Zaracho, el jugador sabelotodo

Goal.com Latam
Surgido en las Inferiores de Racing y con apenas 33 partidos en Primera, la rompió contra Vasco y fue ovacionado. ¿Su "padrino"? Un tal Licha López.

Zaracho, el jugador sabelotodo

Surgido en las Inferiores de Racing y con apenas 33 partidos en Primera, la rompió contra Vasco y fue ovacionado. ¿Su "padrino"? Un tal Licha López.

Wellington intentó una gambeta algo larga y hacia atrás en la mitad de la cancha cuando una figura celeste y blanca le apareció por la espalda como un rayo y le robó la pelota. La patada que intentó tirarle el delantero de Vasco da Gama fue estéril, como también el achique de Paulao, que se quedó estacado al piso mientras la bola le pasaba por un lado y el morocho con la 28 de Racing, por el otro. Martín Silva salió desesperado para intentar evitar lo inevitable, pero con un toque corto de derecha, Matías Zaracho lo hizo pasar de largo y, ya con el arco vacío, definió de zurda para marcar el 3-0 de la Academia. Y entonces, por primera vez en los 33 partidos que lleva en Primera, desde los cuatro costados del Cilindro bajó la ovación: "Zaraaacho, Zaraaacho".

No podía ser más merecido el reconocimiento de los hinchas para el Negro, la gran figura del equipo de Eduardo Coudet en la victoria 4-0 sobre el conjunto brasileño que lo consolida en lo más alto del Grupo E de la Copa Libertadores y lo deja muy bien parado con miras a la clasificación a octavos de final. 

El juvenil no sólo marcó un gol, sino que fue clave en la jugada del primer tanto, participó del segundo, pudo haber marcado otro si el palo no le devolvía un cabezazo en el complemento y fue importante en la generación de juego desde el centro del mediocampo, una posición en la que volvió a demostrar que puede ser muy importante.

Zaracho llegó a Racing a los 8 años y transitó todo el camino de las Inferiores como enganche o mediapunta. En el Predio Tita, el campo de entrenamiento que construyeron los hinchas en la peor época de la historia del club y que ahora es modelo de formación de jugadores en el país, lo marcaban como una de las grandes joyas de la cantera, pero en su llegada a Primera le costó hacerse de un lugar.

El volante debió pagar derecho de piso y muchas veces tuvo que jugar en posiciones que no eran la suya. Igualmente, nunca desentonó: "Es un jugador de fútbol que sabe todo. Imaginate que lo han puesto de lateral por la derecha y jugó bien. Cuando un tipo rinde en varios puestos es porque, definitivamente, juega bien al fútbol", lo definió alguna vez Fabio Radaelli, ex coordinador de las Inferiores de la Academia.

El Negro, todavía, no es titular en el once ideal de Coudet: contra Vasco jugó adelante de Nery Domínguez por la lesión de Neri Cardozo y la suspensión del Pulpo González. Ahora, tras una actuación tan redonda como la que tuvo frente a los cariocas, para el Chacho será difícil no tenerlo en cuenta en esa posición.

Al pibe, la confianza le sobra. Y, encima, tiene la banca de nada menos que Lisandro López, quien lo puso bajo su ala prácticamente desde que llegó a Primera y más de una vez aseguró que es "el futuro del club". Pero parece que Licha está equivocado: el futuro ya llegó.

Qué leer a continuación