Zambia, la selección de fútbol que viajó "de la tragedia al triunfo" en 18 años

LA NACION
·2  min de lectura

Kalusha Bwalya es un emblema del fútbol de Zambia. Elegido mejor jugador africano en Europa en 1988, Bwalya también es recordado por formar parte de la selección que en 1993 perdió a 18 jugadores en un trágico accidente aéreo. Aquel equipo, cuenta el exfutbolista, tenía "jugadores de talla mundial en cada posición".

Dieciocho años después, la selección de Zambia, ganó por primera vez la Copa de Africa. En la final, el equipo tuvo que ejecutar 18 penales para ganar el trofeo, que Kalusha levantó en su carácter de presidente de la Federación de Fútbol de Zambia. La historia del resurgimiento de la Chipolopolo (en español, balas de cobre) es retratada en el documental Eighteam, estrenado el mes pasado en Europa.

Bwalya revivió la trágica historia en una entrevista que le concedió al Diario As el fin de semana: "Fue un momento muy duro. No teníamos acceso a la información como hoy. Estaba en Holanda y sonó el teléfono. Era el director financiero, algo nada habitual. Me dijo que debía retrasar mi vuelo, pero no me daba más información. Luego, ya me contó que se hablaba de un accidente, y confirmé por televisión que no había sobrevivientes. Mi teléfono no paró de sonar aquel día. Todo el mundo quería saber si había viajado".

Kalusha, capitán y goleador del equipo, no había sido convocado para disputar el partido ante Mauricio, pero se uniría al plantel para el siguiente encuentro a disputarse en Senegal.

Sobre si pensó en dejar la actividad (en aquel momento tenía 30 años), Kalusha respondió: "Cuando la gente me veía, lloraba, me abrazaba... Ahí no pensás en fútbol. Luego, ya pensás que no querés seguir jugando. El presidente de la República me dijo que si no seguía, todos mis esfuerzos habrían sido en vano. Me convenció de seguir hacia adelante. Si no, seguramente habría sido mi final como futbolista".

Finalmente, decidió quedarse a contribuir en la tarea de reconstruir el equipo: "Fue lo más difícil para mí, pero para los jugadores nuevos todavía más. Los aficionados nos miraban en silencio, estaban en duelo y se preguntaban si el equipo sería tan bueno. Cuando saltaba al campo y me giraba solo veía caras nuevas... No fue fácil el aspecto psicológico. Luego mi deseo fue construir un equipo que fuera una réplica de aquel de 1993". Kashula, que en agosto de 2018 fue inhabilitado por FIFA acusado de aceptar sobornos, se retiró de la actividad deportiva en el año 2000, tras un largo derrotero en el fútbol mexicano.