Oleksandr Usyk, el campeón ucraniano que nunca quiso ser ruso, es amante del fútbol y admira a Lionel Messi

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Olek Usyk lo tiene claro desde siempre: es ucraniano
Olek Usyk lo tiene claro desde siempre: es ucraniano

La mirada de Oleksandr Usyk, invicto ucraniano que peleará por el campeonato mundial pesado (el sábado próximo) parece calcada de un retrato de los viejos gladiadores romanos que lidiaban en el Coliseo. Según otros, su cara se asemeja a una acuarela de expresión cruel de algún fascista condenado por la humanidad. Sin embargo, su realidad es totalmente ajena a estas metáforas faciales. Usyk representa la historia de un muy buen boxeador de 34 años que, aferrado al amor por su pueblo, su mujer y sus tres hijos, nunca permitió que su estado natal (Crimea, puerto del Mar Muerto ucraniano) perdiese identidad ante su anexión al territorio y gobierno ruso.

“Siempre seré ucraniano y esta es mi bandera”. Aquellas palabras expresadas en cada una de las retenciones del título mundial de los cruceros (2016-2018) que lo ubicaron como retador oficial a la corona de los máximos motivó el agite de los emblemas de su patria en cualquier cuadrilátero, incluso en Moscú, repitiendo su frase favorita: “No soy ruso… soy ucraniano”.

Olek Usyk enfrentará a Anthony Joshua
Olek Usyk enfrentará a Anthony Joshua


Olek Usyk enfrentará a Anthony Joshua

Estos conflictos estuvieron inmersos en el pugilismo desde la Primera Guerra Mundial. Involucraron también a su compatriota Wladimir Klitscko, hermano menor de Vitali, ex campeón y actual alcalde de Kiev, cuando conservó la corona ante el ruso Alex Povetkin, en el estadio Olímpico de Moscú a fines de 2013. El período diplomático más hostil entre esas naciones. La semana previa a este match fue terrible por las amenazas propiciadas en las tribunas del futbol local. Por suerte, todo terminó allí.

¿Quién es Usyk? Es un amante del fútbol argentino. Quería ser jugador profesional y terminó en el ring. Fue campeón olímpico pesado en Londres 2012, convirtiéndose en el boxeador más atractivo de esos Juegos. Popularizó su “flequillo cosaco” que lo acompañó en sus 350 peleas amateurs. Ingresó en el profesionalismo y capturó el campeonato mundial crucero. Ganó los cuatro cinturones (CMB, FIB, AMB, OMB) como muy pocos en la historia y se trasladó a los pesos completos.

Nos entrevistamos en Cancún durante la Convención del Consejo Mundial de Boxeo 2019. Cordial y de poco discurso. Nos detalló su admiración por Lionel Messi y por algunos integrantes de nuestra selección nacional. Se mostró reticente a hablar en público de su situación política y sentenció con una certeza pocas veces vista su objetivo de ser el futuro campeón de los completos.

Olek Usyk en acción
Olek Usyk en acción


Olek Usyk en acción

Mide 1,91 metros y aumentó 8 kilos en la categoría de los “mastodontes”. Pesa ahora 98,5. Sus golpes de poder en esta división no son los mismos. Y sus últimos dos combates, ante Chaz Witerspoon y Dereck Chisora, fueron una prueba cabal.

¿Podrá vencer el sábado venidero a Anthony Joshua? Sí, tiene chances. Sobrellevará una desventaja de 7 centímetros de altura y algunos kilos en el pesaje. El inglés Joshua no pudo recuperar imagen tras perder por KO con Andy Ruiz, en 2019. Se convirtió en un atleta aburrido y poco confiable pese a ganarle por puntos en un desquite paupérrimo y luego noquear al búlgaro Kubrat Pulev, en 2020.

Los KO de Usyk

Usyk tendrá la presión de los fanáticos británicos en su contra en el estadio del Tottenham Hotspur, pero sabe perfectamente que si consigue espacios en la media distancia puede conmover a quién sea.

Un joven y parlanchín Cassius Clay, con 21 años, inauguró una extravagante tribuna social y de protesta allá por 1963. Con gran oratoria, palabras coloridas y ademanes de primer actor. Usyk carece de ese histrionismo, pero está preparando un novedoso mensaje. Seguro en sus convicciones, sus puños y su honor. Es el campeón ucraniano que nunca quiso ser ruso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.