En el partido de los errores, Sarmiento ganó una “final” contra el descenso: venció por 3-1 a Patronato

·4  min de lectura
Franco Quinteros festeja con Jair Arismendi su gol, el primero de Sarmiento en el 3-1 a Patronato como local, por la Liga Profesional de Fútbol; triunfo crucial del conjunto de Junín.
Franco Quinteros festeja con Jair Arismendi su gol, el primero de Sarmiento en el 3-1 a Patronato como local, por la Liga Profesional de Fútbol; triunfo crucial del conjunto de Junín. - Créditos: @Twitter @CASarmientoOf

Sarmiento ganó una “final”. Venció por 3-1 a Patronato en un “partido de seis puntos” que estuvo plagado de errores. De hecho, los tres primeros goles fueron convertidos gracias a desvíos en defensores. Y hubo hasta un penal desviado por Jonathan Herrera, del equipo entrerriano. Así, el conjunto de Junín tomó algo más de aire en la tabla de los promedios, en la que el de Paraná se hunde en el último puesto.

El local pegó primero. A los 27 minutos se puso en ventaja gracias al primer gol en primera división de Franco Quinteros, el defensor lateral izquierdo que llegó desde Banfield en busca de minutos. Su remate, que tenía destino de arco, se desvió en Leonel Mosevich. El local, que era superior gracias a la dinámica de sus mediocampistas, conseguía el gol que lo tranquilizaba.

Sarmiento celebra el gol propiciado por Federico Rasmussen, a quien ayudó su rival Raúl Lozano para que se diera el 2-1 parcial.
Sarmiento celebra el gol propiciado por Federico Rasmussen, a quien ayudó su rival Raúl Lozano para que se diera el 2-1 parcial. - Créditos: @Twitter @CASarmientoOf


Sarmiento celebra el gol propiciado por Federico Rasmussen, a quien ayudó su rival Raúl Lozano para que se diera el 2-1 parcial. (Twitter @CASarmientoOf/)

Pero la ventaja no le duró mucho. Sobre el final de la etapa inicial, Diego García hizo una de sus jugadas predilectas: enganche en un vértice del área y remate al arco. Otra vez, un desvío. Primero, en el botín de Gonzalo Bettini. Más tarde, en la cabeza de Emiliano Méndez. Nada que hacer para el arquero Sebastián Meza, otro hombre que aterrizó en Junín para sumar protagonismo, en este caso, proveniente de Huracán.

Y que se convirtió en protagonista de una jugada que casi derivó en el segundo gol de Patronato. Porque dudó en un despeje, la pelota le quedó a Axel Rodríguez y Manuel Guanini pisó al delantero. Al árbitro Darío Herrera lo llamaron Mauro Vigliano y Ariel Suárez, los asistentes del VAR. Después de varios minutos frente al monitor, el referí principal marcó el punto del penal. Y desde los once metros... otro error: Herrera pateó mordido y demasiado cruzado. La pelota ni siquiera tocó un poste.

El penal errado por Herrera

En el segundo tiempo, Israel Damonte, el entrenador de Sarmiento, movió el banco de suplentes y apostó a la gambeta y el desequilibrio de Julián Brea. Apenas habían pasado seis minutos cuando el local encontró la ventaja en el marcador. Otro gol, otro desvío. Esta vez, un tanto en contra, con todas las letras: el tiro de Federico Rasumssen se iba ¡al lateral! Pero el balón dio en la pierna derecha de Raúl Lozano y terminó dentro del arco del cuadro de Paraná. Sarmiento se recuperaba y volvía a estar al frente.

A partir de ese momento fue todo del local. Sarmiento llegó todas las veces que se lo propuso y transformó a Facundo Altamirano (en préstamo de Banfield) en la figura de los visitantes. Un manotazo salvador del arquero impidió que una definición de taco de Jonathan Torres terminara en gol. Después, le ahogó el grito a Brea. Para entonces, Patronato se había quedado con un futbolista menos por la segunda tarjeta amarilla a Mosevich.

Compacto de Sarmiento 3 vs. Patronato 1

Los méritos de Sarmiento se tradujeron en el tercer gol, casi en tiempo adicional. Luciano Gondou, que había entrado en la segunda mitad, estrelló un remate en el travesaño y el rebote le quedó a otro suplente, Javier Toledo, que se tomó todo el tiempo del mundo para definir. Altamirano, revolcado, alcanzó a tocar la pelota, pero no a sacarla. Y no hubo más tiempo para goles, pero sí para que se consumara la expulsión a Diego García, también del conjunto rojinegro.

El resultado premió al equipo más ambicioso y castigó las fallas de Patronato, que vuelve sigue en el último puesto de la tabla de los promedios. Mientras, Sarmiento festeja: lo que ganó es casi una final por la permanencia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.