Oscar Ruggeri recordó el enojo que tuvo con un reconocido entrenador

·3  min de lectura
Oscar Ruggeri
Oscar Ruggeri jugó en River, Boca y Real Madrid, entre otros equipos - Créditos: @Captura ESPN

El columnista de F90 (ESPN), Oscar Ruggeri, recordó este miércoles la ocasión en la que se enojó con un entrenador de su equipo, y ponderó el rol que tuvo su actual compañero de programa, Cai Aimar, para enmendar la situación conflictiva.

Los periodistas del ciclo deportivo discutían acerca de las versiones que circularon en las últimas horas sobre una pelea que habría tenido lugar en el entretiempo del partido entre Arsenal y River Plate, y donde se habrían visto envueltos el entrenador, Marcelo Gallardo, y los futbolistas Enzo Pérez y Franco Armani.

El Mono Navarro Montoya dijo presente en un asado con periodistas y se robó todas las miradas por su look

Aunque el periodista Gustavo Yarroch luego se encargó de desementir la presunta pelea del Muñeco con los referentes, sin negar que el DT fue más enérgico que de costumbre en el interín del partido frente al Arse, los columnistas, sin embargo, utilizaron el tema como disparador, y debatieron sobre los enojos de los entrenadores en el mundo del fútbol.

En el caso de Ruggeri, él recurrió a su experiencia para contar una situación que le tocó vivir en su época de jugador de River Plate. En aquella ocasión, su director técnico, Carlos Timoteo Griguol, le hizo un comentario enfrente de todo el grupo que al Cabezón no le cayó del todo bien. “Primero era como que se ponían conmigo, porque yo era el más grande y el capitán”, contó.

Luego, Ruggeri explicó que el Viejo le habló “de una manera” que lo hizo sentir mal. “Lo que me dijo yo sentí que me saca la autoridad con los demás, principalmente, con los más chicos”, indicó. A la vez, el exdefensor aclaró que Griguol le habló “con respeto, pero algo que nosotros (por los futbolistas) sabemos que te duele internamente”.

Tal fue el malestar de Oscar que, una vez terminado el entrenamiento, se fue raudamente a su casa. El por entonces ayudante de campo de Griguol, Carlos Aimar, lo fue a buscar para hablar con él y arreglar las cosas. “Terminó el entrenamiento, me fui, y el Cai, automáticamente, a la hora, estaba en mi casa. Tenía un cuerpo técnico que sabía de las cosas que estaban pasando”, señaló.

Oscar Ruggeri sorprendió a Sebastián Vignolo en el regreso de sus vacaciones: la imperdible reacción del conductor

Acto seguido, Aimar reveló detalles de la conversación que tuvo en su momento con Ruggeri: “Estuvimos charlando bien, y yo le expliqué inclusive como es Timoteo, como era el como jugador y cuando me dirigí a mí”. Asimismo, el campeón del mundo en México 86′ recordó que Griguol llegó a River tras el exitoso ciclo del Bambino Veira, con quien el conjunto millonario logró “la triple corona”. Allí, pícaro, Aimar acotó que Veira “tenía una forma de manejarse totalmente distinta” a la de su equipo de trabajo, liderado por Griguol.

La versión de Yarroch sobre los rumores de conflicto en River

El cronista que cubre la actualidad de La Banda contó que habló con “ocho fuentes distintas”, y le explicaron que el enojo de Gallardo no fue con nadie en particular, sino con el grupo en general. Y precisó: “En el entretiempo de ese partido, Gallardo fue muy enérgico y enfático con todo el plantel. No le apuntó a ningún futbolista en particular. Sí fue enérgico como lo solemos ver en el costado del campo de juego, e incluso, levantando mucho el tono de voz. Pero no se enfrentó con ningún jugador y ningún futbolista salió a cruzarlo al entrenador o a tener un entredicho con él. Buscó una reacción futbolística”.

Marcelo Gallardo, entrenador de River. La dirigencia le ofrecería la extensión de su contrato por tres años.
Marcelo Gallardo, entrenador de River. La dirigencia le ofrecería la extensión de su contrato por tres años. - Créditos: @LA NACION/Mauro Alfieri

Por otra parte, el periodista agregó que la dirigencia de River, comandada por Jorge Brito, le ofrecerá a Gallardo, al terminar la temporada, la extensión de su contrato por tres años más, es decir, hasta la finalización del mandato del actual presidente millonario.