El español Alcaraz asegura trabajar para estar en dos años entre los mejores

Agencia EFE
·2  min de lectura

Acapulco (México), 15 mar (EFE).- El español Carlos Alcaraz, considerado una de las promesas del tenis mundial, aseguró este lunes que a sus 17 años trabaja duro para en dos años enfrentarse de igual a igual a los mejores del ránking de la ATP.

"Tengo muchísimo que mejorar, pero espero estar entre los mejores del mundo en un par de años", señaló en rueda de prensa el jugador de Murcia, 132 de la clasificación.

Este lunes, en el Abierto de Acapulco, Alcaraz salió irreverente ante el alemán Alexander Zverev, séptima raqueta del mundo, y le quebró el servicio en su primera oportunidad, pero luego el segundo favorito del torneo se recuperó y ganó por 6-3, 6-1.

"Es un honor compartir la pista con los más grandes del circuito; he empezado a competir en los torneos de ATP y eso me ha hecho crecer en los últimos meses, aunque queda camino por recorrer", apuntó.

Alcaraz confesó que, a pesar de la derrota en la primera ronda del ATP 500 del balneario mexicano, se va complacido porque le plantó cara a una de las figuras principales.

"Saco todo positivo, todos sabíamos que Zverev era el favorito; he salido a disfrutar, a aprender, a mostrar mi juego y mostrarle a Alexander que voy por detrás y espero que en unos años estemos compitiendo por los torneos", agregó.

Con una gran variedad de golpes, velocidad y capacidad para improvisar a pesar de su corta edad, el español dejó una buena impresión en Acapulco, donde permanecerá un par de días más para entrenarse antes de participar en el Máster 1.000 de Miami, del 24 de marzo al 4 de abril próximos.

El joven fue apoyado por gran parte de los aficionados mexicanos, lo cual agradeció y, según dijo, le causó una buena impresión cuando estaba en la pista.

"Aquí el ambiente es espectacular, espero regresar el año que viene, ya sin la covid-19, me ha impresionado que hubo tanta gente arropándome", dijo.

Alcaraz reconoció estar agradecido porque a su corta edad ya juega con los mejores, a quienes conoció en la televisión.

"Estoy jugando contra los jugadores que vi de pequeño, es un honor verlos entrenarse y compartir con ellos", aceptó.

(c) Agencia EFE