Novak Djokovic y un creciente apoyo en Norteamérica para que se lo autorice a jugar en el US Open, el último Grand Slam del año

·5  min de lectura
El serbio Novak Djokovic, 21 veces campeón individual de Grand Slam, anhela competir en el próximo US Open pese a no estar autorizado a ingresar en EE.UU. por no vacunarse contra el Covid-19
El serbio Novak Djokovic, 21 veces campeón individual de Grand Slam, anhela competir en el próximo US Open pese a no estar autorizado a ingresar en EE.UU. por no vacunarse contra el Covid-19 - Créditos: @Elise Amendola

Novak Djokovic , leyenda del tenis y ganador de 21 trofeos de Grand Slam, está limitado -desde principios de año- para poder competir libremente en el circuito. Su decisión de no vacunarse contra el Covid-19 en tiempos de pandemia le cerró puertas internacionales (el caso más escandaloso, claro, se registró en enero, en Melbourne, cuando fue deportado antes del Abierto de Australia). Con la gira norteamericana sobre superficie dura en marcha, el actual N° 6 del mundo se entrena en Europa soñando con lograr una autorización para viajar a Nueva York para participar del US Open , que levantará el telón el 29 de este mes. Por el momento, nada cambió desde las reglas sanitarias; lo que sí se percibe es un creciente apoyo para que el balcánico pueda jugar el último grande del año.

Este lunes comienza el Masters 1000 canadiense, en Montreal, y Djokovic tampoco estará allí. Según algunos informes periodísticos, su ausencia no pasa inadvertida entre los amantes del tenis. Frente a la entrada del estadio IGA, donde se disputa el torneo, una mujer llama la atención de los transeúntes con un cartel que decía. “¡Deja que Novak juegue!” , según publicó el diario L’Equipe, de Francia. En Quebec, algunos fanáticos no apreciaron la decisión del primer ministro canadiense y del gobierno de prohibir la entrada al territorio al ex número 1 del mundo: cualquier extranjero que desee ingresar a Canadá debe vacunarse obligatoriamente. Sin buscarlo, Djokovic se convirtió en la “musa de los antivacunas en todo el mundo”, aunque él mismo siempre intentó despegarse de esa posición.

Novak Djokovic celebrando el título en Wimbledon, el 10 de julio pasado
Novak Djokovic celebrando el título en Wimbledon, el 10 de julio pasado

“Novak es un héroe (...) No le impiden que juegue para proteger la salud de los demás, ¡simplemente es castigado porque no acepta someterse!”, cree el activista presente frente a las puertas del estadio, según el artículo del mismo diario francés. Djokovic, que esta temporada ganó el Masters 1000 de Roma y Wimbledon, esperó para retirarse del torneo de Montreal, añorando hasta el último momento por un improbable cambio en las reglas. A tres semanas del US Open, mantiene la esperanza de poder disputar el último major de la temporada. “Me estoy preparando como si me fuesen a permitir competir, mientras espero saber si hay cualquier opción para viajar a Estados Unidos. Cruzo los dedos”, escribió en sus redes sociales, hace unos días, desde Montenegro.

“Solo quería tomarme un momento y decirles a todos lo agradecido que estoy de ver tantos mensajes de apoyo y cariño de todo el mundo en estos días. No me lo esperaba, y es por eso que lo siento tan alucinante. Solo quería decir gracias. Siento especial que las personas conecten con mi carrera de tenis de una manera tan cariñosa y solidaria y deseen que continúe compitiendo”, añadió Djokovic en el posteo realizado en sus redes sociales. Aún así, la Asociación de Tenis de EE.UU. (USTA) ya avisó de que el Gobierno del país tendrá la última palabra y no ellos, como organizadores del certamen.

Novak Djokovic en el US Open
Novak Djokovic en el US Open - Créditos: @KENA BETANCUR

En los Estados Unidos, el caso Djokovic adquirió una dimensión inesperada. Elegida del estado de Nueva York a la Cámara de Representantes, la republicana Claudia Tenney le escribió una carta al secretario de Estado, Anthony Blinken, a cargo de Relaciones Exteriores. “Le pido con urgencia que permita la entrada de Novak Djokovic a los Estados Unidos mientras varios jugadores estadounidenses no vacunados participarán en el US Open al mismo tiempo [solo los extranjeros no vacunados tienen prohibido el ingreso al territorio]. Este es un torneo con un impacto económico anual de mil millones de dólares. Prohibir a Djokovic, como a otros atletas, participar tendrá un impacto económico y diplomático vital”, escribió la funcionaria.

Ultraconservadora, conocida por sus posiciones contra el aborto, contra el matrimonio homosexual y contra el control de armas, Tenney se refirió a una cláusula de la ley estadounidense que permite eximir a ciertas reglas de vacunación de personas en casos de “interés nacional”.

Asimismo, el senador de Texas, Drew Springer, desafió directamente al presidente Joe Biden: “Novak Djokovic tiene prohibido jugar en el US Open, pero permitimos que millones de inmigrantes ilegales no vacunados crucen la frontera. Oye Joe, ¿qué hace una persona más?”.

Novak Djokovic con el último trofeo de Wimbledon, tras vencer a Nick Kyrgios
Novak Djokovic con el último trofeo de Wimbledon, tras vencer a Nick Kyrgios - Créditos: @DANIEL LEAL

En el circuito ATP el tema divide opiniones entre las ganas de ver al serbio en Nueva York y la de aplicar las mismas reglas para todos. “Para mí, hay algo más importante que el tenis. Me encanta Djoko, pero en algún momento, si las reglas son así y no tiene permiso para jugar, no tiene sentido hablar de eso. En lo personal, fui sancionado en bastantes torneos, con cuarentenas difíciles y respeté las reglas”, juzgó el tenista francés Benoit Paire (actual 104°).

La opinión de Paire está lejos de ser compartida por el gigante estadounidense John Isner (33°), para quien esta decisión es “completamente demente”. La leyenda neoyorquina del tenis, John McEnroe, reclamó abiertamente la presencia de Djokovic. “Debe jugar”, estimó el exnúmero 1 en el sitio Tennis365, al tiempo que precisó no estar de acuerdo con la decisión del serbio de no vacunarse. “Por favor, que alguien arregle esto, necesitamos a este increíble campeón”, afirmó McEnroe.

Lo concreto es que a 21 días del comienzo del último Grand Slam de la temporada, en el que Djokovic podría igualar el récord de 22 trofeos grandes que sólo ostenta el español Rafael Nadal, la presencia de Nole en Flushing Meadows es una incógnita. Con las reglas actuales y más allá de los debates y de las diversas posturas, el pedido de Nole y de sus admiradores no evolucionará.

Djokovic ganó tres veces el Abierto de los Estados Unidos: en 2011, 2015 y 2018. Además, perdió las finales de 2007, 2010, 2012, 2013, 2016 y 2021 (frente al ruso Daniil Medvedev).