"Nunca le olvidaremos": Brasil llora la pérdida del legendario Pelé

Seguidores de la leyenda brasileña del fútbol mundial Pelé se reúnen para conmemorar su muerte en Santos, Brasil.

SAO PAULO/SANTOS, Brasil, 30 dic (Reuters) -Brasil lloraba el viernes la muerte de una de sus mayores estrellas, el astro del fútbol Pelé, quien falleció a los 82 años tras luchar contra un cáncer de colon durante algo más de un año.

A las puertas del hospital Albert Einstein de Sao Paulo, donde Pelé había estado recibiendo tratamiento, los aficionados se reunieron para llorar la pérdida de uno de los mayores exponentes del deporte rey de todos los tiempos, exhibiendo recuerdos de Pelé junto a la entrada.

"Nunca le olvidaré, el rey brasileño del fútbol", dijo Antonio da Paz, de 67 años. "Nos proporcionó alegría incluso en nuestros momentos más tristes".

La muerte de Pelé ha unificado a Brasil, un país fuertemente dividido por unas reñidas elecciones presidenciales. El presidente saliente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que deja el cargo el domingo, declaró tres días de luto.

"Tuve el placer de conocerlo, de conversar unos minutos con él en 1991, un hombre sencillo que levantó el nombre de Brasil en los cuatro rincones del mundo", dijo Bolsonaro en una transmisión en redes sociales el viernes. "El mundo entero llora hoy".

Se han iluminado monumentos en su honor, como la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro y el NeoQuimica Arena de Sao Paulo, donde se jugó el partido inaugural del Mundial de 2014.

"Perdí a mi hermano", dijo a Reuters el asistente personal de Pelé durante muchos años, José Pepito Fornos. "Pero tendremos toda la eternidad para estar juntos en la casa del Padre".

Edson Arantes do Nascimento -nombre de pila de Pelé- murió el jueves a las 15.27 hora local (1827 GMT) "debido a múltiples fallas orgánicas como resultado de la progresión del cáncer de colon asociado con su condición médica", dijo el hospital en un comunicado.

El velatorio de Pelé tendrá lugar el lunes, justo después de la toma de posesión del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva, en el centro del campo del estadio del Santos, el club de su ciudad natal.

La mayoría de las personas que rodeaban el estadio eran periodistas, mientras el personal del club preparaba el lugar para el homenaje. Un mensaje en la gran pantalla del estadio rezaba "Gracias, Pelé".

Al día siguiente, una procesión con su féretro recorrerá las calles de la ciudad costera de Santos, para terminar en el cementerio Ecuménico Memorial Necrópolis, donde será enterrado en una ceremonia privada.

(Reporte de Sergio Queiroz y Gabriel Araujo en Sao Paulo y Lais Morais en Santos, editado en español por Carlos Serrano)