El zarpazo de Augusto Núñez devolvió la ilusión de ver a un campeón local en el Abierto

Gastón Saiz
lanacion.com

El clima y el golf se aliaron para captar la misma frecuencia: en la medida en que se disipó la lluvia y desaparecieron las nubes, el juego de Augusto Núñez se fue despejando hasta ubicarse como único puntero a 18 hoyos del final del 114° VISA Open, con un golpe de ventaja sobre los norteamericanos Jonathan Garrick y Jared Wolfe. Del tee del 1 bajo el paraguas hasta la sonrisa del 18 de cara al sol: así vivió su gran jornada el tucumano, que atraviesa el mejor momento de su carrera.

No puede haber mejor noticia para que los amantes del golf se acerquen este domingo al Jockey Club de San Isidro: un argentino dominador del leadearboard (199 golpes, -11) y la posibilidad concreta de que se clasifique al Open Británico 2020, un beneficio que viene de la mano del título del Abierto. Pero también hay otro guiño para la ilusión local: allí está expectante Clodomiro Carranza, en el cuarto puesto y a tres de la vanguardia. Los dos quieren estar a mediados de julio en el Royal St. George´s de Kent, escenario de aquel Major.

El panorama era desolador hasta la segunda vuelta: todos extranjeros en los primeros siete puestos y tanto Núñez como Carranza a 8 golpes de Wolfe, que había descollado en la vuelta del viernes. Pero el bajón que sufrió ayer el oriundo de Louisville (72, +2) permitió que los dos argentinos dieran el gran salto y el tablero se comprimiera en materia de scores totales. Mientras que el tucumano no cometió errores, firmó 63 golpes (-7) y quedó a uno de igualar el récord de cancha (Tyson Alexander, en la segunda vuelta de 2017), el riocuartense rubricó 66 (-4) y también presentó su candidatura.

"Estoy muy contento de haber quedado como líder, es un lugar en el que me gusta estar, especialmente en este torneo que es tan importante y en una gran cancha. Tuve una ronda sólida, pegué muy bien y también acerté arriba del green. Mi confianza fue creciendo día a día y eso me llevó a donde estoy ahora. En la ronda final voy a salir como en la tercera, tratar de mantener la calma, porque sé lo que tengo que hacer", remarcó el profesional de 27 años de Yerba Buena. Su envión impresionó al público: pasó dos bajo el par en la ida (birdies en el 3 y 7) y se guardó lo mejor para el final, con otros cinco aciertos en 6 hoyos (10, 11, 12, 13 y 15).

2014: Fue la última vez que un argentino ganó en el Abierto: fue Emiliano Grillo, que se impuso en la cancha de Martindale

Se viene una prueba de fuego para Núñez, que si gana se asegura quedar como N° 1 de la Orden de Mérito tras la temporada regular del PGA Tour Latinoamérica. En esa condición llegará a la Gran Final en Miami, donde los cinco mejores en ese listado obtendrán la tarjeta del Korn Ferry Tour para el 2020. Su sábado de superacción consistió básicamente en perseguir, en ir a la caza de un jugador como Wolfe, que parecía decidido a atrapar el Abierto, hasta que terminó envuelto en la presión. Hoy, la situación de Núñez será diferente, todavía más difícil: tendrá que mantener la calma, defender el liderazgo y responder ante un público que quiere ver a un campeón embanderado en celeste y blanco.

Qué leer a continuación