La odisea de miles de hinchas de Boca que no pudieron ingresar a la cancha de Lanús para el partido ante Racing, por la Copa de la Liga

·3  min de lectura
Casi 3000 hinchas de Boca con entrada no pudieron ingresar a ver el partido con Racing por un "error de sistema"
Casi 3000 hinchas de Boca con entrada no pudieron ingresar a ver el partido con Racing por un "error de sistema"

Papá, ¿cuándo vamos a ir a ver un partido con dos hinchadas?”. El pedido de Matías a su padre, Martín, venía de larga data. Y el clásico de Boca ante Racing, por las semifinales de la Copa de la Liga, era un contexto ideal para concretar esa cuenta pendiente para estos dos socios xeneizes que dicen siempre presente en la Bombonera. Lo que el hombre jamás imaginó fue que después de atravesar toda la odisea de conseguir dos entradas, finalmente se quedaran con las ganas de ingresar a la cancha de Lanús.

Llegamos una hora y media antes del partido y nos dijeron que la cancha ya estaba colmada. Cerraron los accesos dos cuadras antes”, le cuenta Martín a LA NACION. Y agrega: “Nosotros habíamos sacado dos populares, pero entre los casi 3000 hinchas que no pudimos entrar también había gente que había sacado platea”.

Los hinchas de Boca que no pudieron ver el partido ante Racing
Los hinchas de Boca que no pudieron ver el partido ante Racing


Los hinchas de Boca que no pudieron ver el partido ante Racing

Al fastidio por haber comprado una entrada y no poder acceder al partido, todos ellos debieron sumarle el maltrato policial: impaciencia, palos, motos que amagaban con pisarlos, los agentes de la montada que azuzaban a la gente tirándole los caballos encima y gas pimienta, incluso a niños y mujeres. “Un operativo lamentable, digno de otra época”, aporta Enrique, otro de los damnificados.

Entre los perjudicados también estaba Rafael Di Zeo. Uno de los líderes de la barra de Boca, acostumbrado a moverse libremente por las canchas vulnerando operativos, pero quien fue visto fuera del estadio junto a otras 50 personas.

Hay quienes vieron a otros hinchas colarse y saltar los molinetes. Otros notaron que una puerta de ingreso fue vulnerada y por allí se metieron decenas de hinchas de Boca. Como fuere, los fallos en el operativo de seguridad fueron evidentes y centenares de fanáticos resultaron perjudicados por ello.

Otra imagen de los miles de hinchas de Boca que no pudieron ingresar al estadio de Lanús, a pesar de haber comprado su entrada
Otra imagen de los miles de hinchas de Boca que no pudieron ingresar al estadio de Lanús, a pesar de haber comprado su entrada


Otra imagen de los miles de hinchas de Boca que no pudieron ingresar al estadio de Lanús, a pesar de haber comprado su entrada

La excusa fue simple y poco clara. Cuando los damnificados exigieron explicaciones para entender por qué, habiendo comprado entradas, no podían ingresar al estadio de Lanús, la respuesta fue: “Un error de sistema”.

En el caso de Martín, la odisea de intentar entrar mutó al desafío de alejarse para regresar a su hogar. “Después de tirarnos gases, la Policía bloqueó dos calles por donde podíamos salir. Yo estaba con mi pibe de 14 años. Fue una experiencia fea. Al final del primer tiempo logramos salir de ahí”, relató.

El sistema para acceder a las entradas era simple, pero infrecuente en el fútbol argentino. Había que ingresar a una página determinada el jueves pasado, y desde las 10 comenzó la venta. Vinculado con el DNI del comprador, cada ticket correspondía a una única persona, que podía ingresar al estadio simplemente exhibiendo su DNI y el mail de confirmación en el celular. No fue así, al menos para este grupo de hinchas.

las pintadas de la barra de Lanús en contra de que se juegue Racing-Boca en la Fortaleza
las pintadas de la barra de Lanús en contra de que se juegue Racing-Boca en la Fortaleza


las pintadas de la barra de Lanús en contra de que se juegue Racing-Boca en la Fortaleza

En tiempos donde desde Liga y AFA les piden a los medios que contribuyan en el mensaje de que sí es posible que vuelvan los visitantes a las canchas del fútbol argentino, también es cierto que en la previa del clásico entre Boca y Racing existió el temor de que las barras de ambos clubes (La 12 y La Guardia Imperial) se crucen. Algo que finalmente no sucedió.

A ello hay que sumarle otro ingrediente para esa previa caliente. En los alrededores de la Fortaleza aparecieron en la madrugada del sábado dos grafitis intimidantes por parte de La 14, la barra brava del Granate, que no quería que el clásico se jugara en su cancha. “Ni Boca ni Racing, esto es Lanús” y “Lanús manda” fueron dos de los mensajes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.