'Un partido, una final', el nuevo argumento del Getafe

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Getafe (Madrid), 1 nov (EFE).- "No nos vamos a separar del argumento de un partido, una final". Así de tajante se mostró Quique Sánchez Flores, entrenador del Getafe, tras ganar al Espanyol y sumar la primera victoria de la temporada en la última jornada.

Con esos tres puntos, que aún así mantienen al equipo madrileño en una delicada situación como colista, el Getafe se ha quitado un peso de encima, sobre todo en el plano psicológico, algo que empezaba a preocupar al cuerpo técnico.

El Getafe, inmerso en una mala dinámica de resultados que por el camino se llevó en la jornada 8 a José Miguel González Martín, 'Míchel', parece estar recuperando las buenas sensaciones las últimas semanas, en las que desde la llegada de Quique Sánchez Flores se ve a un equipo más correoso y con una propuesta de juego más consistente. De hecho, con Míchel el equipo sumó un punto en ocho partidos, mientras que con Quique llevan cinco en cuatro jornadas.

El mal inicio de temporada protagonizado mantiene al Getafe en una situación crítica. Los números no son buenos. Seis goles a favor y dieciocho en contra, una losa tremenda que, a nivel aritmético, quieren revertir en las próximas jornadas. El camino saben cuál es. "Trabajo y esfuerzo", remarca el técnico madrileño.

El Getafe ha mejorado con Quique en el aspecto ofensivo y jugadores que parecían desaparecidos como Darío Poveda están siendo importantes. También el turco Enes Unal, autor de tres tantos en las dos últimas jornadas y cuyas actuaciones le están haciendo reivindicarse ante el cuerpo técnico y, sobre todo, ante la afición, muy escéptica con él tras su discreto rendimiento la temporada pasada.

Otro futbolista que ha ganado peso en el equipo es el lateral internacional camerunés Allan Nyom, inédito con Míchel y que con Quique ha vuelto a jugar, y además como titular, aportando otro tipo de soluciones defensivas con su velocidad, permitiendo liberar por el carril diestro a Damián Suárez.

La próxima jornada el Getafe jugará como visitante frente al Villarreal. Otro partido complicado y otros tres puntos claves para el futuro del equipo antes del parón por los compromisos internacionales que, en función del resultado, se puede hacer duro y largo o corto y más llevadero.

El mensaje dentro del vestuario es claro. "Un partido, una final". Esa consigna es la que Quique Sánchez Flores quiere que esté grabada en la mente de los jugadores, que ahora sí parece que empiezan a creer en sus posibilidades. Aún así, los pies en el suelo. La desventaja con la que parten para dar la vuelta a la situación es grande.

David Ramiro

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.