Noviembre, un mes de cambio de entrenador en el Celta

Vigo, 31 oct (EFE).- Tres de los últimos cuatro entrenadores que han empezado la temporada sentados en el banquillo de Balaídos han sido destituidos en el mes de noviembre, un mes que ahora también amenaza al argentino Eduardo 'Chacho' Coudet, quien vive su peor momento en el Celta cuando está a punto de cumplir dos años como técnico celeste.

El primero de esos entrenadores en caer fue su compatriota Antonio Mohamed, curiosamente el que más puntos sumó de todos ellos en las doce primeras jornadas. El argentino fue cesado el 12 de noviembre de 2018. Su equipo era decimocuarto en la clasificación con 14 puntos, cuatro por encima de la zona de descenso.

Su sustituto, el portugués Miguel Cardoso, apenas aguantó cuatro meses en el banquillo celeste, siendo relevado por Fran Escribá, quien inició el curso 2019-20 en Vigo tras obrar el milagro de la salvación. Al igual que Mohamed, sólo aguantó 12 jornadas. Fue cesado el 3 de noviembre, tras un pésimo arranque de Liga: nueve puntos de 36 posibles.

El exfutbolista Óscar García Junyent cogió el equipo de descenso y, no sin sufrimiento, logró mantener al Celta en Primera. El Celta lo renovó, pero corrió la misma suerte que su antecesor. El 9 de noviembre de 2020, el club vigués anunció su destitución. El equipo era decimosexto con 7 puntos, dos por encima del descenso, en nueve jornadas.

El presidente Carlos Mouriño recurrió entonces a un viejo deseo suyo: el argentino Eduardo 'Chacho' Coudet. El máximo accionista consiguió convencerlo, pese a que el técnico iba líder en la Serie A brasileña y estaba clasificado para octavos de final de la Copa Libertadores con el Internacional de Porto Alegre.

Coudet consiguió la permanencia y se ganó la renovación hasta el 30 de junio de 2024. La temporada 2021-22, la primera suya desde el inicio, tampoco empezó bien, pero la directiva lo aguantó en el cargo. El Celta era decimoquinta con 11 puntos en la jornada 12, tres menos de los que le habían costado el puesto a Mohamed.

Ese pobre balance lo ha calcado el Celta en el arranque del presente campeonato, aunque con peores sensaciones. Suma 11 puntos en 12 jornadas, pero encadena cinco sin ganar y sólo ha sumado cuatro puntos de los últimos 24 en juego.

Con un punto de renta sobre la zona de descenso, el técnico argentino se jugará su continuidad en los últimos dos partidos -Osasuna y Rayo Vallecano- antes de que LaLiga pare por el Mundial de Qatar. Ambos son en noviembre, el mes en el que Mouriño acostumbra a perder su confianza en los entrenadores.

(c) Agencia EFE