El origen de la preocupante lesión de Rafael Nadal y la chance de no volver a correr si se opera

·3  min de lectura
El tenista español Rafael Nadal sufre por una lesión en el pie izquierdo que podría ponerle fin a su carrera.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

Es sabido que el español Rafael Nadal, leyenda del tenis, sufre una enfermedad congénita en el pie izquierdo, llamada Müller-Weiss, que se la detectaron por primera vez en 2005 y que fue corregida, de cierta manera, con la utilización de unas plantillas especiales y tratamientos conservadores. Claro que el problema vuelve a perturbar al ganador de 20 trofeos de Grand Slam: tanto es así que decidió no competir por lo que resta de la temporada, tratando de hallar soluciones al problema.

Serena Williams se bajó del US Open y se aleja la chance de alcanzar el récord en Grand Slams

¿Qué es, puntualmente, el síndrome de Müller-Weiss? El exjefe del departamento de cirugía ortopédica del hospital militar francés de Vincennes, Gilbert Versier, que también opera en el Tour de Francia, lo explicó en el diario L’Equipe: “Suele afectar a personas que tienen pies planos. Es congénito. Algunos tienen pies huecos: el arco, es decir la distancia entre la parte interna del pie y el suelo, es muy profundo. Otros tienen arcos completamente colapsados con pie en valgo lo que favorece este tipo de patología. Esto provoca la compresión del hueso navicular necrótico. Es la muerte del hueso, no se devora, ha perdido su vascularización. Tiende a condensarse, a chocar un poco (pero no desaparece) entre el astrágalo y el cuneiforme, el hueso que está justo antes del metatarsiano. Todo esto sucede en la columna vertebral del dedo gordo del pie”.

La patología que sufre el mejor tenista de la historia sobre superficie lenta es poco común en deportistas activos y de alto rendimiento: afecta, principalmente, a mujeres de 40 a 60 años, y requiere -sobre todo- descanso y el uso de plantillas ortopédicas, tratamientos que Nadal ya experimentó en diversas ocasiones, pero que en este momento, a los 35 años, no están siendo una solución. En los casos de los deportistas se excluye la intervención quirúrgica.

Una operación, según le explicó Versier a L’Equipe, haría que el paciente ya no pueda correr. “Esta adaptación del pie al suelo se bloquea y el paciente solo podrá caminar (...) Es por eso que retrasamos esta intervención y la reservamos para pacientes que son extremadamente dolorosos y que ya ni siquiera pueden caminar correctamente. Este no es el caso de Nadal, por supuesto”.

Rafael Nadal, durante los primeros días del mes actual en el ATP de Washington, el último torneo que disputó.
Rafael Nadal, durante los primeros días del mes actual en el ATP de Washington, el último torneo que disputó.


Rafael Nadal, durante los primeros días del mes actual en el ATP de Washington, el último torneo que disputó.

Según el médico francés, “hay altibajos” con los tratamientos conservadores. El mismo “puede combinarse con inyecciones de cortisona, para aliviar el dolor y la inflamación, o tratamiento con ultrasonido. Sus suelas deben rehacerse al menos dos o tres veces al año. Pero todo lo que sea quirúrgico, la resección (ablación) de una parte del hueso o el injerto tomando hueso de la pelvis para bloquear la articulación a nivel del pie y eliminar el dolor, ya no permite la práctica de deporte a nivel nivel alto”.

Está claro que ese no es el camino que Nadal, al menos por el momento, pretende encarar. ¿El exnúmero 1 del mundo podrá hallar soluciones que le permitan regresar a la competencia? La única certeza es que -en mayor o menor medida- está batallando con el problema desde hace más de quince años y siempre logró esquivar el obstáculo. El tiempo dirá si puede hacerlo nuevamente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.