Nueva Zelanda y Australia ordenan cierres y confinamiento por el COVID-19

Agencia EFE
EFE

Sídney (Australia), 23 mar (EFE).- Nueva Zelanda anunció este lunes el cierre de negocios y actividades públicas, así como el confinamiento obligatorio, debido al COVID-19, mientras que Australia también impondrá limitaciones a partir de hoy, aunque aún no exige el aislamiento de las familias.

En una conferencia de prensa, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, indicó que en 48 horas los centros y actividades no esenciales, incluidos colegios, restaurantes y eventos deportivos, deberán cesar y la población deberá aislarse en sus domicilios.

"Estas decisiones supondrán la mayor restricción de movimientos de los neozelandeses en la historia moderna", señaló Andern, quien precisó que los locales que permanecerán abiertos incluyen supermercados, farmacias y centros de salud.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Nueva Zelanda registró este lunes 36 nuevos casos, lo que eleva el total a 112, en su mayoría personas que se contagiaron fuera del país, aunque hay sospechas de alguna transmisión local.

La primera ministra alertó de que, sin estas medidas, el número de infectados se duplicará cada cinco días, los servicios de salud se verán inundados con pacientes y "decenas de miles de neozelandeses morirán".

En Australia, cerrarán a partir de hoy locales de reunión, entretenimiento, práctica de deportes y de culto.

Los negocios afectados por la orden de cierre son los pubs, clubes, gimnasios, cines, casinos, clubes nocturnos, lugares de reuniones religiosas o de culto, entre otros, de acuerdo al anuncio dado anoche por el primer ministro australiano, Scott Morrison, tras reunirse con los jefes de los gobiernos estatales y territoriales.

El gobierno australiano indicó que los servicios esenciales como los supermercados o las guarderías, así como las escuelas seguirán con sus labores regulares, aunque dejó abierta la posibilidad de cerrarlos si empeora la crisis causada por este coronavirus que ya se ha cobrado siete vidas e infectado a más de 1.600 personas en el país.

"Los australianos estarán viviendo con este virus, según nos han dicho, por al menos seis meses. Puede ser más. No se puede cerrar tres o cuatro semanas para que todo pase. No hay solución a corto plazo", dijo este lunes Morrison en el Parlamento de Camberra.

Tanto Nueva Zelanda y Australia prohibieron la semana pasada la llegada al país de turistas extranjeros para frenar el aumento de las infecciones por el nuevo coronavirus.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación