Qué tienen en común Yolanda Díaz y una de las hijas de Amancio Ortega

M. J. Arias
·3  min de lectura

Yolanda Díaz está en boca de todos desde hace unas horas después de que Pablo Iglesias la señalase como su sustituta al frente de la vicepresidencia del Gobierno, puesto que él abandona para presentarse como candidato a las elecciones en Madrid. Un nombre, el de Yolanda Díaz, que ha ido ganando peso con el tiempo y que a finales del pasado año entró en una lista de las mujeres más influyentes de 2020 compartiendo espacio con Marta Ortega, también gallega y también influyente, como señalaron en Economía Digital.

El ascenso y la aceptación de Yolanda Díaz no ha parado de crecer desde que fue elegida Ministra de Trabajo. (Foto: Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)
El ascenso y la aceptación de Yolanda Díaz no ha parado de crecer desde que fue elegida Ministra de Trabajo. (Foto: Eduardo Parra/Europa Press via Getty Images)

En la mencionada lista, elaborada por la revista Forbes y publicada en diciembre, figuraba la Ministra de Trabajo en el quinto puesto y la hija menor de Amancio Ortega en el número 22. Y junto a ellas, otras mujeres influyentes como la Reina Letizia, Isabel Díaz Ayuso y Carmen Calvo. De Díaz decía el texto que acompañaba su imagen que “ha protagonizado algunas de las declaraciones más polémicas de 2020, muy especialmente, al defender el programa de ERTEs puesto en práctica por el Ejecutivo para afrontar las consecuencias económicas de la crisis sanitaria y evitar más destrucción de empleo. El incremento del salario mínimo y la labor de Díaz a la hora de intermediar entre patronal y sindicatos han sido otros debates que le han otorgado peso”.

Debates en los que se ha visto envuelta, pero también logros como Ministra de Trabajo que le han granjeado una gran popularidad entre la ciudadanía y una buena valoración pese a las reticencias que su experiencia en gestión levantó tras acceder al puesto. Entre sus mayores hitos al frente de la cartera ministerial que no dejará al seguir los pasos de Iglesias está el de los ERTE, pero sobre todo la aprobación de la subida del salario mínimo y el haber conseguido sentar a la mesa de negociación a los empresarios.

Nacida en Fene (A Coruña) en 1971, está apunto de cumplir los 50, es licenciada en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela y tiene una hija. Es hija del histórico líder de CCOO en Galicia Suso Díaz, encarcelado por el régimen franquista. Ella, que ha militado en Izquierda Unida, presume de tener carné del PCE. Antes de entrar en política a tiempo completo ejercía como abogada laboralista y, como puede leerse en su perfil en el portal de La Moncloa, tiene másteres en Recursos Humanos, Urbanismo y Relaciones Laborales.

A la política llegó en 2003 con su primer cargo público: concejala del Ayuntamiento de Ferrol. Lo ocupó hasta 2011 siendo entre 2007 y 2008 primera teniente de alcalde de dicho Consistorio. Del ámbito local saltó al regional tras lograr un acta de diputada en el Parlamento de Galicia entre los años 2012 y 2016. De ahí pasó al Congreso. Primero, de 2016 a 2019 como diputada por A Coruña y en las elecciones de 2019 como diputada por Pontevedra. Un año más tarde, Pablo Iglesias, amigo y al que contrató, según algunos perfiles, como asesor en la campaña gallega de 2012, la reclamó como ministra. Su popularidad ha ido creciendo tanto que hasta ha hecho sombra al líder de Podemos.

Izquierda Unida, partido bajo cuyas siglas ha ejercido prácticamente toda su carrera, lo abandonó en 2019. No compartía la línea marcada por la formación en la investidura que no salió adelante y decidió dejarlo. Una muestra más de sus convicciones firmes, a las que no renuncia. Años atrás dimitió del gobierno de Ferrol por lo que se dijo eran ‘diferencias insalvables’ con el alcalde, del PSOE. Algunas diferencias también ha mantenido, y han sido aireadas públicamente, con Nadia Calviño, compañera de Gobierno en la coalición con el PSOE de Pedro Sánchez.

EN VÍDEO | Pablo Iglesias, candidato para todo