OCSC vence al LA Galaxy II con un mensaje contundente: Mantengan a LA fuera de OC

·5  min de lectura

La noche del sábado en el Championship Stadium, de Irvine, no fue como cualquier otra en la que el Orange County SC cumplía con una fecha más del calendario de su temporada regular de la USL. Por el contrario, el ambiente tenía un aire de incertidumbre, pero un gran deseo de hacer bien las cosas y pasarle por encima a su rival de turno, el LA Galaxy II.

El OCSC venció por la mínima diferencia a “Los Dos” con gol de Milan Iloski a los 67 minutos de juego.

El campeón defensor ocupa actualmente la última posición de la Conferencia del Oeste, pero la energía de la concurrencia estaba sobre algo más grande que el futbol, se jugaba por el orgullo y por enviar un fuerte mensaje no solo a la organización angelina, pero a la misma ciudad de Irvine.

El 8 de agosto se dio a conocer que el futuro del OCSC en el Championship Stadium corría peligro, pues la ciudad de Irvine estaba seriamente considerando traspasar la renta del inmueble al LA Galaxy II en 2023. Un día después, el Consejo de Irvine tenía planeado tener una discusión sobre el tema en su reunión mensual, sin embargo, el tema fue removido de la agenda, pero miembros de la directiva del club y aficionados tomaron el podio – durante el espacio de tiempo reservado para los temas “no agendados” – y pedir que se mantenga a OCSC en casa.

El Galaxy se proclamó con un comunicado asegurando que su intención no era ser el único inquilino del estadio.

“Mantengan a OCSC en Irvine”, leía la primera parte del tifo gigante que sostenían algunos de los más de 5.500 aficionados, que es un número récord para el club, que se hicieron presentes. “Mantengan a LA fuera de OC”.

El OCSC ha jugado de local en Irvine desde 2017 en el estadio con capacidad para 5.000 aficionados.

“Todo ha sido una locura desde que descubrimos cinco días antes de una reunión del Consejo que existía la posibilidad de que LA Galaxy viniera aquí y nos desalojara de nuestro estadio”, recordó el presidente de operaciones del club, Dan Rutstein, a LA Times en Español. “Estábamos confundidos, estábamos molestos. Nuestros fanáticos estaban aún más confundidos y molestos. Así que pasamos a la acción. Pedimos a nuestros fans su apoyo y para la próxima reunión del Consejo”.

Por lo menos 400 fans se hicieron presente en las afueras de las instalaciones del ayuntamiento en la primera reunión y se espera que en la siguiente se supere ese número.

Para el próximo martes, 13 de septiembre, el tema ha vuelto a ser agendado y de mantenerse en el programa, Rutstein espera que la ciudad les dé una respuesta más concreta sobre el futuro de la estadía del onceno naranja en Irvine.

“Si no sucede nada entre ahora y el martes, esperamos atraer a cientos de fanáticos nuevamente”, dijo Rutstein. “Nuestro plan es ir a la reunión… sabemos que habrá una discusión y queremos a nuestra afición en la sala, y luego si el Consejo toma una decisión y nos da la certeza de lo que estamos buscando, me imagino que nuestra afición estará encantada y estará de pie, celebrando como si hubiéramos anotado un gol”.

En la agenda publicada por la ciudad de Irvine, solo se menciona de una “discusión y dirección” del tema, pero no se menciona si habrá una votación al respecto.

“No sabemos exactamente cómo será esa discusión, pero habrá una discusión”, dijo Rutstein. “No sabemos si habrá una votación, pero sabemos que habrá una discusión. Queremos que nuestros fanáticos en la sala escuchen lo que dice el Consejo para saber lo que le sucederá a nuestro club”.

El 31 de julio, Rutstein apenas celebraba el haber sido nombrado presidente de operaciones del equipo y cinco días después fue golpeado con la noticia. Esto le trajo recuerdos amargos a lo que había vivido como aficionado en su natal Inglaterra con el AFC Wimbledon.

El Wimbledon FC fue mudado desde el sur de Londres a Milton Keynes, una ciudad a 56 millas de Wimbledon. Este movimiento generó que los molestos aficionados crearan al AFC Wimbledon en junio de 2002. El equipo jugó en Milton Kaynes hasta junio del 2004, para luego cambiar de nombre a Milton Keynes Dons F.C.

Desde su creación, el AFC Wimbledon ha ascendido seis veces en 13 temporadas, del noveno nivel (Combined Counties Premier) al tercero (League One).

“Nuestro club tuvo que comenzar de nuevo desde cero, entonces, como aficionado al futbol, sentí que cuando todo eso le sucedió a mi equipo aquí, fue algo muy personal”, dijo Rutstein. “Soy presidente del club, pero también soy fanático del futbol y vengo a este estadio con mis amigos, con mi familia, y hemos creado recuerdos aquí, al igual que todos nuestros fans y cuando alguien intenta quitarte tu estadio, significa algo que es muy difícil de definir para las personas que no ven deportes”.

El que por coincidencia hayan tenido que enfrentar al Galaxy II, los que quieren ser locales en el Championship Stadium, a solo días de una reunión tan importante como la del próximo martes, Rutstein considera que es como un “juego de la vida”.

“Hay una expresión en Inglaterra que dice que ‘es un juego antiguo divertido’, pero no hay nada de chistoso sobre el hecho de que mientras el LA Galaxy está literalmente tratando de quitarnos nuestro estadio, viene a jugar enfrente de la multitud más grande que jamás hayamos tenido, incluso más que cuando ganamos la final de la Conferencia Oeste aquí”, señaló Rutstein. “Nos gustan nuestros juegos contra ellos. Siempre se ha tratado de futbol, nunca de política. Hoy es un poco diferente y por eso hay tantos fans aquí. Es solo una de esas cosas”.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.