Una de las trabajadoras atrapadas en un Zara por Filomena desmiente rumores y suposiciones

M. J. Arias
·5  min de lectura

Unas de las noticias más comentadas y compartidas a lo largo de este fin de semana ha sido la situación de un grupo de trabajadores de una tienda de Zara localizada en un centro comercial de Madrid que tuvieron que pasar dos noches durmiendo entre “cartones” y cuya historia despertó una oleada de críticas en distintos sentidos. Desde los responsables de la tienda y del centro comercial al dueño de la compañía, Amancio Ortega, han sido culpados. Incluso hay quien ha lanzado suposiciones sobre lo que deberían haber hecho los trabajadores para salir de allí o puesto en duda su versión.

A muchos de ellos ha ido respondiendo una de las afectadas por este encierro forzado por la nevada caída sobre Madrid y que ha sembrado el caos en la provincia madrileña, pero también en otras cercanas como Toledo. La denuncia comenzó con un tuit desde la cuenta @Oprimide que mostraba imágenes de varios miembros del personal de Zara en el Centro Comercial Gran Plaza 2 tirados en el suelo del local durmiendo. Se habían quedado atrapados por el temporal sin posibilidad de volver a sus casas.

El principal problema es que no se cerró a tiempo y cuando quisieron salir ya no pudieron. Les pasó a los protagonistas de las imágenes virales, pero, como se supo después por testimonios de otros trabajadores y afectados, los de Zara no fueron los únicos empleados afectados. La publicación de la noticia en Yahoo sobre su situación, que se prolongó durante dos noches, hizo que algunos lanzasen suposiciones.

Una de ellas, por ejemplo, que podrían haber ido al hotel que se les habría ofrecido. Desde su cuenta, @Maricruunx, una de las afectadas que ha rechazado hablar con los medios que han intentado ponerse en contacto, ha ido aclarando algunos puntos a través de su perfil en Twitter. Sobre lo del hotel, para quienes se preguntaban por qué rechazarlo y preferir la opción del suelo y los cartones, ha tenido una explicación tan sencilla como que, en condiciones normales y sin nieve, se tarda 45 minutos en llegar hasta él. De haber ido hacía allí, indica, les podría haber pasado de todo, “como rompernos un tobillo, meter el pié en algún sitio, congelarnos de frío…”.

De ahí que, en respuesta a algunos comentarios generados en Twitter, pidiese que “por favor, si no habéis estado en esa situación no hagáis suposiciones. Lo hemos pasado muy mal”. En su caso, y como ella misma ha dicho, tuvo que buscar a alguien que se ocupase de su bebé al no poder volver a casa durante dos noches.

Como la propia @Maricruunx ha explicado, no fueron los únicos que tuvieron que hacer noche en el centro comercial. “Hubo muchas otras tiendas que no cerraron a tiempo y también se tuvieron que quedar allí. De hecho sin ellos no tendríamos ni comida ni ropa de abrigo”, ha puntualizado.

Sobre las ‘culpas’, ha reconocido que “no sé de quien ha sido culpa puesto que aún no se ha mencionado nadie pero tengo oído que el gerente del CC estuvo 'amenazando' a las tiendas de que si cerraban antes les podían multar... Eso han dicho varias personas por aquí. Repito: No tengo ni idea de quién ha sido la culpa. Pero los que hemos sufrido las consecuencias hemos sido los trabajadores”.

Ante el revuelo generado en redes sociales y medios de comunicación por la historia, esta trabajadora ha querido dejar muy claro que por su parte no había ninguna “intención de generar odio gratuito”, que ella solo estaba explicando la situación vivida “ya que mucha gente piensa que es un bulo o que no fue para tanto”.

Es más, para evitar más polémicas y sobre la idea de culpar directamente a Amancio Ortenga, ha dejado claro que “yo ni he dicho ni he pensado en ningún momento eso. De hecho, puede ser que Amancio ni se haya enterado. Solo sé que mis responsables nos llamaban cada 2 horas máximo para saber como estábamos y eso es de agradecer”.

Por suerte, el calvario ya acabó y así lo comunicaba con un tuit a primera hora de la tarde del domingo en que anunciaba que, por suerte, habían salido y agradecía la ayuda. “Ya estamos en casa. Hemos salido gracias a la seguridad del CC que se han dejado los cuernos para quitar la nieve y que pudieran salir los coches. Para todo el que haya ayudado gracias de corazón, y aquel que pensara que no ha sido para tanto pues no les deseo nada malo… Ya bastante tienen con lo que tienen”, decía.

EN VÍDEO | El ejemplo de este bombero: recorre 17 kilómetros bajo la nieve para ir a trabajar