- es el fruto de una investigación de la NBA surgida a partir de un reportaje de ESPN publicado en noviembre de 2021, que había hablado con más de 70 trabajadores y exempleados de Sarver que le acusaron de racismo y machismo dentro de un ambiente laboral tóxico.

Sarver es también el máximo accionista del Mallorca del fútbol español.

La liga también determinó que Sarver hizo muchos comentarios sexistas y derogatorios sobre mujeres, aseguró que su comportamiento "humillante" también incluyó "gritos" e "insultos" a sus trabajadores, y señaló que "su conducta violó claramente los estándares comunes del entorno laboral".

(c) Agencia EFE