Y Zidane le dio la razón a Sergio Ramos: repaso a Conte

·2  min de lectura

Dos duelos del Real Madrid contra el Inter, dos victorias blancas. Pero mejor démosle una vuelta: dos duelos de Zidane contra Conte, dos victorias del galo. Qué cosas tiene el fútbol.

¿Recuerdan cuando a Sergio Ramos se le preguntó por la posible llegada del italiano cuando Lopetegui fue cesado y el camero respondió aquello de que "el respeto no se impone, se gana", para decir venir a decir después que el banquillo del Real Madrid no necesita una mano dura sino un gestor de vestuarios. El destino, caprichoso, ha querido que año y medio después el tiempo le diera la razón al capitán madridista.

Y le da la razón porque Zidane le dio este miércoles un baño táctico a Conte. Con tres centrocampistas de clase (de toque, de calidad, de talento) en el medio y uno de ellos, Kroos, retrasando su posición para dar salida limpia al balón, con Modric y Odegaard como enganches, el Real Madrid desarboló la presión del Inter y le dio un severo correctivo durante media hora. Después llegó la expulsión de Arturo Vidal, que impidió una reacción neroazzurri que nunca sabremos si hubiera llegado.

Zinedine Zidane y Antonio Conte se saludan antes del Inter-Real Madrid. (Foto: Claudio Villa - Inter/Inter via Getty Images)
Zinedine Zidane y Antonio Conte se saludan antes del Inter-Real Madrid. (Foto: Claudio Villa - Inter/Inter via Getty Images)

La realidad es que el Real Madrid fue muy superior a su rival porque Zidane, tan criticado muchas veces, acertó en todas sus decisiones. Dejó en el banquillo a Casemiro (por cansancio del brasileño o por decisión técnica, nunca lo sabremos) y el centro del campo KMO le dio un soberano repaso al entrenador italiano. Apostó por Lucas Vázquez en la derecha y su partido fue excelso, uno de los mejores que se le recuerdan de blanco. Y arriba, Mariano estuvo bregador, justo lo que se necesitaba en el Guisseppe Meazza.

Conte tenía armas para hacer mucho daño, especialmente Lukaku y Lautaro Martínez, pero el Real Madrid los neutralizó gracias a robarle el balón y a que el único recurso fuera el pelotazo. Varane y Nacho, cuando más tenían la lupa encima, excelsos.

La conclusión es que cuando la soga aprieta, el Real Madrid responde. Posiblemente aún lejos de equipos como Bayern, Liverpool o City, pero los argumentos para superar al resto de equipos están. Y Zidane, como siempre que se le discute aunque sea un poco, sale ganador.

También te puede interesar: