Wolff no cree que se congelen los motores si hay oposición

Luke Smith
·3  min de lectura

Actualmente Red Bull busca congelar el desarrollo de las unidades de potencia en la F1 a partir de 2022, para poder tomar el relevo de su actual socio de motores, Honda, cuando el fabricante japonés abandone la serie a finales del próximo año.

Sin poner fin a los ciclos de desarrollo y los altos costos asociados, Red Bull ha descartado asumir la propiedad intelectual y el diseño de las unidades de potencia de Honda.

Esto dejaría al equipo volviendo a su anterior estatus de escudería cliente y requiriendo un suministro de uno de los tres fabricantes restantes en la F1.

También lee:

Renault se une a Ferrari en oponerse a congelar motores

Mercedes ha confirmado previamente que apoyaría la congelación de los motores de la F1 para mantener a un equipo Red Bull competitivo, así como para reducir los costos de los fabricantes existentes.

Pero tanto Ferrari como Renault han declarado esta semana que no apoyarán la congelación de motores, subrayando la importancia de la competencia y el desarrollo en esta área.

Cuando se le preguntó cómo se podría impulsar la congelación de motores para 2022, Wolff dijo que mientras dos fabricantes se opusieran, no podría seguir adelante.

"Creo que el hecho de que dos de los fabricantes de unidades de potencia no se pongan de acuerdo significa que no puede entrar en vigor y no puede ser implementado", dijo el jefe de Mercedes.

"Ellos tendrán sus razones para rechazar eso. Supongo que también estamos preocupados por la situación en la que se encuentran Honda y Red Bull".

"Renault y Ferrari han sido muy directos con sus posiciones, así que desafortunadamente, no veo que (una congelación) suceda."

Red Bull ha dicho que está buscando una decisión sobre los planes para una futura congelación del motor en las próximas seis semanas, una decisión que impactará tanto en su equipo senior como en la escuadra hermana AlphaTauri.

De acuerdo con las regulaciones deportivas, Renault estaría obligado a suministrar a ambos equipos en 2022 si se presentara una solicitud a la FIA, pero Red Bull se ha alejado de una situación así.

También lee:

Grosjean está en charlas con equipos de IndyCar Verstappen sobre Pérez: es un gran piloto, pero no es mi decisión Wolff ya está en la búsqueda de su sucesor dentro de Mercedes F1

El director del equipo Red Bull, Christian Horner, dijo a principios de esta semana que esperaba que la FIA interviniera y se asegurara de que el interés propio no impidiera un movimiento que pudiera beneficiar a la F1 en su conjunto.

"El trabajo del regulador y del propietario de los derechos comerciales es mirar el panorama más amplio de lo que es correcto para la F1", dijo Horner.

"Obviamente hemos perdido un fabricante con la salida de Honda, lo que es una noticia desastrosa para el deporte".

"Que Red Bull se encargue de ese proyecto de motor, no podemos comprender (los costos), obviamente pensando en el desarrollo abierto, particularmente en cómo está el mundo actualmente".

"Creo que la FIA y el titular de los derechos comerciales están teniendo discusiones constructivas. Obviamente eso debe ir de la mano de los fabricantes de que participan en el deporte".

"Creo que eso es lo que sucederá, y obviamente alguna forma de solución debe ser encontrada en las próximas semanas".