Más oros para Titmus y Ohashi en la piscina de Tokio, británicos ganan relevo masculino 4x200 libres

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Por Simon Evans

TOKIO, 28 jul (Reuters) - La australiana Ariarne Titmus y la japonesa Yui Ohashi ganaron el miércoles sus segundas medallas de oro en los Juegos de Tokio, mientras que Gran Bretaña sumó otra presea dorada en natación con una impresionante victoria en el relevo masculino de 4x200 metros libres.

Tras perder por segunda vez en Tokio con un decepcionante quinto puesto en los 200 metros libres, la estadounidense Katie Ledecky se consoló al ganar el oro de los 1.500 metros libres para conseguir su sexto título olímpico.

En tanto, el húngaro Kristof Milak se hizo con el oro en los 200 metros mariposa masculinos, a pesar de verse obligado a cambiar de bañador a último momento.

Los 200 metros libres femeninos, segunda parte del duelo de Titmus con Ledecky, se convirtió en una batalla entre la australiana y la hongkonesa Siobhan Haughey, mientras que la canadiense Penny Oleksiak fue tercera.

Titmus se impuso con un tiempo de 1:53.50 minutos, mientras que Ledecky, defensora del oro, terminó a 1,71 de la australiana.

"Estoy muy agotada", dijo Titmus. "Ha sido una carrera muy dura. Sabía que Siobhan sería difícil de batir. Por la forma en que nadó (en su eliminatoria) ayer, sabía que sería difícil vencerla".

Titmus había batido a Ledecky en la final de los 400 metros libres el lunes y se convirtió en la primera mujer australiana que completa el doblete olímpico de 200-400 metros desde Shane Gould en los Juegos de Múnich 1972.

Sin embargo, Ledecky se aseguró de no irse de Japón con las manos vacías con su cómoda victoria en los 1.500 libres, mientras que su compañera de equipo Erica Sullivan se hizo con la plata y la alemana Sarah Kohler ganó el bronce.

"Estoy muy contenta. Ha sido un pequeño doblete, que es muy bonito", dijo. "No se puede tener un resultado mejor que ese, después de los 200 sabía que tenía que pasar la página muy rápido".

Se espera que Titmus y Ledecky se enfrenten el sábado en los 800 metros libres, en los que la estadounidense es la gran favorita, y también estarán en lados opuestos en el relevo 4x200 metros.

DOBLETE DE OHASHI

Ohashi, que el domingo ganó los 400 mts medley femeninos, hizo su propio doblete con la victoria en los 200 medley por delante de las estadounidenses Alex Walsh y Kate Douglass.

Walsh iba en cabeza en la marca de los 150 metros, pero Ohashi la superó en el tramo final de la carrera, de estilo libre, para deleite de sus compañeras japonesas en un recinto sin espectadores.

"Parece un sueño", dijo Ohashi. "No parece real. En los últimos 15 fue muy duro, me dolían mucho las piernas, pero seguí pataleando".

Tras los oros individuales de Adam Peaty y Tom Dean, el éxito británico en la piscina continuó con el cuarteto formado por Dean, Duncan Scott, James Guy y Matthew Richards, que se quedó a un paso del récord mundial en el relevo.

Es la primera vez desde 1908 que Gran Bretaña gana tres oros de natación en unos Juegos.

El equipo británico ganó en seis minutos y 58,58 segundos, a sólo tres centésimas del récord mundial establecido por Estados Unidos en 2009. "Estuvimos tan cerca del récord mundial que estoy un poco desanimado", dijo Scott.

El equipo ruso terminó a 3,23 segundos, mientras que Australia se hizo con el bronce.

El húngaro Milak hizo honor a su condición de gran favorito en mariposa, para imponerse superando al japonés Tomoru Honda, mientras que el italiano Federico Burdisso se hizo con el bronce. Su tiempo de 1:51.25 minutos fue un récord olímpico, superando la marca de Michael Phelps en una prueba que dominaba.

Su tiempo podría haber sido incluso más rápido si no fuera por un percance con su bañador que obligó a un cambio de último momento.

Mostrando a los periodistas un bañador rasgado, dijo: "Se rompieron 10 minutos antes de que entrara en la piscina y en ese momento supe que el récord mundial sería imposible".

"Perdí la concentración y supe que no podía hacerlo, pero estoy contento con la medalla de oro".

(Reporte de Simon Evans, reporte adicional de Martin Petty, Aaron Sheldrick y Farah Master en Hong Kong. Editado en español por Javier Leira)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.