Wiggins, "aliviado" tras la París-Roubaix, su última carrera con el Sky

AFP
El británico Bradley Wiggins (D), del Team Sky, durante la Paris-Roubaix, el 12 de abril de 2015, en Wallers (AFP | LIONEL BONAVENTURE)

El británico Bradley Wiggins (D), del Team Sky, durante la Paris-Roubaix, el 12 de abril de 2015, en Wallers

El británico Bradley Wiggins (D), del Team Sky, durante la Paris-Roubaix, el 12 de abril de 2015, en Wallers (AFP | LIONEL BONAVENTURE)

El británico Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia 2012, dijo estar "aliviado" después de finalizar 18º este domingo en la París-Roubaix, su última carrera en ruta con el equipo Sky antes de centrarse en la pista, con la vista puesta en los Juegos de Rio-2016.

Con el objetivo de retirarse por todo lo alto con una victoria en la 'reina de las clásicas', Wiggins atacó en varias ocasiones, pero no consiguió ganar en una jornada en la que se coronó el alemán John Degenkolb.

"Estoy aliviado por acabar y estoy contento de la manera en la que lo he hecho", declaró el londinense de 35 años, que se dedicará a la pista tras competir en la Vuelta a Yorkshire (1-3 de mayo), en la que correrá con los colores de su propia formación (Team Wiggins).

"Fue una carrera difícil. El viento soplaba por detrás y no había ninguna posibilidad de relajarse como lo hacemos normalmente después de los primeros sectores de pavés", señaló Wiggins, que se descolgó en varias ocasiones pero que regresó al pelotón de favoritos.

Su última tentativa, a 3 kilómetros de la meta, no tuvo éxito: "En ese momento, cada uno lo da todo, es como el naufragio del Titanic, todo el mundo se aferra a la vida".

"Tenía la impresión de tener piernas para ganar. En el grupo, habría otros que tenían esa sensación", continuó 'Wiggo', que añadió que no sintió nada al superar la línea de meta.

"Estoy contento. Hice una buena carrera. Antes era muy difícil no pensar que era mi última carrera con el Sky. Numerosos corredores me han deseado buena suerte y estuvo muy bien. Es difícil no estar emocionado", concluyó.

Qué leer a continuación