La paz vuelve a Red Bull con un doblete en la parrilla de Abu Dabi

Redacción deportes, 19 nov (EFE).- La paz volvió a Red Bull con un doblete en la calificación para el Gran Premio de Abu Dabi, que cerrará este domingo el Mundial de Fórmula 1 con la lucha entre el mexicano Sergio 'Checo' Pérez y el monegasco Charles Leclerc (Ferrari) por el subcampeonato.

Después de la polémica de Brasil la semana pasada, donde el campeón del mundo, Max Verstappen, no le cedió la posición en la última vuelta a Checo, desoyendo a su equipo, Red Bull sufrió un conato de incendio con el enfado del tapatío, que echaba humo, al igual que las redes sociales, donde el neerlandés se vio arrinconado con comentarios muy desagradables.

Red Bull tuvo que salir al paso con un comunicado en el que asumía que el error había sido del equipo cuando le pidió a 'Mad' Max que dejara pasar a Checo sin haberlo comunicado previamente. El neerlandés, además, se brindaba a ayudar a su compañero en Abu Dabi.

El primer paso lo dio este sábado en la Q3, aunque no sin dudas. Cuando comenzó esa tanda, Pérez intercambió mensajes con el equipo. No veía a Max para el rebufo y le comentaron que el neerlandés había tenido problemas. "Haz tu camino", le sugirieron.

Verstappen, que no había podido arrancar su monoplaza, sí apareció delante del mexicano en los últimos minutos de la tanda.

Checo no pudo batir el tiempo del neerlandés, el único que logró bajar de 1:24 (1:23.824) pero, al menos, aseguró la segunda posición y saldrá por delante de Leclerc. El mexicano agradeció la ayuda de Max en la entrevista a pie de pista, mientras los aficionados coreaban su nombre.

El monegasco, por su parte, partirá desde la segunda línea de la parrilla por solo 40 milésimas de segundo respecto a su rival, y tendrá a su lado al español Carlos Sainz.

Después del primer triunfo de Mercedes, doblete incluido, en Sao Paulo, el equipo alemán no pudo mejorar los tiempos de los Red Bull y Ferrari y tendrá que valerse de su rendimiento en carrera, en tandas largas, y su gestión de neumáticos para intentar mejorar posiciones en la despedida de la temporada en Yas Marina.

Ferrari y Mercedes luchan por el subcampeonato de constructores con 19 puntos de diferencia, la misma distancia que hay entre Alpine y McLaren en la batalla por la cuarta plaza.

En esa segunda pelea, el británico Lando Norris logró colocar su McLaren por delante del Alpine del francés Esteban Ocon, y Daniel Ricciardo, en su despedida del equipo, también acabó por delante del español Fernando Alonso, pero arrastra una sanción de tres posiciones del Gran Premio de Sao Paulo y partirá decimotercero, tres puestos por detrás del asturiano.

El bicampeón del mundo tuvo dificultades para acceder a la Q2 (fue decimoquinto) y fue undécimo en esa ronda por 28 milésimas de segundo.

Entre Ocon y Ricciardo acabó la Q3 el alemán Sebastian Vettel (Aston Martin), que saldrá noveno en su despedida de la Fórmula 1 tras haber exhibido su pilotaje en la calificación, mientras que el danés Kevin Magnussen (Haas), que había hecho la pole para la carrera al sprint del GP de Sao Paulo el anterior fin de semana, no logró pasar el primer corte.

Carlos Alberto Fernández

(c) Agencia EFE