Willy se erigió en el mejor jugador español durante la temporada 2020-2021

·4  min de lectura

Houston (EE.UU.), 4 jun (EFE).- Los New Orleans Pelicans no pudieron conseguir el objetivo de estar en los playoffs de la Conferencia Oeste, pero el pívot Willy Hernangómez tuvo la compensación de concluir la temporada regular 2020-2021 como el mejor jugador español de los cinco que compitieron.

Aunque el mayor de los hermanos Hernangómez no recibió demasiados minutos en la primera mitad de la temporada, debido a que el nuevo entrenador de los Pelicans, Stan Van Gundy, tenía al pívot neozelandés Steven Adams de titular, y al joven Jaxson Hayes, de 20 años, como objetivo a desarrollar, en la segunda todo cambió a favor del internacional español.

Van Gundy comenzó a confiar en el juego completo de Willy y no solo le dio minutos sino que con los problemas de lesiones que sufrió Adams, lo elevó al cinco titular y el exjugador del Real Madrid nunca le falló.

"Es un jugador ejemplar, siempre está listo para ayudar al equipo, además de un compañero excepcional, su aportación al equipo ha sido muy positiva", destacó Van Gundy. "Además ha madurado como jugador y ha adquirido una gran experiencia".

El resultado fue que Willy, de 26 años, acabó la temporada con 47 partidos disputados, 12 de titular, y promedios de 7,8 puntos; 7,1 rebotes; 1,1 asistencias y 18 minutos, los mejores desde su temporada de novato con los New York Knicks, en la del 2016-17.

Si Willy fue la nota positiva, el resto de los cuatro jugadores españoles no tuvieron su mejor desempeño, comenzando por el base Ricky Rubio, que inició su segunda etapa con los Minneapolis Timberwolves y quedó muy lejos, al menos en las estadísticas finales, de las expectativas que los directivos del equipo habían puesto en su juego.

Rubio, de 30 años, tuvo, por segunda temporada consecutiva que comenzar con nuevo equipo, lo que hizo que le tocase vivir el proceso de conocer otro sistema diferente de juego y compañeros.

A pesar de haber estado ya sus primeros seis años de profesional en Minneapolis y conocer la organización de los Timberwolves, Rubio no pudo aportar toda la energía y espectacularidad de su juego que se esperaba de él con un equipo que fue el sexto peor de la liga.

Las estadísticas tampoco dejaron ninguna duda que el jugador de El Masnou vivió su peor temporada de las diez que cumplió como profesional en la NBA.

Rubio apenas logró promedios de 8,6 puntos; 6,4 asistencias, 3,3 rebotes y 26,1 minutos en los 68 partidos jugados, 51 titular.

Tampoco le fue bien a su compatriota y compañero, el ala-pívot Juancho Hernangómez, hermano menor de Willy, que también en su quinta temporada como profesional, la primera completa con los Timberwolves, le tocó vivir un papel irrelevante como reserva.

El menor de los hermanos Hernangómez, de 25 años, que en la temporada anterior había jugado 14 partidos con los Timberwolves desde que fue traspasado por los Denver Nuggets hasta que llegó el paro de la pandemia del coronavirus, todos de titular, en la pasada apenas salió seis veces con el cinco inicial en los 52 que disputó.

También vio reducido sus minutos desde el banquillo al acabar la temporada con 17,3 de promedio comparados a los 29,4 de la anterior.

Los promedios de su producción individual tampoco fueron buenos al quedarse con 7,2 puntos; 3,9 rebotes y 0,7 asistencias.

Más frustrante fue la temporada para el veterano pívot Marc Gasol, de 36 años, que decidió comenzar su decimotercera como nuevo jugador de Los Angeles Lakers, los campeones de la NBA, que le ofrecieron dos de contrato por el salario mínimo inferior a los tres millones de dólares.

Muy por debajo de los 11 anuales por dos años que le ofrecían los Toronto Raptors con quienes consiguió su primer anillo de campeón de la NBA.

Pero Gasol eligió el tener la opción de buscar más títulos de liga y consideró que junto al alero LeBron James y el pívot Anthony Davis tendría más opciones, además de haberle asegurado que sería titular con el equipo.

Los planes no se cumplieron como los tenía planeados y Gasol vivió su peor temporada desde que llegó a la NBA al acabar relegado al banquillo tras el fichaje del pívot Andre Drummond y ahora eliminados los Lakers de los playoffs.

Las estadísticas finales tampoco dejaron ninguna duda de lo frustrante de la temporada de Gasol que registró las peores como profesional con apenas promedios de 5 puntos; 4,1 rebotes; 2,1 asistencias y 19,2 minutos por partido en los 52 que disputó, incluidos 42 de titular.

Mientras que el caso del pívot congoleño español Serge Ibaka, quien al igual Gasol dejó a los Raptors para firmar como agente libre con Los Angeles Clippers, tuvo las dos caras de la moneda.

Ibaka, de 31 años, se convirtió en titular indiscutible y jugador clave de los Clippers que iniciaron una nueva etapa bajo la dirección del entrenador Tyronn Lue hasta que una lesión de espalda cortó su brillante trayectoria.

Al final Ibaka solo pudo disputar 41 partidos, 39 como titular, para unos promedios de 11,1 puntos; 6,7 rebotes y 1,8 asistencias, los cuartos peores desde que llegó hace 12 temporadas a la NBA.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.